La CFO de Sanofi y su 'mochila de insignias' para conseguir el puesto que ambicionaba

Ana Iglesias, tuvo claro desde hace casi 10 años que quería llegar a la Dirección de Finanzas en una empresa global y lo logró.

Ana Iglesias Sanofi crop.jpg
Ana Isabel Iglesias, CFO de Sanofi / Foto: Cortesía

CIUDAD DE MÉXICO. En 2014, Ana Isabel Iglesias recibió una negativa que fue dolorosa, pero de la cual aprendió cómo podía lograr el puesto que deseaba. “Uno nunca se prepara para que le digan que no en un proceso de entrevistas, pero tienes que aprender de eso”, dice.

Tenía un año de haber llegado a Glaxo Smith Klein (GSK) como socia financiera de Pharma y participó en el proceso interno para obtener la Dirección de Finanzas de la firma en Ecuador. “Me dijeron que no estaba preparada y, ahora que veo hacia atrás, claro que no lo estaba”, cuenta Iglesias a Dalia Empower, el proyecto de educación continua que ayuda a las mujeres a alcanzar sus metas profesionales y personales.

En ese momento un Vicepresidente para Latinoamérica le dijo que el ascenso corporativo consistía en ir armando una "mochila" con las experiencias críticas para el rol que buscaba, justo como los scouts reúnen insignias con los aprendizajes que van teniendo en su camino. “Me dijo que cuando quieres construir una carrera debes ir consiguiendo 'insignias', para que cuando llegue la oportunidad de obtener el rol, tengas las experiencias que te ayuden a enfrentar los nuevos retos”.

Y así empezó a construir su carrera; con una visión clara de lo que quería lograr, la Dirección de Finanzas de una empresa global, haciendo acopio de todas las experiencias que le ayudarían a conseguirla. Tras casi 10 años en GSK, lo consiguió. En 2021, a sus 38 años se convirtió así en CFO (Directora de Finanzas, por sus siglas en inglés) de Sanofi. La financiera es un área en la que pocas mujeres incursionan. En México, en promedio, solo 1.7% de las personas que son directoras financieras de empresas que cotizan en bolsa son mujeres.

Lee más: El mundo financiero ya no es exclusivo de hombres

El llamado de los números

Ana Iglesias, tenía inclinación hacia las finanzas y los temas de la salud desde que salió de la carrera de ingeniería química. Su primera maestría fue en Finanzas Corporativas, pero cuando hizo su máster en administración de negocios (MBA, por sus siglas en inglés) en el Instituto de Empresas en Madrid fue cuando confirmó que quería llegar a la Dirección de Finanzas de alguna compañía que fuera global.

Mientras hacía las prácticas de su MBA en la cervecera Anheuser-Busch InBev presenció una discusión sobre si la empresa debía invertir o no en construir nuevos tanques de fermentación.

“Eso me atrajo, y dije ‘yo quiero estar en ese tipo de decisiones, quiero ayudar a una compañía a decidir dónde invertir tanto sus recursos como su tiempo’”, recuerda.

Una de sus primeras experiencias laborales fue en el ramo de la salud, como consultora financiera y estratégica en hospitales de la división de Salud del Tecnológico de Monterrey. “Estar en el servicio de la salud y una farmacéutica es muy distinto, pero sin lugar a dudas se conectan en el impacto que tienen hacia la población en México”, dice.

Al trabajar dentro de la división de vacunas reafirmó la importancia y el impacto que puede tener el acceso a la prevención para la sociedad.

Cursa la masterclass de Mayra González, directora de Ventas Globales Nissan, en Dalia Masters: Liderazgo y Empatía

Las experiencias son más importantes que los roles

Si bien tenía una meta concreta, aprendió también que tenía que tener flexibilidad para tomar distintas oportunidades que se le iban presentado en su carrera para también aprender de ellas y encaminarlas al objetivo que tenía. “El mejor consejo que me dieron fue busca experiencias más que roles”, advierte.

