Inspiring Women

Q&A Inspiring Women: Karla Martínez, Dir. Editorial Vogue México/Latinoamérica


Karla Martínez
Foto: Cortesía Karla Martínez

"Sí, una persona sí hace la diferencia", dice la directora editorial de Vogue México y Latinoamérica.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Karla Martínez, directora editorial de Vogue México y Latinoamérica, cree fervientemente que una sola persona puede hacer la diferencia en la vida de alguien más.

Esto y más respondió a las preguntas del Q&A Inspiring Women durante su participación en el podcast Dalia Talk, de Dalia Empower.

El cuestionario Inspiring Women fue diseñado para conocer mejor la personalidad de cada invitado e invitada al programa, disponible en Spotify y Soundcloud.

Durante su charla con Laura Manzo, directora de Dalia News+Media, Martínez contó además que ha tenido como role model a la desaparecida Franca Sozzani, quien dirigió Vogue Italia por tres décadas y marco un parteaguas en la industria editorial de la moda, al las portadas de la revista temas sociales y polémicos como el racismo o la violencia doméstica.

Éste es el segmento final de la platica con la directora de Vogue México, durante el cual contestó el Q&A Inspiring Women.

Te puede interesar el curso virtual de CENTRO y Dalia: Cómo hacer campañas en redes sociales

3 palabras que te definen...

Muchos dirían que soy hiperactiva y eso puede ser bueno y malo. Pero creo que esa hiperactividad va con mucha curiosidad.

Cuando estaba en cuarto año y fui con unas amigas de mi escuela a meterme como por abajo del teatro, nos regañaron.

Y me dijo: ¿Por qué lo hiciste? Yo dije: Por curiosa. Y me dijo: Curiosity kill the cat. Y le dije: Sí, pero también yo siento que por curiosa, en general, en mi vida, he aprendido muchísimas cosas.

Entonces, pues diría: hiperactividad, curiosa, comprensiva, humana y creativa. Perdón, son cuatro [palabras].

[Risas]

Lee también: Inspiring Women Q&A: Mónica Bauer, VP Asuntos Corp. Pepsico AL

¿Cuál es tu misión de vida?

Creo que siempre mejorar como persona, como familia; día a día. Hoy tengo la posibilidad de crear nuevas conversaciones que puedan llegar a tocar a personas de todo el mundo.

Y si pienso en el legado que dejó mi papá, que era un doctor... Siempre fue comprensivo, humano. Siempre tenía una sonrisa.

Creo que llevar por el mundo una vibra positiva de igualdad, que todos podemos y deberíamos de ser tratados con el mismo respeto, con el mismo trato, o sea: Do unto others as you would have done unto you.

Escucha también el podcast: La belleza, presión social o arma personal

¿Cuál es tu mayor batalla y cómo la libras?

Creo que ahora, como mamá, yo siempre he tenido algo que le digo: Catholic schoolgirl guilt. Tengo una amiga que también me dice que tiene lo mismo por ir a escuela de niña católica toda su vida.

Tiene cosas buenas, pero sí siento que tiene este aspecto de culpa. Entonces yo, de repente, sí tengo culpa. Cuando estaba en la oficina, que porque estaba en la oficina. Cuando estaba en la casa, que porque no estaba en la oficina. No, bueno. Si estoy con mis hijas y no estoy poniéndole suficiente atención a mi esposo. Toda esta idea de culpa.

Y creo que eso lo veo día a día: One day at a time.

Tratas de estar presente en lo que estás haciendo. Y recordar no preocuparme de lo que no estoy haciendo.

Consulta toda la oferta de educación virtual para mujeres líderes de Dalia Empower

¿Cuál es tu poder y cómo lo usas?

Soy una persona bastante social y positiva. Y creo que a través de la plataforma que tengo ahorita, de mis redes, en Vogue, usar esa positividad para impactar a las próximas generaciones. Y realmente poder hacer una diferencia.

Aunque sea yo una [sola] persona, creo que lo que decimos, nuestras acciones, demuestran mucho.

Empecé una organización que se llama Project Pass con unos amigos de Ciudad Juárez cuando la violencia en Juárez estaba muy, muy mal, por el tema del narco. Y empezamos a donar, a ayudar a niños que sus papás trabajaban. Como programas sociales para que ellos no se metieran en la delincuencia.

Y me acuerdo que me dijo mi mamá: No sé quién no me dio dinero porque me dijo que cómo tú vas a arreglar ese problema [y] que una persona no hace la diferencia.

Y digo: Sí, una persona sí hace la diferencia. Una persona puede, tú puedes entrar en la vida de alguien y, aunque seas tú la única persona que tuvo algo positivo, un efecto positivo, pues ya le cambiaste la vida. Entonces, yo creo que siempre usar esas cosas buenas que tenemos para ayudar a crecer a los demás.