Power

Pobreza, el gran obstáculo de las mujeres para una menstruación digna en México


pobreza-unsplash
Foto: Belle Maluf / Unsplash

Más de 40% de las mexicanas en edad de menstruar tiene que elegir entre alimentarse o adquirir un artículo para acceder a una menstruación digna.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast …

CIUDAD DE MEXICO. Las más recientes acciones de un colectivo de mujeres para lograr que el uso de productos de higiene menstrual deje de ser un lujo en México, no se trata solo de poner un piso parejo al tema del impuesto al IVA o de que estos artículos sean gratuitos por una mera ocurrencia, sino de terminar también con la pobreza menstrual, que afecta a más de 40% de las mexicanas en edad de menstruar, es decir, que tienen que elegir entre alimentarse o adquirir un artículo de esta naturaleza para acceder a una menstruación digna.

La pobreza menstrual se deriva de la incapacidad económica para comprar productos de higiene menstrual y afecta a 42.2% de las mujeres en edad de hacerlo, de acuerdo con las últimas estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Aprende con la instructora Paola Rojas en Dalia Masters: El poder de la resiliencia

Estas mujeres se ven orilladas a recurrir a métodos precarios e inseguros para gestionar su menstruación como cartones, periódicos y telas. El escenario se agrava en zonas donde no tienen acceso a agua potable o a un baño para realizar su aseo personal.

En México, 42.4% de la población total femenina vive en condición de pobreza, según Coneval. Además, 17.2% de las mujeres vive con un ingreso que no le permite siquiera adquirir la canasta básica alimentaria (pobreza extrema por ingresos) y 19.5% tiene carencias en el acceso a servicios básicos de la vivienda como agua potable y acceso a duchas.

Intégrate a la e-class de Dalia Empower: Inteligencia Emocional

Para el colectivo feminista Menstruación Digna, integrado por 30 organizaciones de la sociedad civil y por personas a título individual, tener acceso pleno a estos productos es un asunto de derechos fundamentales y también de combate a la pobreza menstrual, un aspecto crucial que la sociedad no percibe y por ello rechaza las propuestas sobre la materia.

También puedes leer: Crisis de COVID-19 dejará a 47 millones de mujeres y niñas en pobreza extrema

La ruta que inició en 2020

El año pasado, en octubre, Menstruación Digna presentó la propuesta de eliminar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16% a productos de higiene menstrual para el Presupuesto 2021. Fue desechada por la Cámara de Diputados.

A finales de diciembre, un grupo de 169 diputadas y diputados presentaron una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra del IVA a los artículos. Aún se espera el resultado.

Actualmente el colectivo y las legisladoras que impulsan la iniciativa busca tener comunicación con Segalmex -el área de gobierno responsable de las canastas básicas alimentarias que se distribuyen en el país a personas de escasos recursos- para que a este paquete se agreguen productos de higiene menstrual como parte de la canasta básica de las mujeres, informó la diputada de Movimiento Ciudadano, Marta Tagle.

Lee más: 4 razones para eliminar el IVA a productos menstruales en México

Hacia grupos vulnerables

El objetivo es que la gratuidad sea dirigida en especial a mujeres pobres, mujeres en prisión, en condición de calle y a estudiantes de nivel básico.

“En muchas zonas del país se habla de condiciones en las que las mujeres no tienen lo básico, no tienen nada. Incluso son [de] comunidades que no tienen ni siquiera caminos para poder acceder. Es precario el acceso a agua potable en estos lugares, y son esos espacios justamente donde las mujeres no tienen para gestionar la menstruación de manera correcta”, comentó Tagle.

La legisladora se refirió también a las mujeres en prisión. "Porque parece que las persona que llegan a una cárcel pierden todos sus derechos y no debe ser así. Las mujeres presas no tienen acceso a lo básico, que son las toallas sanitarias, que se las tienen que proporcionar sus familiares. Y también hay que recordar que muchas mujeres en el sistema penitenciario son abandonadas por su familia”.

También se han planteado el objetivo de la gratuidad para las niñas que asisten a las escuelas en nivel básico. “Sabemos que también es un problema que se complica para las jóvenes que están en su periodo y no cuentan con los productos, y luego en la escuela tienen que ver cómo se las arreglan”.

Recomendamos: El embarazo adolescente reproduce pobreza y violencia, advierte la ONU

¿Dónde están las estadísticas?

Menstruación Digan también busca emprender la la generación de datos e información estadística con respecto al tema. Esto último es fundamental para entender el escenario en México, pero lamentablemente los estudios en la materia son escasos.

Una de las situaciones que enfrentó el colectivo al momento de elaborar la iniciativa para eliminar el IVA fue justo la falta de información. Sin eso, se vuelve complejo tomar decisiones y elaborar estrategias.

