Power

La reforma a las pensiones puede dar oxígeno a las mujeres


shutterstock_132478784 (1).jpg

La iniciativa plantea un plazo para que las mujeres suspendan su empleo por cuidados infantiles sin que ello afecte su cotización. (Foto: Shutterstock)

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. En su vida laboral, las trabajadoras mexicanas enfrentan diversos obstáculos como brecha salarial, altos índices de informalidad y pausas o abandono de sus carreras y empleos por maternidad y tareas de cuidados. En ese contexto, la reforma al sistema de pensiones en México planteada por el gobierno federal puede ser una buena noticia para las mujeres.

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó el 22 de julio una iniciativa de ley para reformar el sistema de pensiones.

La propuesta considera que las semanas obligatorias para que los trabajadores obtengan una pensión pase de 1,250 a 750, lo que es equivalente a una reducción de 25 a 15 años cotizados.

No obstante, el número de semanas se incrementaría durante los próximos 10 años hasta llegar a 1,000 semanas, es decir, aproximadamente 20 años cotizados. También es importante recalcar que la edad necesaria para iniciar los trámites de pensión se mantendrá en 60 años.

Te puede interesar el taller: Transforma tu negocio, enfrenta los retos del COVID-19

Se estima que esta reforma beneficie a 20 millones de mexicanos y que el trabajador promedio logre un aumento en su pensión de 40 por ciento. Esa cifra sería de 70% para el trabajador de menores ingresos. También se espera un incremento de 34 a 82% en el número de personas con derecho a una pensión.

¿Cómo impacta en las mujeres?

Semanas cotizadas

La iniciativa propone que una mujer suspenda su relación laboral por hasta seis meses después de tener un hijo sin que deje de cotizar.

Esto puede tener un impacto en la vida laboral de las trabajadoras, ya que de acuerdo con un informe del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) publicado en 2018, 50% de las mujeres mexicanas que se convierte en madre abandona su trabajo.

También te puede interesar la e-Class: Define el propósito de tu empresa

Bernando González, presidente de la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), aseveró que la iniciativa atiende a una necesidad histórica de mejorar las condiciones de igualdad de género.

“(Esto) mediante el otorgamiento de semanas de cotización a quienes se separen del mercado laboral por cuestiones de cuidados infantiles, sujeto a que exista una reincorporación posterior al mercado laboral”, aseguró en un comunicado publicado por la asociación.

La reducción de semanas de cotización también será favorable para las mujeres, explicó Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, en entrevista para Expansión.mx, precisamente por la misma razón arriba mencionada: generalmente dejan de laborar durante periodos por cuestiones familiares.

Lee más: El FMI advierte que la pandemia puede aumentar la brecha de género

Y ¿la informalidad?

Las aportaciones para el retiro de los trabajadores son tripartitas, es decir, los empleadores aportan 5.15%; los trabajadores, 1.125% y el gobierno, 0.225%. La propuesta de reforma considera aumentar la aportación patronal de 5.15 a 13.87 por ciento. Las correspondientes al trabajador y al gobierno no cambian.

Este incremento se realizaría de forma paulatina en un periodo de ocho años.

Sin embargo, tanto la reducción de semanas de cotización y el incremento de la aportación patronal puede convertiste en un incentivo para la informalidad coincidieron expertos consultados por Expansión.mx.

Por un lado, ante la reducción de semanas de cotización los trabajadores podrían presentar más movilidad entre el sector formal e informal; por otro, el aumento en las aportaciones podría desincentivar a los empleadores a contratar formalmente debido a los costos que eso representará.

Esto resulta especialmente relevante cuando se considera que en México, al primer trimestre de 2020, las mujeres representaron 40% de las 31 millones 41 mil 234 de personas en la informalidad.

Aunque esa proporción puede aumentar con la crisis económica derivada del COVID-19. Tan solo en mayo un millón de mujeres más se unieron a la informalidad.