Así es como México puede ejecutar (ya) un Sistema Nacional de Cuidados

Uruguay, Costa Rica y Chile pueden ser un ejemplo para México. Entérate cómo funcionan sus programas y acciones de Estado.

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

CIUDAD DE MÉXICO. La creación de un Sistema Nacional de Cuidados es una de las principales deudas que tiene México con su población femenina al llegar una conmemoración más del Día Internacional de la Mujer. Y esto, pese a que desde 2020 la Cámara de Diputados aprobó reformar la Constitución para reconocer que toda persona tiene derecho a cuidar y ser cuidada de manera digna, y a que la iniciativa para crear un sistema de esa naturaleza ha estado congelada por el Senado desde entonces.

Un sistema de cuidados integra políticas públicas, programas y acciones por parte del Estado para garantizar justo el derecho al cuidado. Beneficia en primer lugar y principalmente a las mujeres, pues debido a factores culturales y sociales, es a ellas a quienes se les deja la tarea de cuidar de los hijos, de enfermos o personas mayores sin remuneración alguna.

Este rol asignado les cierra, la mayor parte de las veces, la posibilidad de buscar un empleo pagado o, cuando sí lo tienen, incrementa su carga de trabajo, lo que da como resultado una doble o hasta triple jornada laboral. Es decir, la jornada en su trabajo remunerado y la jornada de cuidados no remunerada.

Cursa en Dalia Empower: Ser Mujer, En nuestras propias palabras, la masterclass con 11 mujeres diversas como Vivir Quintana, Alexandra Haas, Silvia Dávila, Olimpia Coral y Maca Carriedo

Un trabajo de 6.4 billones de pesos, pero ellas no los reciben

Se estima que en 2019, el valor de las actividades no remuneradas realizadas por una mujer en México rondó los 62 mil 288 pesos, de acuerdo con la iniciativa de Ley General de Sistema Nacional de Cuidados que presentó en diciembre de 2021 el grupo parlamentario de Morena ante el Senado de la República. En el caso de esas mismas tareas, pero llevadas a cabo por un hombre, tuvieron un valor promedio de 24 mil 289, lo cual evidencia la disparidad entre ambos.

Otro reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad, reveló que en 2020, las tareas del hogar y de cuidado ejecutadas por la población de 12 años o más tuvieron un valor que asciende a 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del Producto Interno Bruto. Esa cifra es similar a lo que aportaron la Ciudad de México y el Estado de México al PIB nacional en 2019 (25%).

Cursa en Dalia Empower la eClass: Liderazgo Femenino

Estos datos muestran la importancia de un sistema de cuidados, pues pone las condiciones para el empoderamiento de las mujeres a través de su incorporación a la economía con trabajo remunerado y salarios dignos, incluso a través de un empleo enfocado a cuidar de otras personas.

“La posibilidad de acceder a servicios de cuidado remunerados y el costo de oportunidad de proveerlos sin pago directamente en el hogar está asociada al ingreso familiar. En hogares de ingresos altos, las mujeres tienen la posibilidad de trasladar esta carga de trabajos a otras mujeres de ingresos bajos y mayor condición de vulnerabilidad, a cambio de una retribución, convirtiéndose así en trabajo de cuidados remunerado”, señala la iniciativa del grupo parlamentario de Morena, que también sigue detenida en la Cámara Alta.

El objetivo de estas iniciativas es eliminar la división sexual del trabajo, redistribuir las cargas que tienen las mujeres y que Estado, empresas, sociedad y las propias familias sean corresponsables de este tipo de labores.

Recomendamos: SOS: Urge la cura para el burnout pandémico de las mujeres

3 países-ejemplo para México y para entender qué es un Sistema de Cuidados

Sin embargo, el principal obstáculo ha sido una reducida comprensión entre la opinión pública de qué es el sistema de cuidados, sus beneficios y alcance, mencionó la ex diputada por Movimiento Ciudadano Martha Tagle, promotora de la reforma constitucional sobre cuidados. "No se ha podido decir de la manera más sencilla [qué es y cómo funciona] para que muchas más personas sientan que es un tema necesario”, explicó en entrevista con Dalia Empower.

