Mi hija gastó 500 pesos en botanas; juntas aprendimos 4 lecciones

A mi hija se le ocurrió invitar una ronda de botanas para todos sus compañeros de clase. Cuando me enteré, lo primero que hice fue callar y apartarme a un lugar yo sola para reflexionar.

niña dinero
Foto: Shutterstock

CIUDAD DE MÉXICO. Una madre o un padre no puede hablar de futuro sin dejar de incluir a sus hijas e hijos. Es en ellos donde se tiene la oportunidad de sembrar para dejar buenos frutos que ellos mismos disfrutarán. Y una de la semillas que hay que depositar y hacer crecer es la buena administración del dinero.

Resulta que mi hija debía ir a un campamento. Todos sus alimentos iban cubiertos; sin embargo, consideré importante darle efectivo por se se presentaba cualquier imprevisto. Normalmente mis hijos reciben dinero de mi parte bajo el acuerdo y el propósito de que desarrollen el hábito del ahorro.

Así que, en teoría, una parte del dinero que reciben, deberían guardarlo para su ahorro. Para mi sorpresa, los 500 pesos que entregué a mi hija se fueron enteritos en Cheetos, una fritura empaquetada muy conocida en México que se vende en todas las tiendas y súper mercados del país.

Cursa la eClass: Claves para unas finanzas sanas en Dalia Empower

El poder seductor del billete que lleva el retrato de la pintora mexicana Frida Kahlo y la lejana distancia que la separaba del ojo vigilante de su madre, fue la mezcla irresistible que provocó que mi hija destinará ese dinero a pagar una ronda de Cheetos para todos sus compañeros del salón de clases.

Como mamá, sí, me equivoco muy seguido, y de los errores me gusta sacar algún aprendizaje. Por lo tanto, de esta experiencia obtuve algunas lecciones que quiero compartir contigo con el objetivo de aprender juntas a guiar mucho mejor a nuestras hijas e hijos en el manejo del dinero.

  1. Establece prioridades. El corazón de tu hija o hijo vale mucho más que todo el dinero del mundo. El dinero viene y va; el corazón lastimado de nuestros hijos no. Lo primero que tuve que hacer tras enterarme de lo que había sucedido con el dinero que le entregué a mi hija, fue tomar distancia de ella. Sentí mucho enojo y como buena madre enojada sé que puedo hacer o decir cosas de las que más tarde me arrepentiré. Me aparté y no dije nada. Aleccionar con enojo puede resultar quizá efectivo en términos de aprendizaje, pero la forma en que nuestros hijos van a leer esto será: a mi mamá le importa más el dinero que yo. Nuestros hijos tienen que saber que valen mucho más que el dinero para sus padres. Esto aplica para cuando chocan el auto, rompen el joyero carísimo o pierden un juguete costoso.
  2. Establece el aprendizaje que deseas que adquiera. Por ejemplo: quieres que aprenda sobre cómo gastar el dinero, buena administración, ahorro, inversión, etcétera. En mi caso, creí importante hablarle sobre valorar el trabajo que hay detrás de la obtención del dinero. Platiqué con ella sobre el tiempo que toma conseguir ese pedacito de papel que decidió gastar en botanas.

Lee más: La violencia invisible contra las mujeres: el control del dinero

  1. Escucha para entender, no para responder. Al permitirme escuchar por qué había actuado de esa manera, pude ver su lado de la historia. Para ella en ese momento fue importante compartir con sus compañeras y compañeros. Fui entonces consciente de que unos "Cheetos" valen muy poco en comparación con un corazón generoso. No obstante, también concluí que había que trabajar con ella en la manera más consciente y respetuosa en la que puede ejecutar su generosidad. Todo esto sin destruir sus valores por un evento en concreto.
  2. Valora los errores; equivocarse es aprender. Tanto mi hija como yo aprendimos una de la otra. Yo entendí su necesidad de compartir y mostrar generosidad. Ella comprendió la importancia de saber gastar bien el dinero y de aquilatar el trabajo detrás de él. Seguramente hay mil formas de mostrar generosidad y en mi mente los "Cheetos" no aparecían ni por error; sin embargo, para ella fueron una oportunidad para mostrar su generosidad.

Dicho esto, miremos hacia adelante como madres o padres y estemos dispuestas y dispuestos a aprender.

Cuéntame qué vivencias has experimentado en relación con tus hijos y el dinero. Me dará mucho gusto compartir contigo este camino hacia unas finanzas personales sanas. Yo soy Yuri Franco, especialista en finanzas personales y puedes encontrarme en redes como @soyyurifranco.

* (Las opiniones expresadas por la autora de este espacio no representan la visión ni la postura de Dalia Empower)

Artículos Recientes

7.5.2022, 11:24

Alicia Arias, una 'velocista' financiera que abre la pista a otras mujeres

7.5.2022, 7:33:

La futbolista ‘Vero’ Boquete desarrolló la resiliencia en una cancha

7.1.2022, 7:34:

El ABC para que las empresas ganen la certificación en igualdad y no discriminación

Redes Dalia

logo dalia

Un proyecto global de educación continua que apoya a las mujeres a alcanzar sus metas personales y profesionales.

Suscríbete al newsletter

Recibe en tu correo el contenido que informa, inspira y te conecta con mujeres de nuestra comunidad