Commander

6 prácticas para entrenarte en el arte de resolver problemas


cuestionario.jpg
Foto: Pixabay

Prepárate para 2021. La resolución problemas, sobre todo en tiempos de incertidumbre, demanda de procesos creativos y útiles.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. La resolución de problemas es una capacidad más que necesaria en tiempos de incertidumbre como los que atraviesa el mundo debido a la pandemia de COVID-19.

Cambios de rutinas personales o cambios en procesos de trabajo, son algunos de los ejemplos que la gente tuvo que resolver en 2020 y el 2021 traerá todavía muchos desafíos.

Con el propósito de que seas capaz de generar soluciones a esos retos, puedes entrenarte en 6 enfoques que son la base del éxito de personas que son grandes solucionadores de problemas en el sector empresarial, organizaciones sin fines de lucro y de políticas públicas.

Cursa el programa de liderazgo insignia de Dalia Empower: ADN, Born to Lead

"Los grandes solucionadores de problemas se hacen, no nacen", afirman los autores del artículo Open interactive popup, publicado en el sitio de la consultora McKinsey.

Tras décadas de observar a esos líders, Charles Conn y Robert McLean han concluido que con estas seis prácticas te puedes entrenar en el arte de resolver problemas.

Sé curioso, siempre

Tal como hacen los niños, al enfrentarte a una situación de incertidumbre radical, debes preguntarte: "¿Por qué es así?".

“Es por eso que una técnica simple, que vale la pena emplear al comienzo de la resolución de problemas, puede ser hacer una pausa y preguntar por qué las condiciones o suposiciones son así hasta llegar a la raíz del problema”, recomiendan los autores.

Dejar de preguntar algo tan elemental provoca que los sesgos aprendidos limiten la toma de decisiones y reduce la gama de soluciones.

Caroline Webb, autora y economista, sugiere poner un signo de interrogación detrás de la hipótesis iniciales o respuestas iniciales para generar más curiosidad en la resolución de problemas en equipo. De esa forma, se fomentan múltiples vías de solución y las personas se enfocan en reunir pruebas.

También son útiles las dinámicas en las que se divide un grupo en equipos opuestos que argumentan en contra de las primeras respuestas, que por lo general son conclusiones más tradicionales que tienen más probabilidades de provenir de un patrón convencional. ¿Por qué esta solución es mejor? ¿Por qué no ese? Descubrimos que se obtienen mejores resultados si se acepta la incertidumbre.

Consulta la oferta de educación continua de Dalia para el desarrollo de las mujeres

Tolera la ambigüedad

La resolución de problemas no siempre será rápida o sencilla, muchos de estos procesos implican mucho ensayo y error.

Los autores señalan que es necesario aceptar la imperfección y desarrollar la tolerancia a la ambigüedad, pues el mundo real es muy incierto.

Para lograr ese objetivo recomiendan la estimación de probabilidades, incluso cuando estas suposiciones sean imperfectas. Sin embargo, acotan que una de las claves para operar en entornos inciertos es la "humildad epistémica", que Erik Angner define como "la comprensión de que nuestro conocimiento es siempre provisional e incompleto, y que podría requerir una revisión a la luz de nueva evidencia".

Lee más: 5 maneras para estimular tu creatividad pese a la monotonía pandémica

Amplifica tu visión

La visión de libélula es común entre los grandes solucionadores de problemas. Esta expresión hace referencias a los insectos que tienen ojos grandes, con miles de lentes y fotorreceptores sensibles a diferentes longitudes de onda de luz; de esa forma ven múltiples perspectivas que no están disponibles para los humanos.

Al resolver problemas debes amplificar el panorama de problema para ver más allá de los patrones que ya son familiares o conocidos por las personas.

“Al ampliar la apertura, podemos identificar amenazas u oportunidades más allá de la periferia de la visión”, señalan los autores.

El secreto para desarrollar una visión de libélula es ampliar tu ecosistema. Habla con clientes, proveedores o, mejor aún, actores en una industria o espacio diferente, pero relacionado. Pasar por el recorrido del cliente con el pensamiento de diseño en mente es otra forma poderosa de obtener una visión de 360 ​​grados de un problema.

Pero debes tener en cuenta: cuando los tomadores de decisiones se enfrentan a plazos o recursos muy limitados, es posible que tengan que reducir la apertura y ofrecer una respuesta ajustada y convencional.

Recomendamos: Aprender será la habilidad más buscada que deberás desarrollar

Sé ocurrente

Ser ocurrente es estar consciente del momento y lugar en que se vive, pero no implica ignorar la evidencia sobre cómo se solucionó un problema antes ni tampoco dejar de experimentar para probar hipótesis.

“Para empresas ambiciosas de segmentos emergentes, como el de los autos eléctricos o autónomos, donde el mercado no está completamente establecido, una buena resolución de problemas implica experimentar para reducir las incertidumbres clave”.

Para los autores, experimentar con ocurrencia puede proporcionar información adicional para tomar decisiones y crear capacidades que respalden los pasos posteriores.

Sostienen que los solucionadores de problemas que aceptan riesgos encuentran más opciones experimentando constantemente.

También recomendamos: ¿Cómo armas tus redes de contactos? Son oro puro para tu liderazgo

Aprovecha la inteligencia colectiva y la sabiduría de la multitud

Charles Conn y Robert McLean sostienen que el crowdsourcing o colaboración abierta permite reunir a las personas más inteligente para trabajar en un solo proyecto.

Es importante considerar que las soluciones pueden estar en la mente de personas que no conoces o que ni siquiera se desempeñan en la misma industria que tú. Pero mantén la mente abierta.

“El establecimiento de un buen crowdsourcing lleva tiempo, puede ser caro y puede indicar a sus competidores lo que está haciendo. Cuide los riesgos, como divulgar información inadvertidamente o tener que examinar muchas sugerencias irrelevantes solo para encontrar la solución”.

Aconsejan aprovechar experiencias diversas y conocimientos distintos a los tuyos. Se puede comenzar con sesiones de lluvia de ideas que involucren a personas ajenas a un equipo.

Mostrar y contar para generar la acción de otros

Cuando los niños se emocionan por un nuevo descubrimiento, lo muestran y comparten con sus padres o amigos. Y en general, esta acción no se asocia con la resolución de problemas, pero probablemente tenga que ver.

Los autores señalan que este enfoque es fundamental para la resolución de problemas, pues conecta a la audiencia -inversionistas, por ejemplo- con el problema a través de la persuasión y con ello logra que los tomadores de decisiones apoyen la solución.

“La mentalidad de mostrar y contar tiene como objetivo llevar a los tomadores de decisiones a un dominio de la resolución del problema”, dicen.

Pero no se trata de que los solucionadores muestran su proceso analítico y matemático para convencer a la audiencia de que son inteligentes.

El punto central en tu proceso de mostrar y contar tus hallazgos debe ser la idea del cambio, es decir, lo que sucederá luego de resolver problemas

Además, debes encontrar una manera visual de presentar tu lógica para que el camino hacia las respuestas pueda debatirse y aceptarse. Por último, presenta el argumento emocional y lógico para mostrar por qué la acción preferida ofrece un equilibrio atractivo entre riesgos y recompensas.

También es muy importante que expliques los riesgos de no hacer nada, lo que a menudo tiene un costo más alto que las acciones imperfectas.