Dalia Insights

Trabajo infantil aumentaría 50% en México por pandemia; niñas, con la peor parte


niñas.jpg
Foto: Charlein Gracia/ Unsplash

En México se estima que la pandemia sumará de 1.7 hasta 2.5 millones de niñas y niños laborando.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. La pandemia dejó todavía más al descubierto la vulnerabilidad de niñas y niños al ser obligados a trabajar ante la doble crisis -la sanitaria y la económica-, y en México se espera que el trabajo infantil aumente 50 por ciento.

Los niñas, en particular, han podido verse más abrumadas por el aumento de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, señalan informes como El Impacto del COVID-19 en el Trabajo Infantil y el Trabajo Forzoso, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como cifras de la Unicef.

Cursa nuestro Dalia Masters edición especial: Ser Mujer: En nuestras propias palabras

Y aunque los datos sobre el verdadero impacto en la infancia no están claros aún, se pronostican números significativos.

Estimaciones globales de 2017 indicaban que 152 millones de niños trabajaban en todo el mundo. De hecho, de no ser por la pandemia, en este 2021, declarado Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil por la Organización de las Naciones Unidas, se hablaría de avances significativos.

El reporte COVID-19 y Trabajo Infantil: En Tiempos de Crisis, es Hora de Actuar, realizado por la OIT, revela que el trabajo infantil ha disminuido en 94 millones desde 2000. Pero esa mejora puede desaparecer en próximos informes.

En México, en particular, de acuerdo con información de la OIT y de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), se estima que la pandemia sumará 1.7 millones de niñas y niños laborando a los 3.3 millones ya existentes.

Cursa el programa de liderazgo de Dalia Empower: ADN, Born to Lead

Las niñas, destinadas al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado

De acuerdo con datos de la UNICEF, las niñas de 10 a 14 años tienen más probabilidades que los niños de la misma edad de dedicar 21 horas o más a las tareas del hogar por semana, debido al aumento de trabajos de cuidados no remunerado durante la pandemia.

Esta situación puede agravarse, según Unicef, si se sigue pidiendo a las niñas confinadas en el hogar que cocinen, limpien, cuiden a familiares enfermos y ayuden a los niños más pequeños con el aprendizaje remoto, poniendo en peligro su propia educación.

Para el caso de México y previo a la pandemia, de los 1.5 millones de niños y niñas involucrados en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas, 51.3% eran niñas y 48.7% eran niños, muestran cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su más reciente Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019.

La pobreza derivada de la pandemia aumentó además la probabilidad del matrimonio infantil. Y durante la próxima décadas se espera hasta 10 millones más de niñas en el mundo estarán en riesgo de convertirse en esposas.

En México, el último Censo del INEGI dio cuenta que hay 682 mil 560 mujeres menores de 19 años que están casadas o en unión libre, lo que representa 8% de la población de niñas y adolescentes en ese rango de edad que vive en pareja.

Lee más: Niñas y niños que hoy juegan a emprender pueden hacer real la igualdad de género

Expulsadas de la escuela

A medida que las escuelas permanecen cerradas durante la crisis de COVID-19, los avances que las niñas han logrado en la educación durante los últimos 25 años corren el riesgo de estancarse, según la UNICEF.

Y en contextos donde las normas de género limitan el acceso de las niñas a las herramientas necesarias para el aprendizaje remoto, como computadoras, teléfonos inteligentes e Internet, pueden quedarse atrás de sus pares masculinos.

Además, cuando los colegios abran de nuevo, es posible que muchas niñas no regresen, como se observó durante la crisis del ébola. Al respecto se ha pronosticado que 11 millones de niñas en el mundo no regresarán jamás a los centros educativos.

La organización señala también que las escuelas se encuentran a menudo entre las redes sociales más sólidas para las adolescentes, ya que brindan pares y mentores. Pero al quedar aisladas corren mayor riesgo de vivir violencia.

Por lo tanto, se espera que este escenario dé como resultado el aumento del número de niñas en situación de trabajo infantil.

De acuerdo con la Encuesta de la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación, 5.1% de menores de edad entre 13 y 18 años no se inscribió al ciclo escolar 2020-2021 porque tenía que trabajar, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). El dato no se muestra desagregado por sexo.

Recomendamos:Propuestas para combatir la violencia de género desde las infancias

Trabajos prohibidos

En México hay 3.3 millones de niños, niñas y adolescentes en trabajo infantil, y 2 millones laboran en actividades económicas no permitidas, según el Inegi.

Las actividades económicas no permitidas son aquellas que no prohíbe la ley o que ponen en riesgo su salud y afectan su desarrollo físico o mental. Entre esos trabajos están: el agrícola, la minería, la construcción y el comercio ambulante, entre otros.

Los niños de 5 a 17 años son quienes más realizan este tipo de labores con una tasa de 9.8%, en comparación con las niñas en ese mismo rango de edad., con una tasa de 4.2 por ciento.

Las entidades con mayor tasa de ocupación infantil de carácter peligroso y que están por arriba de la media nacional de 6.6% son: Oaxaca, Puebla, Michoacán, Chiapas, Nayarit, San Luis Potosí, Tlaxcala, Aguascalientes, Colima, Veracruz, Zacatecas, Guanajuato, Durango, Campeche y Yucatán.

También puedes leer: Con menos hijos y rumbo a la tercera edad: así son las mujeres en México