avatar

Ingrid Medina

Los errores que se comenten en la transición a un puesto nuevo de liderazgo a veces nos toman por sorpresa. Los jefes deben tener en cuenta los retos a los que se enfrenta una persona que maneja gente por primera vez, y no asumir que los soft skills requeridos son intuitivos.

La transición al manejo de la gente requiere de un ajuste de habilidades que son diferentes a las que manejas cuando trabajabas sola y esto puede ser frustrante para tu equipo, para tus jefes y para ti misma – no hay que preocuparse, es un fenómeno común, pero si hay que ocuparse-.

Cada paso en tu carrera será diferente, cada puesto será diferente, debes comprender que tus responsabilidades cambian y que el cambio no será sencillo y natural porque este requiere trabajo no sólo tuyo sino también de los que te rodean. En Dalia pensamos que hoy día los puestos de trabajo se han vuelto tan complejos que no podemos dejar el desarrollo profesional sólo en manos de un jefe, y que usar las herramientas formales e informales como aprendizaje presencial o en línea o bien escoger mentores acelerará tu desarrollo como líder de un equipo.

Las 3 cosas indispensables que debes cuidar en tu transición a un puesto nuevo manejando gente son:

Construir relaciones de confianza con tu equipo y con tus colegas. Es normal pensar que tienes mucho trabajo como para ocuparte de esto, pero además de la relación con cada miembro de tu equipo, construir relaciones con tus colegas y una red en otras áreas o ciudades será clave para el logro de tus objetivos sobre todo en las organizaciones matriciales de hoy.

one on one

Tener claridad -tú y tu jefe- de tus objetivos y de los retos del nuevo puesto. Para esto crea una disciplina de seguimiento a objetivos semanales con tu equipo y un reporte con tu jefe donde muestres los avances cada mes. Las mujeres tendemos a no hablar de lo que logramos, si este es tu caso puedes crear un sencillo semáforo con cada objetivo y las acciones claves del mes para mostrar los avances.

-Buscar feedback o retroalimentación. Es fácil para unos y puede ser muy difícil para otros pedir feedback, pero nadie se desarrolla y crece solo con la propia iluminación. Recuerda que cada empresa tendrá su cultura y sus propios sesgos conscientes o inconscientes, tómalo con filosofía y disfruta entendiendo estas reglas informales que mueven los hilos de tu empresa. Recibe el feedback y toma lo bueno para adaptarte a la cultura.

Finalmente, todos los días -sin excepción- cuestiónate si cada miembro de tu equipo tiene un trabajo retador y asegúrate de que poco a poco apoyas en la solución de los conflictos ya que estos son la principal fuente de desmotivación de tu equipo. Ponte en acción.

_____________________________________________________________________

Ingrid Medina es facilitadora del programa Women in Leadership, Manejo de equipos en tiempos de cambio. Ha sido directora de Recursos Humanos en multinacionales y se ha especializado en el manejo del talento, cultura e inclusión y en la asesoría a emprendedores en sus procesos de management y productividad.

Si quieres formar parte de este Programa, inscríbete aquí. 

Si quieres más información, síguela en LinkedIn