Commander Inspiring Women

6 consejos de liderazgo entre mujeres de mando


BeFunky-collage-3-ConvertImage.jpg
Imagen: Cortesías

Valeria Moy, Mercedes García Ocejo, Karla Berman y otras tres mujeres comparten el consejo que otra líder les ha heredado.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Formar redes y actuar en lo colectivo. Son dos ideas a las cuales se han referido las últimas protagonistas de nuestro podcast Dalia Talk, la política zapoteca Eufrosina Cruz y la abogada Cristina Massa. Ambas coinciden en que las mujeres saben y deben trabajar bajo esa perspectiva para crecer y hacer crecer a otras mujeres.

Bajo esa inspiración, Dalia News+Media buscó a seis mujeres de mando en diversos ámbitos para que compartieran los mejores consejos de liderazgo que otra mujer les heredó y que ahora comparten a su vez con otras mujeres que siguen sus pasos.

Esto contaron Valeria Moy, Mercedes García Ocejo, Karla Berman, Gabriela Cámara, Fabiola Ortiz y Alexandra Vitard.

Te puede interesar el curso en línea: Inteligencia emocional para líderes

Valeria Moy

Directora General del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco)

Twitter: @ValeriaMoy

VMoy-estudio-ConvertImage (1).jpg

(Foto: Cortesía Valeria Moy)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

No recuerdo ningún consejo de liderazgo de alguna mujer. Supongo, está relacionado por la carrera y el mundito en que me metí y que no había muchas mujeres.

El único que podría yo asumir como consejo, no es de liderazgo, es de preparación, y me lo dio la que fue mi profesora de matemáticas cuando estaba escogiendo un área de especialización en la preparatoria.

En algún momento dudé si meterme a área tres, que era más económico/administrativa, o a área uno, que es más de matemáticas.

Todo mundo me decía: “Vete a área tres”. La única persona que me dijo: “No, no te confundas, las matemáticas te abren las puertas en la vida”, fue mi profesora de matemáticas.

La verdad es que le agradecí y me agradecí mucho haberme metido a área uno. Todas mis amigas estaban en área tres y es un momento de la vida en que uno quiere pertenecer y le agradecí que me insistiera muchísimo en irme a área uno.

No recuerdo consejos de liderazgo de alguna mujer trabajando directamente conmigo. Los mejores consejos se dan sin ser consejos, a través del espejo.

Tú ves lo que hace una mujer que admiras. Esta idea de tener role models me parece muy importante y en ese sentido, sí hubo mujeres que me gustaba cómo se conducían en las reuniones; que me gustaba su asertividad; su tono de voz y más que darme un consejo, me dieron ejemplos.

Todas eran mujeres de carácter fuerte, asertivas. Si iban a argumentar algo lo hacían con mucha profundidad y muy preparadas. Eso fue lo que a mí me marcó, ver a mujeres operando en la vida real, trabajando.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

Lo primero que tendrían que hacer es escuchar su propia voz, conocerse. Llega un punto en que tienes que saber, incluso, qué café te gusta.

Creo que a las mujeres -y eso es algo que no ha cambiado mucho en el tiempo- nos educan para satisfacer y quedar bien. Luego, cuando entramos al mercado laboral nos cuesta trabajo saber quiénes somos.

Escucharnos, saber quiénes somos y no hacer cosas que tu instinto te dice que no hay que hacer. No dejarte llevar.

Algo que me llama mucho la atención es que las mujeres se disculpan por sus opiniones. Yo lo veo muchísimo, empiezan a hablar en una reunión de consejo o en una junta y dicen: “¡Ay perdón, pero..!”

¿Perdón, por qué? No hay que pedir perdón de tus opiniones.

Prepárense, escúchense, conózcanse y no se disculpen por quienes son. Aprovechen y tomen todas las oportunidades que se les abran.

También te puede interesar nuestra e-Class: Flexibilidad: el futuro de la productividad

Mercedes García Ocejo

Directora de Abrakadabra Gestión Cultural; fundadora y consejera del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) y periodista.

Twitter: @MerGarOce

Instagram: @mergaroce

Foto-MGO-ConvertImage (1).jpg

(Foto: Cortesía de Mercedes García Ocejo)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

Fue mi madre. Su consejo siempre fue tener determinación, ser coherente con la personalidad y la naturaleza de ser de uno mismo; la disciplina; el orden y también la valentía. Lanzarte, arriesgarte a la vida, no tener miedo de tener miedo y buscar el rumbo de lo que tu corazón te diga en ese momento.

Después, están las lecciones de todas las mujeres que he ido conociendo a lo largo de mi vida. Mi hermana, en su vocación feminista, ella trabaja en la Universidad de Veracruz y es una persona muy comprometida con las causas sociales, la igualdad de género y la lucha política por el respeto a la diversidad.