Te puede interesar: Vida sin violencia y un sistema de cuidados, prioridades de las mexicanas: Inmujeres

Pero hoy, existen varios países en el mundo que ya han venido ejecutado desde hace tiempo un sistema de esa naturaleza, cuyos programas y acciones no solo dejan claros sus beneficios, sino que resultan verdaderos ejemplos de cómo el Estado mexicano puede implementarlo. Aunque, es preciso indicar que, de inicio, lo planteado por la iniciativa de reforma constitucional aprobada por Diputados en 2020 (y se reitera: congelada en el Senado) parece estar muy lejos de esas naciones, ya que establece que el derecho al cuidado será garantizado por un Sistema Nacional pero no se utilizarán nuevos recursos ni se crearán nuevas instituciones.

1 Uruguay, un ejemplo latinoamericano

Es considerado el sistema ejemplo para toda la región de América Latina, pues se hicieron reformas que generaron modificaciones en todas las dependencias y en la manera de ejercer el gasto público. Se involucraron sindicatos, empresas, gobierno y sociedad civil. Además, el esfuerzo ha ido acompañado por acciones para cambiar las normas sociales. Patricia González, directora de Género de Montevideo, explicó en una videoconferencia sobre el tema el diseño del sistema es integral, es decir, no se trata de programas o medidas aisladas.

El sistema arrancó en 2015 luego de años de luchas feministas. De acuerdo con información oficial, hasta el momento cuenta con servicios para la primera infancia (hasta los cinco años) y personas mayores dependientes (por tercera edad o discapacidad). Está integrado por Desarrollo Social, Educación y Cultura, Trabajo y Seguridad Social, Salud Pública, y Economía y Finanzas

Algunos programas y acciones son:

  • Licencias por maternidad y paternidad. 14 semanas para las mujeres y 10 días para hombres. Licencia por cuidados para el recién nacido. Madres o padres, de manera alternada, pueden tomar hasta media jornada laboral hasta los seis meses del bebé y con todo el salario.
  • Casas comunitarias de cuidado. Las personas pueden cuidar desde niños de 45 días a los 12 meses dentro de su propio domicilio, previamente revisado y con capacitación, y sin costo.
  • Centros de cuidado para la niñez. Se brindan cuidados, alimentación y salud desde los cero hasta los tres años sin costo.
  • Centros Siempre. Son establecidos por empresas y sindicatos para cuidar a niñas y niños de sus trabajadores -hombres o mujeres- durante el turno de ocho horas de trabajo.
  • Líneas de crédito para jardines de niños privados. La primera infancia recibe atención de calidad, aun cuando sea en espacios que sus propios padres o madres pagan.
  • Asistentes personales. Personas capacitadas por el Estado acuden a los domicilios de personas con dependencia severa, que necesitan ayuda para actividades básicas por hasta 80 horas mensuales. Este programa tiene subsidios según los ingresos y número de personas en la vivienda.
  • Centro de día para personas mayores. Brindan cuidados a personas mayores de 65 años en situación de dependencia leve o moderada hasta por cinco días a la semana. Hacen actividades culturales, recreativas, de estimulación física y cognitiva. Este programa no tiene costo.
  • Teleasistencia en casa. Para personas mayores de 70 años para que a través de una pulsera o collar, se comuniquen a un centro de atención para avisar de emergencias a personas cercanas, servicio médico y familia. Es subsidiado con base a los ingresos.
  • Líneas de crédito para residencias y hogares privados para personas mayores: Para mejorar la calidad de los servicios que prestan.
  • Campañas de sensibilización. Para que en las viviendas se realice un reparto igualitario de las tareas domésticas, se valore la tarea de las personas cuidadoras y se reconozca el trabajo doméstico como remunerado.

También se contemplan subsidios por desempleo, enfermedad, maternidad y paternidad, inactividad compensada, becas para la niñez, recursos destinados a rehabilitación de niñez con discapacidad, entre otros aspectos.

Recomendamos: Mujeres y trabajo de cuidados, ¿cómo cambiar la realidad mexicana?

