avatar

Cecilia Fernandez

Ya hemos estado avanzando con paso firme en tomar las riendas de nuestras finanzas personales. Empezamos conociéndonos a nosotras mismas para poder determinar qué tipo de inversionista podemos ser: amante o adversa al riesgo y así decidir cuál sería mi mejor decisión entre la amplia gama de alternativas de inversión: instrumentos de deuda fija, de renta variable, bienes raíces, derivados, etc.  

Una vez que identificamos el tipo de inversionista que soy, es necesario tener Voluntad para Aprender a administrar los recursos financieros, Llevar un control ordenado de mis ingresos y gastos conforme a un plan previamente detallado y finalmente Ejecutar las acciones que he decidido. A estas acciones las he denominado “se VALE” tener mis finanzas en la mente.

Este proceso no es una actividad que se realiza en un cierto momento y nunca más. No lo veamos con un objetivo de principios de año o cosas por hacer en lunes.  Por el contrario, llevar tus finanzas es una actividad que requiere de un seguimiento y de una evaluación constante en la que es importante preguntar: ¿He hecho lo que planeaba con mis finanzas?, ¿he obtenido con mis decisiones financieras los resultados que esperaba? ¿ha cambiado mi situación financiera de tal forma que necesito replantear mis expectativas de inversión?

Te propongo ahora cinco tips para llevar mejor tus finanzas:

1.Dedícales tiempo.  Nadie verá por tus finanzas mejor que tú.  No se espera que seas una experta financiera pero si puedes dedicar tiempo a revisar literatura al respecto que te ayudará a entender las alternativas que el mercado te ofrece y seleccionar la mejor para ti.  También te puedes acercar a profesionales que te den sus comentarios y propuestas. Eso sí, no olvides que la decisión es tuya y el dinero también, por tanto, es tu responsabilidad tomar decisiones informadas y asumir las consecuencias (positivas y negativas).

2.Cuida tus “ingresos” y “egresos”.  Generalmente nuestros ingresos suelen ser más estables o variar menos que nuestros egresos.  Si este es el caso, revisar el ingreso puede no ser tan importante como analizar (semanalmente si es posible) la relación entre nuestros ingresos y gastos.  Esto lo haremos de acuerdo al presupuesto que hayamos establecido previamente, el cual nos ayudará a llevar un orden en los gastos, corregir posibles desviaciones y tener la mirada en aquellos logros que deseamos para el futuro.  No hay nada peor que dejar que nuestras finanzas vayan a la deriva, sin control.

3.Revisa la situación de tus “deudas”. Debemos recordar que las deudas, ya sean de corto o de largo plazo, fueron la mejor decisión posible ante la situación que prevalecía, pero como bien hemos dicho, el tiempo transcurre y puede ser que ahora, las condiciones de nuestra deuda no sean las óptimas o convenga revisarlas.  Puedes intentar liquidarla si es posible, o al menos consolidarla o por el contrario, si aún sigue con buenas condiciones, lo conveniente será mantenerla como está.  Para no comprometer los flujos futuros, lo recomendable es tener máximo el 30% de tus ingresos en deuda.

4.Cuida tus “ahorros”. Igual que sucede con las deudas, debemos revisar el estado de nuestros activos como son: dinero en efectivo, inversiones financieras, bienes inmuebles, seguros, etc. No sólo la forma en que los activos que ya tenemos se están comportando, sino la forma en que estamos incrementando nuestro ahorro a lo largo del tiempo y si lo estamos diversificando bien (Recuerda el dicho popular:  “no poner todos los huevos en la misma canasta”). Habrás notado que incluí los seguros dentro de tus ahorros. Muchos podrían considerar que el contratar un seguro constituye un gasto, pero no es así, es más bien una inversión o una protección para la misma.

5.No olvides tus “objetivos de corto y de largo plazo”.  Es importante que tengas objetivos y retribuciones de tus acciones a corto plazo porque eso te dará los ánimos para seguir en la ruta correcta. Si tu objetivo es demasiado lejano podrías desmotivarte en el camino. Por eso es importante que al trazar tus planes, tengas claro tu objetivo de largo plazo sin despreciar los pequeños objetivos que puedes ir cumpliendo a lo largo del tiempo.

Como te habrás dado cuenta, estos cinco puntos son muy sencillos, accesibles y te permitirán estar al día de tu situación financiera.  Se VALE tener las finanzas en mente y tomar las acciones necesarias para conseguir los mejores resultados posibles, que nos permitan alcanzar nuestras metas.

______________________________________________________________________

Acerca de la autora

Cecilia Fernández es economista del ITAM, con maestría en Administración y especialidad en Dirección General en esta misma institución. Está cursando el programa de Doctorado en Educación por la Universidad de San Luis Potosí. Trabajó durante 10 años en el área de Financiamiento Corporativo de Casa de Bolsa Bancomer, y se desempeña como asesor externo en áreas de Financiamiento y Bursatilización de Activos. Lleva más de 20 años dedicada a la actividad docente, siendo actualmente profesor de asignatura en Universidad Panamericana de materias de economía y finanzas y en la Universidad Anáhuac en sus programas de maestría en línea.