Por otra parte, las lecciones de mis amigas. Cada una desde su trinchera, no siendo forzosamente profesionales en una actividad reconocida empresarialmente sino desde las actividades del hogar, la empresa de la familia, de ser esposa, madre y ama de casa, también es muy importante. La organización que implica llevar un hogar.

También todas las mujeres que he ido conociendo a lo largo de mi vida y que me enseñan que el liderazgo es una empresa personal.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

Yo no soy modelo de nada. Y, si acaso, lo sería de la constante y permanente insatisfacción, de la búsqueda interminable. Hay metas que cumplí y logros que he tenido y propósitos que he construido. Eso sí.

Podría decir que en mi carrera profesional muchas cosas me ayudaron. Y eso sería mi consejo: la pasión y el cuestionarme todo para generar un diálogo colectivo y en ese conversar, tratar de encontrar respuestas. Creo que solo en la comunicación permanente con los demás puedes encontrar una aproximación a las respuestas.

A nivel de liderazgo, a mí me ha ayudado la planeación; el análisis del contexto; la historia; el conocimiento de la personalidad humana. Ayuda entender lo que mueve íntimamente a las personas. Pero en eso no siempre se obtienen las respuestas. No hay una respuesta certera porque es algo íntimo que tiene que ver con la libido, la sensibilidad, los miedos, el ego. Son cuestiones psicológicas, filosóficas, éticas, hasta religiosas; lo que después, en el campo de liderazgo empresarial, se conjuga.

Por ejemplo, recientemente tuve el privilegio de entrevistar a Gina Diez Barroso. Muchas cosas me llamaron la atención de ella, pero una de las que más fue el impacto que causó en su vida el fallecimiento de su padre, un empresario importante, un hombre con mucha claridad y éxito profesional. Y Gina, por lo que ella proyecta, rescató lo positivo de ese liderazgo. Como ella dice: “Yo busco el cómo sí, porque el no ya lo tengo. Busco el cómo sí”.

Sin decírmelo, me estaba aclarando que la visión de su padre la inspiraba para superarse siempre. Y para buscar cómo lograr las cosas. Esto tiene que ver con conocerse a sí mismo. Identificar lo que la gente quiere y no solamente necesita, y con trabajar para alcanzar resultados.

Ése es el tipo de liderazgo que yo admiro. Son muy valiosas las personas que logran inspirar y hacer que uno vea en sí mismo todo lo que puede aportar desde el ámbito que sea. Porque todos somos los líderes de nuestra vida, que es la empresa más importante para la cual cada quien trabaja.

Lee más: Mujeres deben ir al centro de la reconstrucción post COVID-19: Melinda Gates

Karla Berman

Vicepresidenta de Ventas de Yalo

Twitter: @karlaberman

WhatsApp-Image-2020-07-23-at-9.40.29-AM-ConvertImage (1).jpg

(Foto: Cortesía de Karla Berman)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

¡Trust, but verify! Es un consejo que da siempre Mariate Arnal, que fue mi jefa en Google y es mi gran amiga y mentora. Me encanta porque asume una posición de confiar y empoderar a tu equipo sin que eso signifique que no haces el trabajo de verificar que el trabajo esté bien hecho, que la gente tenga las herramientas para hacerlo, etcétera.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

Que se acuerden que algunas de las decisiones más importantes de su carrera las va a tomar un grupo de personas (posiblemente hombres) en un cuarto, donde no van a estar ellas (es decir tú). ¡Y van a contar tu historia! Así que asegúrate que creas una narrativa y la socializas con la gente que va a tomar decisiones sobre tu carrera.

Gabriela Cámara

Chef y fundadora de Contramar

Twitter: @g_camara_b

Instagram: @gabrielacamara

_F6A38841-ConvertImage (1).jpg

(Foto: Cortesía Gabriela Cámara)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

Nunca sentir que uno se debe justificar por ser mujer.

El consejo lo escuché a los 15 años, en una plática a la que fui de Jessye Norman, la soprano americana extraordinaria. Es un consejo que me resonaba con la educación que había recibido en la casa, en la escuela, especialmente por parte de mi mamá que siempre ha sido tan sensible a cuestiones de género.

Pero escucharlo con tanto énfasis en una plática de este figurón de la ópera, de una mujer afroamericana imponente, fue un parteaguas. Algo así como una revelación de lo que ya sabes, pero que te ayuda a entenderlo el que venga de un lugar alejado de tu cotidianidad.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

Que hagan siempre cosas que les apasionen y en las que sus ideales y principios no se vean comprometidos. Porque igual todo lo que uno decida hacer bien implica trabajar mucho. Más vale trabajar mucho en asuntos y causas que nos importan de verdad.