“Algo fundamental en la discusión que hemos estado dando, tanto en el Congreso como en los medios de comunicación, es que no hay datos en México sobre menstruación. Y es un eje que queremos trabajar: la generación de datos e investigación sobre la gestión menstrual, porque no sabemos a ciencia cierta las problemáticas de cómo viven las mujeres esta etapa, ni tampoco cómo los hombres la perciben”, expresó Paulina Castaño, investigadora de Fundar.

Entérate Escocia será el primer país que ofrecerá gratis productos menstruales

Otra ventaja de contar con información es el combate efectivo a lo que se ha denominado el analfabetismo menstrual. Esto se refiere a la pobreza educativa, cultural y social, que tanto mujeres como hombres padecen sobre el tema. Se trata de un problema estructural que acentúa los ya de por sí altos niveles de desigualdad de género en el país.

Bajo impacto fiscal

Paulina Castaño contó que cuando redactaron la iniciativa del IVA, una parte de la falta de información tuvo que ver con los datos de recaudación del gobierno federal a través de los productos de higiene menstrual.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) no publica esta cifra.

“Fue complicadísimo tener datos sobre cuál va a ser el impacto fiscal, por ejemplo”, dijo la investigadora.

“No tenemos un dato contundente acerca de cuánto estamos hablando o de cuántas niñas y adolescentes están viviendo menstruación”, agregó.

Por lo tanto, trabajaron con un estimado del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, con datos de 2019, y que asciende a poco más de 3,000 millones de pesos.

Añadió que de ser cierto el estimado, eliminar el IVA tendría un bajo impacto en las finanzas públicas, ya que solo representan 00.1% del total de ingresos tributarios del gobierno federal, que ascienden a 3 billones 200 mil millones de pesos anuales, según cifras de la Secretaría de Hacienda.

También puedes leer: Mujeres lanzan Nosotras Tenemos otros Datos contra la violencia de género

Martha Tagle consideró que la negativa a suprimir el gravamen se ha convertido en un asunto político para el gobierno.

“Pese a que representa una mínima proporción de la recaudación total, ellos están enfocados en no perder recursos, porque dicen que no tienen de dónde compensarlos”, añadió.

Impuestos con perspectiva de género

Tagle destacó que es de vital importancia que en el poder judicial se discuta la política tributaria con perspectiva de género, y por esa razón interpusieron la acción de inconstitucionalidad en el cobro del IVA a los productos de higiene menstrual.

Rechazó tajantemente que la medida busque beneficiar a las grandes empresas que producen estos bienes, razón que han esgrimido algunos legisladores opositores a la medida y explicó que el verdadera objetivo es ayudar a las mujeres vivir dignamente esta etapa.

“Existe tasa cero en alimentos y nadie dice que lo que se busca es beneficiar a las transnacionales, sino a los hogares mexicanos. Igual con las medicinas, tienen tasa cero, pero nadie afirma que el objetivo es beneficiar a las farmacéuticas. Con la tasa cero a bienes de higiene menstrual se busca la mismo, beneficiar a la población femenina, no a empresas en específico”, dijo Tagle.

“Si bien la tasa cero beneficia a las empresas, pero hay un beneficio muy particular a grupos vulnerables. ¡No entendemos!", expresó Castaño.

Con la acción de inconstitucionalidad a la espera en el máximo tribunal, el colectivo tiene esperanzas de sentar un precedente porque se sometería a discusión por primera vez la política tributaria desde una perspectiva de género.

“Ojalá la corte le entre porque estará interesante ver cómo [los ministros] discuten la forma en que los impuestos pueden tener una carga discriminatoria con respecto al género. Por eso hicimos este esfuerzo con la sociedad civil para presentarla y estaremos muy pendientes. Incluso, la discusión que se pueda dar en la parte procesal respecto si se acepta o no”.

La experiencia en otros países

La investigadora de Fundar explicó que tomaron como base para su iniciativa el caso de Colombia, ya que su política tributaria es similar a la mexicana. En el país sudamericano el proceso se dio en dos etapas, el primero llevó a que el IVA se redujera de 16% a 5% para las toallas higiénicas y tampones; hasta que finalmente en 2016, con una decisión de la Corte Constitucional de aquel país, se tumbó el IVA hasta lograr la tasa cero.

“En la región, Colombia ha logrado muchísimo. En una primera batalla que ellas dieron se disminuyó esta tasa me parece que a 5% y después volvieron a dar la batalla y se logró en 2016 eliminar por completo el IVA”, comentó.

Latinoamérica encabeza las protestas contra la violencia de género

La analista en impuestos de Fundar añadió que Argentina, España y Suiza presentaron diversas iniciativas para eliminar el IVA a productos de gestión menstrual y van alrededor de 20 países que lograron disminuir su tasa o la llevaron a cero.

En el caso del gobierno del Reino Unido, el cambio fue posible tras concluir el periodo de transición del Brexit y la ausencia de una ley de la Unión Europea que exige el IVA sobre los productos sanitarios.