Power

Las diputadas afromexicanas son una aguja en un pajar


diputadas afromexicanas_ cortesías.jpg
María del Rosario Merlín y Araceli Ocampo fueron reelectas como diputadas en junio pasado. Ambas son originarias de la Costa Chica, en Guerrero. Foto: Cortesías

En la próxima legislatura, que inicia en septiembre, seis personas afromexicanas ocuparán una curul la Cámara de Diputados; cuatro de ellas son mujeres.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. Buscar a las diputadas afromexicanas que resultaron electas en las pasadas elecciones del 6 de junio en el país es como buscar una agua en un pajar, pues pese a ser solo cuatro mujeres que representan a este grupo poblacional minoritario en la Cámara de Diputados - integrada por 500 legisladores-, encontrarlas es toda una tarea, incluso hasta para los mismos partidos que las candidatearon.

Este año el Instituto Nacional Electoral (INE) estableció como una acción afirmativa que cada uno de los partidos políticos o alianzas postularan cuatro personas afromexicanas (tres por mayoría relativa y una por representación proporcional) para que este sector de la población tuviera representación en el Congreso.

Dalia Empower lanza la clase magistral Skirt the rules: de emprendimiento a Unicornio, de Dalia Masters, con Silvina Moschini

Se esperaba que al menos cuatro personas resultaran ganadoras; sin embargo, de acuerdo con el Reporte de Acciones Afirmativas del INE fueron seis, de las cuales cuatro son mujeres y dos son hombres.

El partido político que obtuvo la mayor cantidad de diputaciones afromexicanas fue Morena, con cuatro personas; dos mujeres y un hombre. No obstante, para encontrar a las dos legisladoras electas, Dalia News+Media consultó de un vocero a otro -que poco sabían de sus propias representantes- para finalmente dar con ellas.

En tanto, el PAN y el PVEM también cuenta con una diputación afro de manera respectiva.

Morena finalmente logró identificar a sus dos diputadas electas, quienes, de hecho, obtuvieron el triunfo electoral en junio pasado por reelección. Es decir, hoy son parte del actual Congreso y continuarán con su trabajo en la siguiente legislatura que inicia en septiembre próximo.

Cursa el Taller de Dalia Empower El Arte de la Negociación


María del Rosario Merlín

María del Rosario Merlin- cortesía.jpg

Foto: Cortesía

Su voz es titubeante al otro lado del teléfono. Anda entre trayectos de un lado hacia a otro y en el poco tiempo que tiene responde las preguntas.

Nació en la Costa Chica, Guerrero. Ella y su familia son de la zona y creció entre bailes, donde una canoa es usada como tarima (tradicionales de la zona), cuenta.

Unos minutos antes admite que no sabía que la habían postulado por la acción afirmativa. Ella postuló, fue electa, pero nadie le avisó que al realizar su registro oficial habían anotado su origen afromexicano para tener la cuota cubierta; no cuando menos hasta antes de la llamada para responder sobre sus raíces.

“Éramos chinas, chinas. Esos chinos cerrados. Y mi mamá nos trenzaba; sufríamos muchos cuando nos trenzaba y llorábamos mucho para extender esos chinos y llorábamos. Nos rapaba seguido a coco, así fue que nos empezó a salir el chino más despegado”, narra una anécdota de su niñez.

Lee más: A pesar de acciones afirmativas, diputadas indígenas electas son pocas y poco visibles

Además de trabajar en la política y ser activista, dice, es maestra de danza afromexicana, pues considera que así se puede transmitir la cultura y contar la vida.

Sin embargo, para ser profesora en ese arte tuvo que buscar y buscar. En algunos lugares aprendía pasos, en otros aprendía historia y en otros más convivía con personas muy adultas que tenían más conocimiento de las raíces. Los estados de Guerrero, Oaxaca, así como institutos de artes, fueron algunos de los puntos que recorrió.

Esa búsqueda, asegura, la combinó con otras actividades como ser misionera de Jesús Sacramentado cuando aún era menor de edad, con la que acudía a algunas poblaciones serranas a llevar ayuda alimentaria.

Pero la misión duró muy poco tiempo, sus papás la regresaron y obligaron a seguir sus estudios sin saber que ese camino la llevaría a ser catedrática y luego a desempeñarse en la política.

“Entro [a la política] obligada a participar, cuando vemos muchas injusticias en Guerrero. Cuando se da la masacre de Aguas Blancas y la masacre del Charco, a muchos compañeros indígenas los matan y aprehenden a los que quedan vivos”, dice.

