avatar

Isabel Rojo

Especialista en Comunicación y Psicoanálisis

A veces pensamos que las grandes enseñanzas están en la escuela, en las materias difíciles y en las calificaciones perfectas; pero al paso de los años uno se da cuenta de que la verdadera capacidad de aprender no está en el salón de clases o en un horario determinado; está dentro de nosotras mismas y se manifiesta como una actitud de vida que permite ampliar la realidad y disfrutarla el doble.

Actualmente, las habilidades técnicas no son suficiente para desarrollar un trabajo. Es necesario adquirir otras destrezas que te permiten ser resiliente y moverte entre distintas funciones y áreas. Si quieres ser dueño de tu propio crecimiento es necesario que aprendas a aprender para construir quién eres hoy y cómo puedes impactar positivamente en este mundo.

1. Observa: El mundo tiene varias capas y por lo general sólo podemos ver las más superficiales. Aquellas con las que nos formamos una idea de qué son las cosas y para qué sirven. Este ejercicio de síntesis evita que nos volvamos locos procesando las toneladas de información que cada elemento tiene para mostrarnos. Sin embargo, si miramos con atención nos damos cuenta de que todo está interrelacionado y accesible al curioso que quiere entenderlo y apropiárselo. Observa y pregunta, y el mundo te revelará sus secretos.

2. Fija tus objetivos: De ese mundo que observas, decide qué parte quieres o necesitas abarcar. Si identificas a dónde quieres llegar, podrás trazar el camino y qué herramientas necesitas para transitarlo. Así te será más fácil medir los avances y evitar la tentación de renunciar que produce la frustración de acercarse a algo nuevo.

3. Piensa en lo que aprendes: Cuando procesamos grandes cantidades de información es fácil saturarnos y dar por entendidas algunas cosas para poder avanzar. Sin embargo, estas lagunas eventualmente dejan huecos en los que entra la confusión o que simplemente hacen difícil retener o metabolizar el proceso completo de aprendizaje.

Es importante pensar si verdaderamente estás entendiendo. Si hay alguien que pueda ayudarte a aclarar algunas cosas o necesitas más contexto para complementar la información, hazlo. No lo dejes pasar.

watching

4. Reflexiona acerca de lo aprendido: No se trata simplemente de aproximarse a los conceptos o las cosas. Aprender es crear nuevos caminos sinápticos que podemos relacionar con conocimientos pasados conscientes o inconscientes; para eso es importante el silencio. Sí, así tal cual. Tomar distancia del objeto y dejar que la mente en calma encuentre sus propios cauces. Por eso a veces nos llegan las mejores ideas cuando estamos en la regadera, corriendo el maratón o en los sueños. Esto también explica por qué cuando estamos deprimidos, preocupados o enojados no podemos ni retener ni producir nuevos pensamientos. Nuestra cabeza está secuestrada por la angustia.

silencio

Observar, enfocar, pensar y reflexionar son el kit básico que no puede faltar en el portafolio de cualquier experto en las artes del mundo, capaz de crear y recrear la realidad a su conveniencia. No se trata de un despliegue de inteligencia o de datos duros. Quienes tienen la capacidad de aprender a aprender encuentran en cada cosa un pretexto para fascinarse y conocer en lo más profundo a su entorno.

Aprender es tener la capacidad de interrelacionar distintos campos para construir algo nuevo que en términos simbólicos, te pertenece. Si practicas este deporte como estilo de vida, felicidades; en cualquier momento te encontrarás con un tesoro que podrás compartir con otros. Si aún no te has familiarizado con él no te preocupes. Aprender a aprender es una habilidad noble que se practica todos los días y en todo lugar.