3 razones por las que la inflación afecta más a las mujeres

Algunas organizaciones están utilizando el término en inglés “she-flation” para referirse al impacto diferenciado que la inflación tiene en la población femenina.

inflación mujer.jpg
Foto: Shutterstock

CIUDAD DE MÉXICO. En los últimos meses hemos escuchado hablar de la inflación y la forma en que los precios se han incrementado de manera considerable en todo el mundo, como resultado de la pandemia de COVID-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania. Y la inflación, como muchos otros fenómenos económicos, impacta de manera diferente a las mujeres que a los hombres.

Empecemos por explicar que la inflación se mide según el cambio de precios que tienen los bienes y servicios de una economía durante un periodo de tiempo. Para el caso de México, la inflación se mide tomando como base los 299 bienes y servicios de mayor consumo que se encuentran en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), explica la organización México Cómo Vamos.

“Una inflación controlada permite mantener el poder adquisitivo de los individuos, al mismo tiempo que incentiva la producción de bienes. Una inflación demasiado baja es tan mala como una inflación demasiado alta: si es muy baja, los comerciantes pierden interés en ofrecer sus bienes, y si es demasiado alta, los individuos reducen su capacidad de compra”, señala.

La meta de inflación fijada por el Banco de México -el banco central del país, encargado de establecer los mecanismos que garanticen la estabilidad en la política monetaría de la nación- es de 3% con una variación de más/ menos 1 por ciento. En contraste, para la primera quincena de junio de 2022, la inflación en el país fue de 8.16%, una cifra no vista desde 1998.

Cursa la eClass de Dalia Empower: Claves para unas finanzas sanas

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que la inflación como se encuentra actualmente podría prolongarse hasta octubre o noviembre de este año, por lo que se mantendrán las medidas que se han tomado para intentar controlarla, como son los subsidios fiscales de 100% a las gasolinas y el diésel.

Como es obvio, una inflación tan alta encarece los precios de la canasta básica y de todos los bienes y servicios, mermando el poder adquisitivo de las personas, lo cual quiere decir que con el mismo monto de dinero compran cada vez menos artículos o servicios. En pocas palabras, su dinero vale menos. Sin embargo, la inflación no afecta a todas las personas de manera pareja; las mujeres experimentan un mayor impacto y por ello se ha ha popularizado el término en inglés she-flation para hacer referencia a este fenómeno.

¿Por qué el incremento de los precios afecta de manera diferenciada a las mujeres? Por 3 razones principales:

1. Impacta más en hogares de menos ingresos

“La inflación, lo que hace es comerse los salarios, y obviamente al comerse los salarios, afecta a los más pobres y ¿quiénes son los más pobres?, pues las mujeres”, explicó la economista Carmen Ponce en entrevista para Dalia Empower, el proyecto de educación continua que ayuda a las mujeres a lograr sus metas a través del aprendizaje de life skills.

Señaló que la inflación ha afectado principalmente a alimentos, en contraste con los energéticos, que han podido mantenerse en precios estables debido a los subsidios que ha establecido el gobierno mexicano. Como resultado de esto, quienes se ven más afectadas son aquellas personas que perciben menos ingresos.

Los hogares distribuyen sus recursos de manera distinta, según la cantidad de dinero que tengan, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco). Mientras que aquellos que tienen menos ingresos destinan 50% de su gasto a cuestiones básicas como alimentos o bebidas, quienes perciben más ingresos destinan 20% a esos rubros.

“Dado que la inflación actual es más pronunciada en bienes alimenticios y agropecuarios, estos incrementos afectan más a quienes asignan una mayor proporción del gasto a esos productos, es decir, los hogares con menos recursos”, indica.

Esto es especialmente importante porque el ingreso promedio trimestral en los hogares que son liderados por mujeres es de 14 mil 860 pesos, mientras que en los que son encabezados por hombres es de 22 mil 618, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2020.

“La inflación está feminizada porque bueno, el eslabón más débil de esa cadena salarial es la mujer y, por supuesto, las jefas de familias y, entonces, para ellas acceder a la canasta básica es casi imposible con una inflación de estas características”, indicó Ponce.

Cursa la #masterclass de Kirén Miret: Diversificarse para crecer; solo en Dalia Masters

2. Baja participación económica y brechas salariales

Sumado a que los hogares con menos recursos económicos tienen más dificultades, las mujeres enfrentan otras problemáticas económicas que las llevan a verse afectadas más que los hombres. Por ejemplo, las brechas salariales.