Lee también: Mujeres serán mayoría en 10 congresos locales

Su hablar es más fluido, más rápido. Se emociona al contar esas épocas y en dar detalles de la forma en que visitaba la cárcel y le pedían que buscara un escaño en el Congreso; o la manera en que las viudas de las matanzas la buscaron. Allí deja pasar el tiempo mientras habla, aunque la siguiente cita ya la esté esperando.

Ha sido diputada local de Guerrero (2000-2003) y dos veces diputada federal (2012-2015 y 2018-2021) cargo que ocupará por tercera ocasión a partir de septiembre próximo.

Para ella, las leyes mexicanas ya están listas, cuando menos la mayoría, pero la principal carencia está en su incumplimiento por parte de los funcionarios públicos.

Cuenta anécdotas de cómo a sus compañeras afromexicanas, vestidas con sus trajes típicos, les permiten abordar un avión hasta que hayan subido el resto de las personas.

“Ha sido toda una lucha que no hemos logrado. Mucho ha sido letra muerta porque lo escribimos, lo proclamamos, lo legalizamos, pero hay funcionarios que no tienen siquiera el más mínimo conocimiento de estas iniciativas. Tan solo el principio del trato humano. No necesitamos legislar tanto; con que tengan ese principio y el respeto a la misma raza humana”, aseguró.

Lee también: Aumenta número mujeres y da resultado acciones afirmativas para Cámara de Diputados


Araceli Ocampo

Araceli Ocampo - cortesía.jpg

Foto: Cortesía

Su familia es de la Costa Chica de Guerrero. De lo primero que habla cuando se le pregunta por sus orígenes es sobre la cultura, la costumbre, la gastronomía y las palmeras en las huertas de su abuelo, a donde acudía de pequeña para ayudar a vender cocos.

De la cultura afromexicana habla orgullosa aunque poco. Cuando narra su vida sin desenfado es al momento de abordar su paso por la política.

“Yo siempre digo que soy de izquierda de sangre; lo traigo en la sangre toda vez que tuve que mi abuelo Pedro Campo García fue revolucionario; compitió al lado del general Zapata siempre por los más vulnerables”, se arranca contando.

Recomendamos: Violencia política de género en México: desde todos los frentes

Menciona que su papá era luchador social, por lo que en su casa se hacían algunas reuniones clandestinas, que el gobierno intentó reprimir.

“De pequeña me mandaba mi mamá a repartir volantes. Iba yo casa por casa a escondidas. Me acuerdo que mi papá traía revistas chinas, revistas de Cuba, revistas de izquierda y me ponía a repartirlo en las casas”, narra. Ahora, compara, lo hace con los periódicos de Regeneración Nacional que edita su partido, Morena.

Antes de llegar al partido, cuidó casillas desde los 18 años. Fue fundadora junto a su papá del PRD y luego ambos transitaron a Morena. Por eso cuando llegó la postulación a un cargo lo consideró una oportunidad justa.

Te puede interesar: Ganaron las elecciones aun con señalamientos por violencia contra mujeres

Ocampo es diputada actualmente y fue reelecta en su distrito 2 de Guerrero, por lo que repetirá en el cargo en la próxima legislatura.

Habla mucho de los pueblos indígenas y afromexicanos como uno solo, y al preguntarle sobre las necesidades, se enfoca en que deben tener la capacidad de autodeterminación.

“Ese derecho a decidir y mantener la legislación y su propia normatividad; ha habido muchos problemas para que ellos puedan acceder a esa justicia”, afirma.

Para ella ha habido avances, como una ley de educación intercultural o días del huipil, pero insiste una y otra vez que lo más importante será la autodeterminación.


¿Quieres aprender nuevas habilidades para el éxito? Hazlo en Dalia Empower

Dalia Masters, clases maestras en línea y on demand con grandes personalidades

*Skirt the rules: de emprendimiento a Unicornio
Con la primera mujer en hacer de su startup un 'unicornio' en AL, Silvina Moschini

*Edición Especial: Ser Mujer, En nuestras propias palabras
Con 11 mujeres brillantes y diversas: Gabriela Warkentin, Vivir Quintana, Ophelia Pastrana, Martha Ortiz, Bárbara Mori, Laura Manzo, Alexandra Haas, Bertha González Nieves, Silvia Dávila, Olimpia Coral, Maca Carriedo

Storytelling: controla tu narrativa
Con los productores de la serie Monarca Billy y Fernando Rovzar

*El Poder de la Resiliencia
Con la comunicadora Paola Rojas

*Tu nombre, tu marca en el mundo
Con el chef Enrique Olvera


Otros programas y talleres

*Programa Women for Boards (forma parte de Consejos de Administración de alto desempeño)

*Taller El Arte de la Negociación

*Revisa también toda nuestra oferta de educación continua en Dalia Academy