Power

Educación libre de sexismo, ¿una utopía?


educación- unsplash.jpg
Foto: Unsplash

Pedagogas consideran que la educación no sexista puede llevar a una sociedad más igualitaria y armónica, pero transformar el actual sistema será complejo.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. Al hablar de violencia contra las mujeres y brecha de género frecuentemente se escucha decir que la educación sin sexismo sería la solución, y es verdad para mujeres especialistas en pedagogía, quienes explican que esa educación puede impartirse en el aula o fuera de ella, y puede llevar a una sociedad más justa, igualitaria y armónica, pero su implementación tiene múltiples complicaciones.

“El costo mas grande de seguir con esta educación sexista es replicar un sistema que es violento, un sistema que lastima y, no solo lastima, sino que mata”, aseguró Pamela Alvarado Solana, fundadora de la Colectiva de Profesoras Feministas (Impruuv), en entrevista con Dalia News+Media.

Según el Banco Mundial, la desigualdad de género provocó una pérdida de 172.3 billones de dólares a nivel mundial en 2017. Esto es de lo que se habla cuando se dice que a través de una educación no sexista se puede erradicar la desigualdad de género y sus múltiples impactos negativos en las vidas de las personas.

Cursa el Taller de Dalia Empower El Arte de la Negociación

Un sistema educativo que genera violencia

Pamela y Priscila Alvarado Solana, fundadoras de Impruuv, señalaron que los modelos tradicionales de educación sexistas han generado diversas violencias hacia las mujeres; sin embargo, una educación libre de sexismo no se podrá implementar en las aulas en tanto no cambie por completo todo el sistema educativo.

“El modelo sexista en el aula es la réplica de una cultura; una cultura que tiene bien entendido y que busca que eso permanezca: que la mujer es inferior; simple y sencillamente porque funciona esa inferioridad para un modelo vertical”, aseguró Priscila.

Por ello, consideraron que para eliminar el sexismo en las aulas, la Secretaría de Educación Pública y el resto de instituciones deben hacer una transformación radical, lo cual parece muy lejano.

“En el aula tradicional es imposible mover el modelo porque el problema es el modelo en sí, no tanto si el profesor es buena onda”, sentenció Priscila.

Cursa también la masterclass Tu nombre, tu marca en el mundo de Dalia Masters, con el chef Enrique Olvera

Por otra parte, Pamela Alvarado subrayó que enseñar sin sexismo no se reduce al momento en el aula o en la clase virtual, ya que en la pedagogía feminista se contemplan momentos cotidianos, incluidos el tiempo en las aulas, los trayectos escolares libres de violencia o la existencia de plenas garantías económicas para acceder a la educación.

Ambas profesoras enfatizan que dada la complejidad para cambiar el sistema, por ahora la educación igualitaria -no patriarcal ni rígida- se puede impartir en algunos espacios alternativos como lo es Impruuv.

La colectiva se dedica a brindar talleres desde la "pedagogía feminista", la cual elimina los estereotipos de género y fomenta el aprendizaje de las mujeres en un ambiente amable, de convivencia y diversión.

Recomendamos: Marcela Lagarde, la feminista mexicana que acuñó el término 'feminicidio'

Familia y sociedad como perpetuadores de estereotipos

María del Carmen Cabrera Cisneros, fundadora de Business Kids, aseguró a News+Media que cuando los niños llegan a su escuela de emprendimiento infantil aún no tienen estereotipos, pero son principalmente los padres de familia quienes los fomentan.

“Si a un niño hombre le gusta el diseño de modas, muchas veces [los papás] empiezan [a interponerse a ello] con esas falsas creencias. Entonces trabajamos nosotras para que respeten la vocación de cada niño”, aseguró.

Business Kids es una escuela de emprendimiento infantil, donde niñas y niños aprenden a desarrollar sus propias empresas como si fuese un juego. Así, brinda conocimientos en distintas áreas y fomenta los talentos de las y los infantes

Sin embargo, Cabrera cuenta que continuamente la institución debe hablar con los padres y madres para que permitan a sus hijos explorar esos talentos.

Y hay un reto más: la adolescencia. Cuando las niñas y los niños llegan a esa etapa, generalmente los estereotipos de género terminan por vencer y surgen en sus vidas ante la presión social, explica.

Lee también: Niñas y niños que hoy juegan a emprender pueden hacer real la igualdad de género

En el caso de las mujeres, suelen abandonar ramas del conocimiento como la tecnología, en las cuales se sentían cómodas durante su infancia y comienza a buscar otras más 'apropiadas' para su sexo, de acuerdo con lo dicta la norma social.