2 Costa Rica, en camino

El país aún no ha determinado la creación de un sistema nacional de cuidados, como sucedió en Uruguay, pero sí ha dado algunos pasos hacia ese destino, indica el estudio denominado Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil en Costa Rica, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Desde 2010, implementó la REDCUDI, bajo la cual integró en un solo paraguas las distintas políticas que existían para el cuidado infantil y que eran coordinadas por diversas áreas. Además, echó a andar la Red de Atención Progresiva para la Atención Integral, en la que se involucran organizaciones no gubernamentales, instituciones estales, municipalidad, líderes independientes y personas adultas mayores, para brindar servicios de cuidado.

Te puede interesar: México: una población que envejece cada vez más y queda a cargo de las mujeres

El financiamiento proviene de impuesto a licores y cigarros; operación y mantenimiento; el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares, y un impuesto de 5% a los salarios, indica la Cepal en el Documento Técnico: Marco Conceptual sobre Cuidados Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables

La página web de la REDCUDI y la Red de Atención Progresiva para la Atención Integral indica señala varios servicios:

  • Atención diurna: Espacio de atención desde las 6:00 am a las 6:00 pm. Se brinda la atención y se cubren las necesidades de la niñez. Pueden ser municipales, privados, de organizaciones sin fines de lucro, o nacionales.
  • Atención nocturna. Se brindan los servicios de cuidado, pero en este caso de 6:00 pm a 6:00 am.
  • Hogares comunitarios. Administrados por madres comunitarias en condiciones de pobreza. Se atiende a menores de hasta 12 años y cuentan con subsidio.
  • Casas de la alegría. Servicios temporales para niñez indígena que viaja con sus familiares durante el tiempo de cosecha.
  • Promoción de la crianza positiva. Brinda herramientas necesarias para que las madres y los padres se involucren en el cuidado de manera positiva
  • Alimentación, artículos de higiene personal, medicamentos, atención en salud integral y apoyo de ayudas técnicas. Para las personas adultas mayores que lo requieran. Se brindan recursos económicos y los objetos.
  • Mejoras habitacionales. Pago de un subsidio para hacer adecuaciones, mejorar, reparar o ampliar la vivienda para los requerimientos de la persona adulta mayor.
  • Alquiler de vivienda, servicios básicos y municipales. Pago mensual de los servicios de vivienda básicos, incluyendo el depósito y alquiler que requieran las adultas mayores.
  • Familias solidarias. La persona cuidadora recibe un recurso por la atención del o la adulta mayor.
  • Asistente domiciliar. Una persona que se contrata con un subsidio para apoyar en las actividades básicas del adulto mayor.
  • Hogares de ancianos. Sitio donde residen las personas adultas mayores de manera permanente, brindándoles todos los servicios. Puede ser comunitario o independiente con áreas de uso común.
  • Centros diurnos: Espacios administrados por la comunidad con apoyo institucional para la convivencia y cuidado durante el día de las personas adultas mayores.

Lee también: Publican guía para hombres sobre igualdad en casa

3 Chile Cuida

Chile tiene implementado un sistema de apoyo y cuidados denominado Chile Cuida, que entrega apoyo a las personas en situación dependencia, sus cuidadores y cuidadoras, sus hogares y su red de apoyo, de acuerdo con su página web.

  • Ayudas técnicas. Como aparatos ortopédicos, sillas de ruedas y otros que se requieran para disminuir la dependencia de las personas.
  • Adaptaciones en el hogar
  • Capacitación: a las personas que se encuentran a cargo de cuidar a quien está en situación de dependencia.
  • Acceso a programas de atención domiciliaria a personas con dependencia severa
  • Centros diurnos. Brindan atención integral cuando requieran estar en constante cuidado.
  • Promoción de la paternidad activa
  • Subsidio a mujeres embarazadas en situación de vulnerabilidad, a partir del quinto mes de embarazo.
  • Apoyo psicológico gratuito para la crianza de menores

Te puede interesar leer: Mujeres: 5 razones para levantar la voz hoy mismo

México, ¿será una realidad?