Escucha el podcast: Crea una marca única y memorable con Bertha González

Fabiola Ortiz

Presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresas (AMMJE) en la CDMX y CEO de Mujeres Conectadas.

Twitter: @fabiolaortizr

Instagram: fabiolaortizrg

WhatsApp-Image-2020-07-28-at-5.57.51-PM-ConvertImage.jpg

(Foto: Cortesía Fabiola Ortiz)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

Los consejos que atesoro mucho son que siempre seas tú misma; saber escuchar y reconocer, así como nunca pensar que has llegado a tus limites, siempre se puede aprender más y hacer más.

Esos consejos me los dieron Mónica Loaiza, mi mentora, y Pilar Balsa, mi suegra y reconocida psicóloga.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

¡Creer siempre en ti misma! No puedes generar confianza o trasmitir seguridad si no empezamos desde nosotras mismas, amarnos y abrazarnos tal y como somos, eso da mucha seguridad.

También es muy importante sentirte inspirada y dejarte inspirar por los demás. A mí me ha ayudado mucho el poder convivir con mujeres a las cuales les tengo mucha admiración y me dejan aprenderles estando cerca, las cuales se han convertido en mis role models y mentoras.

Identificar muy bien tus valores y tus talentos para poderlos potenciar, digamos que es nuestro ADN que nos hace únicas y nos hace diferenciarnos de los demás para conseguir lo que queremos. Al mismo tiempo, ese valor diferencial que estaremos desarrollando, nos hará ser referentes para otras personas y querrán aprender de nosotros, pero siempre dándole fuerza y enfocándonos en nuestras fortalezas.

Mucho de lo que he crecido en mis conexiones tanto personales como laborales es el ser muy autentica, empática; entender a la otra persona. Para mí ha sido vital para construir y estar conectada, pues les demuestro interés y en todo momento trato de apoyarlas y hacer hasta lo imposible que esté en mis manos. Siempre ayudar, pues no sabes cuándo serás tú quien necesite el apoyo. Y dejas abiertas muchas puertas. Cuando has construido relaciones habrá personas clave que impulsarán tu crecimiento y desarrollo.

Siempre ser propositiva y proactiva, exponer tus ideas y pedir realmente lo que necesitas. Las mujeres somos muy dadas a ser reservadas por miedo, por pena o porque nunca nos creemos lo suficientemente capaces. Recuerda que, si tú misma no te atreves, nadie lo va a hacer por ti, y las puertas que abras para ti, en realidad las estás abriendo por muchas otras mujeres que vienen atrás.

Y lo que siempre digo: nunca dejes de aprender, capacitarte e invertir en ti. ¡Las mujeres más atractivas que conozco son las más guapas de cerebro a pies!

Una mujer segura de sí misma, con una buena conversación, inteligente, empática, que apoya, habla bien de los demás y trabaja en equipo. Se abre un mundo de posibilidades y la gente quiere estar cerca siempre.

Lee más: Las lecciones que 5 CEO se llevan de la pandemia

Alexandra Vitard

Ejecutiva especializada en asuntos públicos, negociación y comunicación corporativa.

Instagram: @alexandravitard

WhatsApp Image 2020-07-28 at 3.32.23 PM.jpeg

(Foto: Cortesía de Alexandra Vitard)

¿Cuál es el mejor consejo de liderazgo que te ha dado una mujer?

El mejor consejo de liderazgo que me han dado es "nadie está por arriba de ti, pero nadie está por debajo de ti tampoco". Yo he seguido esto como brújula. No me dejo intimidar por nadie. Admiro a las personas self-made, a los que se hicieron solos, que llegaron lejos por esfuerzo y dedicación.

Muchas veces parada frente a gente muy exitosa me digo: soy igual que esta persona, la diferencia es que me lleva 20 años más de experiencia, pero cuando tenga su edad, esa voy a ser yo.

Pero tampoco me siento por encima de nadie. Realmente creo en que cada persona aporta algo particular al mundo y de todos puedo aprender algo. La sabiduría no tiene edad ni género. Hasta de la persona sociópata puedo aprender como no quiero ser en la vida. El día que no aprendes algo nuevo, es un día incompleto.

¿Qué consejo de liderazgo le darías a las mujeres que se sienten inspiradas por tu carrera?

Mi consejo a las mujeres que quieren llegar lejos en puestos altos en sus empresas es: imaginen a su persona ideal, con los atributos que tendría, las habilidades, el tipo de fortaleza. Todo lo que puedan imaginar de esa mujer ideal y después trabajen para convertirse en ella.

Yo aprendí que nadie ni nada predetermina en quién te vas a convertir. Ni tu familia, ni tus amigos, ni tu pasado, eso lo defines tú.

Parece difícil, pero no lo es. Una vez que tienes claro qué tipo de persona vas a ser, trabajas todos los días incansablemente para convertirte en la mejor versión de ti.