Las mujeres ganan 13.57% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo de acuerdo con el Imco. Por cada 100 pesos que gana un hombre una mujer obtiene 86.43 pesos. Es decir, tienen menos recursos para poder solventar sus gastos.

Además, ellas se concentran entre los grupos con menores ingresos económicos, lo que abona al tema de desigualdad, indicó la economista.

“Muy simple: el nivel salarial de las mujeres está por debajo de los hombres, tanto en el tema de desigualdad salarial como en el tema de brecha de género. En el tema de desigualdad salarial, si tú revisas las cifras, los niveles de salario, hasta un salario mínimo, hasta dos o hasta tres o más de cinco, las mujeres se concentran en el nivel de abajo. De uno a dos salarios mínimos, ahí predominan las mujeres", detalló.

En el país, 72.94% de las mujeres que trabajan, ganan hasta dos salarios mínimos (11 millones 561 mujeres) En contraste, 64.61% de los hombres que laboran cuentan con ese mismo nivel de ingresos (21 millones 969 mil 271 hombres).

A estos datos se agrega que apenas 1.11% de las mujeres ocupadas (168 mil 676 de ellas) ganan más de cinco salarios mínimos, contra 1.69% de hombres ocupados que ganan lo mismo (577 mil 361 de ellos).

Esta situación se agrava más todavía porque 1.49% de las mujeres mayores de 15 años están desocupadas (782 mil 549) y 56.35% no están activas económicamente, es decir, por alguna razón no tienen empleo ni están buscando uno (29 millones 520 mil 183).

En el caso de los hombres 2.63% están desocupados y 24.24% están inactivos.

Lee también: 7 herramientas para ahorrar dinero si no planeaste tus vacaciones

3 . Generación de empleo y mejoras salariales, sin atención

Carmen Ponce explicó que para intentar controlar la inflación, el Banco de México ha venido subiendo las tasas de interés. ¿Esto que significa? Significa que sube las tasas de interés en préstamos, lo cual se traduce en que pedir un crédito -de nómina, de auto, casa, o de cualquier otra naturaleza- es más costoso. El objetivo es que las personas gasten menos, consuman menos y con ello se frenen los precios.

Pero las personas ven cómo la inflación se termina por comer sus salarios y sin posibilidades de negociar para mejorarlos, pues la política monetaria dicta también el control de los aumentos salariales para controlar el consumo. Esto nuevamente afecta más a las mujeres, por ser quienes perciben menores ingresos.

“Una tasa de interés a la alza, lo que hace es que inhibe la actividad económica [...] dicen que esa tasa de interés efectivamente va a reducir la inflación, pero ¿a costa de qué? A costa de comerse la actividad económica, de reducirla, y a costa de reducir la capacidad de compra de los y las trabajadoras, y sobre todo, de las trabajadoras”, indicó.

Lee más: ¿Por qué México consiguió su mejor evaluación en paridad de género en reporte del WEF?

En ese sentido, Carmen Ponce subrayó que México debe efectivamente trabajar para controlar los precios, pero también por incrementar los salarios porque ya se ha visto, afirmó, que no generan avances en la inflación. La tercera vía y no menos importante, es generar más empleos.

El pasado 23 de junio, Banxico elevó la tasa de interés a 7.75% -un alza histórica- en lo que fue el noveno incremento consecutivo para tratar de desincentivar las compras, incentivar el ahorro y evitar que la moneda pierda valor. Pero a diferencia de los bancos centrales de otros países, que tienen la doble misión de mantener la estabilidad de precios y procurar la creación de empleos, en México esto último no es así, advierte México Cómo Vamos.

“Ya se demostró que los salarios no determinan los precios", dice la economista Carmen Ponce. "¿Qué implica atacar el problema del lado de la oferta? Generar más empleos, dar a las mujeres su apoyo de trabajo de cuidados, dar a la mujer niveles salariales sin discriminación, reducir la brecha de género. Eso ayudaría muchísimo a combatir la inflación porque las mujeres tendrían capacidad de compra, capacidad de expansión del mercado interno muy importante”, advirtió.

Artículos Recientes

August 18, 2022

Bárbara Anderson: una argentina que cambia a México

August 18, 2022

Empresas tienden a subestimar a las mujeres y creen que es más fácil retenerlas

August 17, 2022

4 estados donde las mujeres tienen más oportunidad de crecer en México

Redes Dalia

logo dalia

Un proyecto global de educación continua que apoya a las mujeres a alcanzar sus metas personales y profesionales.

Suscríbete al newsletter

Recibe en tu correo el contenido que informa, inspira y te conecta con mujeres de nuestra comunidad