En México, hasta ahora, lo que se tiene son algunas políticas y programas de cuidado fragmentadas como las guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social o las ayudas técnicas de municipios a personas de la tercera edad. Por otra parte, en este sexenio, se eliminaron esquemas como las estancias infantiles o las escuelas a tiempo completo, que abonaban a que la responsabilidad de los tiempos de cuidado recayera sobre alguien más.

Sin embargo la creación de un Sistema Nacional de Cuidados es materia pendiente. Solo apenas a finales de 2020 dio visos de avance con la elevación al rango constitucional del derecho al cuidado que tiene todo ser humano y la creación de un sistema de cuidados. La Cámara de Diputados turnó, una vez aprobada, la iniciativa al Senado para su discusión y ahí sigue.

Lee también: Tribus para maternar: ¿una opción ante la falta de un sistema de cuidados en México?

Con respecto a la segunda iniciativa presentada por diversas legisladoras ante el Senado para reglamentar este sistema de cuidados, el texto describe lo siguiente:

  • Cuidados a domicilio. Tareas de cuidado, asistencia o apoyo a personas con dependencia por parte de trabajadoras o trabajadores remuneradas
  • Cuidados Institucionales. Centros de cuidados infantiles, escuelas con horarios ampliados, centros de cuidados para la primera infancia y centros diurnos para personas mayores con dependencia.
  • Cuidados residenciales. Espacios de larga estadía donde puedan estar y dormir las personas con dependencia.
  • Apoyos materiales y tecnológicos. Herramientas o materiales que promuevan que las personas puedan mejorar su independencia
  • Establecer criterios mínimos para que las personas cuidadoras hagan sus trabajos
  • Promover horarios flexibles para conciliar vida laboral y profesional además de propiciar la erradicación de la división sexual del trabajo.

Tagle afirmó que lo planteado es muy similar a lo que tiene Uruguay; sin embargo, advirtió que México no cuenta con los recursos económicos que tiene ese país para la implementación, por lo que deberá ser un proceso gradual.

De acuerdo con el proyecto de ley de las legisladores, el costo anual promedio de la ejecución, a cinco años, de un sistema de cuidados infantiles (únicamente) universal, gratuito y de calidad, sería del 1.16% del PIB de 2019 por cada año. Las acciones actuales de cuidados infantiles por parte del Estado suponen un gasto de 0.45% del PIB y se estima que una vez implementado el nuevo sistema de cuidados la recaudación de impuestos crezca 0.29% del PIB de 2019. Por lo tanto, tras deducir los ingresos fiscales iniciales para evitar doble contabilidad, resulta que para cubrir el 1.16% anual del primer quinquenio se debería cubrir una brecha de 0.58% de financiamiento.

El documento detalla que además del aumento en la recaudación fiscal, habrá otros dos beneficios generalizados: 1) Un aumento total del valor bruto de la producción promedio anual del país de 1.77%, y 2) Un aumento total del empleo de 3.9% promedio anual, con respecto a la población ocupada de 2019.

Hasta la publicación de esta nota, el proyecto estaba siendo analizado por las comisiones unidas de desarrollo y bienestar social, para la igualdad de género y de estudios legislativos.

Tagle indicó que es clave que el Senado primero apruebe primero la reforma constitucional que ya obtuvo luz verde en Diputados desde 2020. Agregó igualmente que es necesaria una reforma fiscal para generar un plan progresivo del sistema de cuidados. “No han avanzado la reforma constitucional y no sabemos a qué se deba, si pasó sin mayor problema en la Cámara de Diputados con un apoyo mayoritario de las fuerzas ahí representadas. Y, desafortunadamente, las condiciones de polarización que tiene hoy en día el Congreso, no sé si vayan a permitir que se avance”.

Artículos Recientes

December 7, 2022

Las 2 mexicanas que la BBC ha incluido en las 100 mujeres influyentes e inspiradoras 2022

December 7, 2022

3 claves de Santander México para cerrar la brecha de género en el sector financiero

December 5, 2022

La campaña de Navidad que la está rompiendo con inclusión y empatía

Redes Dalia

logo dalia

Un proyecto global de educación continua que apoya a las mujeres a alcanzar sus metas personales y profesionales.

Suscríbete al newsletter

Recibe en tu correo el contenido que informa, inspira y te conecta con mujeres de nuestra comunidad