Y así aprendió sobre distintas facetas del negocio farmacéutico, del lado comercial y de la manufactura, incorporó experiencias para dirigir equipos de alto desempeño y la de vivir en distintos países. “Uno tiene que tener un plan, pero sin lugar a dudas ante las circunstancias que se van presentando, debes tener la suficiente flexibilidad para decir esta experiencia me sirve o no”, señala la ejecutiva de 38 años.

Antes de acceder a su primera dirección en la división de vacunas de GSK en Bélgica, estuvo en tres roles que le dieron distintas perspectivas de las finanzas dentro de la industria: el comercial, el manufacturero y el de servicios financieros. Allí conoció sobre contabilidad, impuestos y procesos de pagos.

En servicios financieros, en el cargo de In Country Finance Services Lead, tuvo su primera experiencia como líder de un equipo de alto desempeño. Estuvo al frente de alrededor de 30 personas, un aprendizaje elemental, dice, antes de obtener su primera dirección. “Como líder aprendes a engranar a un equipo de tal forma que cada uno de sus integrantes dé su mejor versión de sí hacia el resultado que desea la compañía”.

Aprender a conocerse y estar abierta a trabajar en sus áreas de oportunidad son las cualidades que más le ayudaron como líder. “Ese autoconocimiento y autotrabajo es lo que hace la mejor versión de un líder”.

Cursa la eClass: Autoconocimiento y poder interior

Su mentora, pieza clave

Para llegar a su rol anhelado como CFO de una empresa global, fue importante que antes estuviera al frente de otra dirección financiera de un negocio más pequeño. En GSK, fue directora financiera de la cadena de suministro de vacunas en Bélgica. Pero asumirla implicó recibir el “empujón” de quien fuera su jefa en esa área.

En ese entonces, no se sentía suficientemente preparada para alzar la mano por ese puesto. No era la primera vez que sentía el famoso ‘síndrome del impostor’ y fue importante que su mentora en ese momento la impulsora para postular por ese rol.

“Me hizo darme cuenta que muchas veces el obstáculo para levantar la mano para alguna oportunidad era yo misma. Ella fue quien me dio el empujoncito que muchas veces necesitamos”, cuenta Iglesias. Su mentora le dijo que no tenía que estar cien por ciento preparada, podía aventarse y terminar de prepararse en el camino.

Pese a que cada vez son más mujeres en puestos directivos, el área financiera es una de las que menos demandan. “Darle ese empujoncito a alguien, como a mí, es muy útil”, señala. Muchas veces, las mujeres no alzan la mano por sentir que no están totalmente preparadas o bien porque temen no poder tener una familia. Ana Iglesias no es mamá aún y, por el momento, no es un rol que quiera desempeñar. Sin embargo, contar con el soporte familiar y el de su pareja ha sido un elemento primordial para su vertiginoso ascenso.

Aunque por el momento alcanzó su meta profesional, aún espera seguir creciendo en responsabilidad y liderazgo dentro de Sanofi. “Hacer lo que me gusta es clave y simpre va a ser prioridad”, sostiene Ana Iglesias.

Ana Iglesias, Directora de Finanzas de Sanofi.

Uno tiene que tener un plan, pero sin lugar a dudas ante las circunstancias que se van presentando, debes tener la suficiente flexibilidad para decir esta experiencia me sirve o no

Ana Iglesias, CFO de Sanofi

Artículos Recientes

October 3, 2022

Objetivo 5 para un Mundo Mejor: Igualdad de Género

September 30, 2022

Gretta Hernández, la artista que superó el cáncer de mama con la lente de su cámara

September 29, 2022

Doreen Bogdan-Martin, la primera mujer al frente de la Unión Internacional de Telecomunicaciones

Etiquetas

Redes Dalia

logo dalia

Un proyecto global de educación continua que apoya a las mujeres a alcanzar sus metas personales y profesionales.

Suscríbete al newsletter

Recibe en tu correo el contenido que informa, inspira y te conecta con mujeres de nuestra comunidad