Power

Simone Biles y la presión por ser perfecta


Simone_Biles_Rio_2016e (1).jpg

La gimnasta que lucha contra comentarios sobre los cuerpos de las atletas, platicó con la revista Vogue sobre el abuso sexual del que fue objeto. (Foto: WikImedia Commons/ Agência Brasil Fotografías)

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Con 30 medallas durante su trayectoria, Simone Biles es la mejor gimnasta de la historia. Sin embargo, durante su camino se ha enfrentado a dos realidades que también encaran miles de mujeres en el mundo: el abuso sexual y comentarios sobre su cuerpo.

Biles se prepara para participar en los Juegos Olímpicos de 2021-pospuestos durante un año por el COVID-19-, pero no siempre estuvo segura de hacerlo, reveló para la revista estadounidense Vogue, donde la gimnasta es la portada de agosto.

Te puede interesar la e-class: Cómo generar innovación a partir del entendimiento de mi cliente

Desde 2018, cuando denunció públicamente que fue una de las víctimas del abuso sexual perpetrado por el médico de la selección estadounidense de gimnasia, Larry Nassar, la joven no ha parado de exigir justicia para ella y todas las gimnastas. A la par, ha lanzado fuertes cuestionamientos y críticas hacia la Federación de Gimnasia Estadounidense.

Del abandono al trampolín

La vida de Biles no ha sido sencilla. Cuando nació, en 1997, su padre no estaba presente en la ecuación y su madre luchaba contra las drogas. A los tres años, ella y sus tres hermanos fueron recogidos por servicios sociales y llevados a hogares de acogida. Un año más tarde, su abuelo materno y su segunda esposa adoptaron a los menores, relata la revista estadounidense.

También te puede interesar el curso en línea: Planeación estratégica digital

Ahí nació la pasión por la gimnasia para Biles, quien pasaba horas en el trampolín de la familia, hasta que su abuela, Nellie, decidió inscribirla en un gimnasio local.

A los 14 años fue invitada al campamento de entrenamiento que tenían Bela y Martha Karolyi, quienes se encargaban de formar a las grandes gimnastas de ese país y que eran el único camino hacia las Olimpiadas en ese entonces.

En 2013, Simone ganó su primer Campeonato Nacional y desde ese momento ha sido consistente en sus triunfos. Durante las últimos Olímpicos en Río de Janeiro, Brasil, ganó cuatro medallas de oro y una de bronce.

"Sentía que debía ser perfecta"

Después de esos juegos el mundo se enteró que el médico de la selección de gimnasia, Larry Nassar, abusaba sexualmente de las gimnastas durante sus consultas médicas.

Dos años más tarde, en 2018, Biles anunció en redes sociales que ella también era una de las víctimas de Nassar.

“Sentí que lo sabía. Simplemente no quería admitir lo que había sucedido porque sentía que debía ser perfecta, sentía que eso era lo que Estados Unidos quería que fuera, perfecta. Porque cada vez que un estadounidense gana los Juegos Olímpicos, eres como el amor de Estados Unidos. Entonces es como, ¿cómo podría pasarle esto al amor de América? Así es como me sentía, como si estuviera decepcionando a otras personas con esto”, reflexionó para Vogue.

Desde entonces, la joven no ha dejado de levantar la voz en búsqueda de justicia. Su peso e influencia también han sido críticos para evitar que la violencia y el encubrimiento continúen al interior de USAG. Ella no quiere que con dinero se reparen los errores, quiere que se esclarezca qué sucedió, cuándo y quiénes sabían sobre lo que estaba pasando.

"No podemos sentirnos cómodos promoviendo nuestro deporte si tememos que algo así vuelva a pasar porque no están haciendo su parte (la USAG)", declaró.

Lee mas: Karen Vega, la primera modelo oaxaqueña en la portada de Vogue

La belleza no es una competencia

800px-Simone_Biles_Rio_2016b (1).jpg

(Foto: Wikimedia Commons/ Fernando Frazão / Agência Brasil)

En marzo de este año, antes de que el COVID-19 cambiara las formas de interacción social, Biles participó en un encuentro para hablar sobre estándares de belleza.

“No importa lo bueno que seas en tu deporte, en la vida, en el trabajo; lo más importante de lo que la gente habla es cómo te ves", criticó la atleta.

Ahí, la joven confesó que, pese a sus triunfos, personas se han enfocado en su cabello, en el tamaño de sus piernas o pantorrillas, y eso ha originado comentarios groseros y repulsivos en su contra.

Por eso, ella abandera la campaña #NoCompetition para recordar que la belleza no debe ser una competencia ni el centro de la discusión.