“Empiezan a dejar la ciencia y la tecnología para cambiarla por la moda y la fiesta. A la niña y a la adolescente -cuando se van perfilando a los 13 o 14 años y es una niña que le gusta la ciencia, la tecnología-, las empiezan a bulear en la escuela. ¿Por qué? Porque empieza a ser [identificada como] 'la nerd'”, mencionó.

Por eso consideró necesaria una educación más igualitaria que no limite el potencial y el futuro de las infancias.

Un dato es evidente. Únicamente 14.46% de las personas egresadas de carreras de ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) son mujeres, según datos del Banco Mundial.

De acuerdo con la misma entidad, si se eliminan las restricciones que impiden a las mujeres tener los mismos trabajos y condiciones laborales que los hombres, aumentaría en 25% la productividad laboral en algunas economías.

Lee tamibén: Ingenieras mexicanas de ayer y hoy que son un referente

Dificultades humanas

El sexismo, según el Instituto Nacional de Mujeres, es un forma de discriminación y se basa en el sexo para asignar ciertas actividades diferenciadas -unas para el femenino y otras para el masculino. Estas actividades o roles son impuestas por el entorno sociocultural.

En las escuelas, señala, el sexismo puede transmitirse a través del currículum explícito, es decir, lo que viene como tal en los libros de textos o bien lo que enseña el maestro o la maestra. Pero también a través del currículum oculto. Esto último se refiere a tratar diferente a hombres y a mujeres. Un ejemplo puede ser que en los libros de texto aparezcan más imágenes de hombres o que dentro del aula se hagan chistes sexistas.

“Por ejemplo: ‘Inscríbete al taller de carpintería’, y aparece un niño lijando un trozo de madera; o bien, ‘Inscríbete al taller de costura’, y aparece una niña utilizando una máquina de coser […] Las repercusiones de estas formas de sexismo pueden verse, entre otras, en las preferencias por ciertas carreras profesionales”, señala un documento de Inmujeres.

Recomendamos: Propuestas para combatir la violencia de género desde las infancias

Transformar ese panorama requiere resolver un doble problema: por un lado, lograr que todo el material didáctico y planes de estudios estén libres de estereotipos de género y promuevan la igualdad; por otro, evitar que las y los maestros repliquen las experiencias y creencias personales.

Por ejemplo, Sandra Araya, de la Universidad de Costa Rica, señala en su texto Hacia Una Educación No Sexista, que se debe fomentar el deporte en las niñas eliminando la idea de que es una actividad masculina; también se les debe preparar para administrar negocios y para ejercer su sexualidad, así como fomentar en ellas la autoestima más allá da le belleza física y con un lenguaje incluyente.

Una educación libre de sexismo puede erradicar la creencia de que las mujeres deben mantenerse en el hogar y por ello no importa si abandonan la escuela de manera temprana.

Según datos del INEGI, las mujeres mayores de 15 años en México estudian en promedio 9.64 años, mientras en los hombres estudian 9.84. La diferencia parece poca pero aun así revela desigualdad.

“En la infancia son iguales las niñas y los niños. Les gusta todo de todo. Empieza a haber sesgo cuando la gente va perfilándose a escoger una carrera. Cuando ya escogen una carrera, hay muchísimas mujeres, [el número] no lo sé, que ya están pensando que su carrera es por mientras [se casan]; tienen la visión de que se casan o trabajan y eso está mal”, aseguró Cabrera Cisneros.

Lee también: Mujeres líderes urgen a alentar a las niñas a estudiar carreras STEM en México


¿Quieres aprender nuevas habilidades para el éxito? Hazlo en Dalia Empower

Dalia Masters, clases maestras en línea y on demand con grandes personalidades

*Edición Especial: Ser Mujer, En nuestras propias palabras
Con 11 mujeres brillantes y diversas: Gabriela Warkentin, Vivir Quintana, Ophelia Pastrana, Martha Ortiz, Bárbara Mori, Laura Manzo, Alexandra Haas, Bertha González Nieves, Silvia Dávila, Olimpia Coral, Maca Carriedo

Storytelling: controla tu narrativa
Con los productores de la serie Monarca Billy y Fernando Rovzar

*El Poder de la Resiliencia
Con la comunicadora Paola Rojas

*Tu nombre, tu marca en el mundo
Con el chef Enrique Olvera

Otros programas y talleres

*Programa Women for Boards (forma parte de Consejos de Administración de alto desempeño)

*Taller El Arte de la Negociación

*Revisa también toda nuestra oferta de educación continua en Dalia Academy