Business

¿Sueñas con tu startup unicornio? Quizá no es una buena idea


unicornio
Foto: Michael Breiva/Pixabay

Los emprendedores suelen tratar de igualar patrones con base en suposiciones populares, advierte Ethan Mollick, académico de Wharton.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Tomar como modelo a las empresas que han alcanzado el estatus de "unicornio" no conduce a los negocios al éxito, de acuerdo con Ethan Mollick, profesor de Gestión de la Escuela de Negocios de Wharton y autor de The Unicorn’s Shadow: Combating the Dangerous Myths that Hold Back Startups, Founders, and Investors.

De acuerdo con una serie de investigaciones de Mollick, existen muchas suposiciones populares y peligrosas acerca de lo que se necesita para levantar una empresa ganadora, que solo logran frenar a las firmas emergentes, los fundadores y los inversionistas. Lo que se necesita son datos, advierte.

“El espíritu empresarial ha estado históricamente lleno de mitos porque no disponemos de datos. La gente ha estado tomando decisiones basadas en el instinto y la intuición, y tratando de igualar los patrones”, mencionó Ethan Mollick en una entrevista con Brett LoGiurat, editor senior de Wharton School Press.

Cursa la e-Class Dalia Empower: Emprendimiento con impacto social

Los unicornios se multiplican

Una empresa unicornio es una tecnológica que alcanza un valor de 1,000 millones de dólares en algún momento de su proceso de levantamiento de capital sin cotizar en bolsa. El término hace alusión a una fantasía; algo que es imposible de encontrar.

Aunque cada vez hay más unicornios en el mundo, tremendamente exitosos y que, incluso, ya debutaron en las bolsas internacionales o buscan cotizar en ellas.

También puedes cursar la e-Class: eClass: Estereotipos, roles y narrativa inclusiva

De acuerdo con CB Insights, existen por lo menos 491 unicornios, cuya valoración promedio es de de 1,542 billones de dólares. Y los sectores que concentran a las unicornio más valiosas del mundo son tres: e-commerce (17%), software de internet y servicios (14%) y fintech (11%).

El estudio Así son las startups del momento, realizado por BBVA en 2017, más de la mitad de los unicornios (54%) provienen de Estados Unidos, seguidos de China (23%), la India (4%), Reino Unido (4%), Alemania (2%) y Corea del Sur (2%).

Lee más: Kavak es el primer "unicornio" mexicano con valor de más de 1,000 mdd

Aileen Lee, fundadora de Cowboy Ventures, bautizó a estos emprendimientos en 2013 precisamente en referencia a lo difícil que parece ser capitalizar un modelo de negocio basado en tecnología, tal como hicieron Mark Zuckerberg, Steve Jobs, Bill Gates y Jeff Bezos.

El profesor de Wharton, Ethan Mollick, advierte que buscar emular a esas empresas unicornio y a sus fundadores, puede ser contraproducente para emprendedores que no se parecen a ellos o no tienen los mismos antecedentes académicos o socioeconómicos.

Un sombra riesgosa

Mollick describe una serie de denominadores comunes sobre las firmas unicornios y los fundadores de emprendimientos y por qué no pueden servir como modelos, así como otros mitos sobre la tarea de emprender.

  • Los fundadores son generalmente hombres, jóvenes, desertores universitarios y con formación técnica
"La investigación muestra que ese no es el mejor ni el único modelo para ser fundador. Como resultado, las personas que de otra manera podrían entrar en el emprendimiento están [desanimadas] porque miran a fundadores que son famosos y que ven en las películas, y no se parecen a esas personas. Creen que no pueden ser fundadores. Pero la evidencia muestra que eso no está nada bien"

  • Los mismos fundadores proyectan una serie de expectativas sobre su negocio, desde su modelo comercial hasta su cultura laboral y las hacen 'estrellas de rock' en el mundo empresarial, de modo que tienen una enorme influencia y proyectan una sombrea sobre el ecosistema emprendedor. Como resultado, los emprendedores buscan emularlas.
"La investigación muestra que, por lo general, esto no solo no conduce al éxito, sino que también desalienta a muchas personas que, de otro modo, podrían ingresar al emprendimiento porque no se ven a sí mismas como en el molde de estos unicornios"

  • Un emprendedor no nace, se hace
"Y si se puede hacer emprendedor, eso significa que se puede enseñar a un emprendedor. Uno de los conjuntos de pruebas más interesantes que hemos tenido en el último año han sido los estudios que muestran que cuando las personas aprenden a ser mejores emprendedores, a sus empresas les va mejor. Obtienen mayores ingresos. Tienen más probabilidades de sobrevivir"

  • La historia secreta del éxito empresarial no es el genio solitario al que se le ocurre una idea

"[El éxito radica en el] gerente que forma un equipo, que dirige con éxito una organización, que considera la estrategia y las finanzas y todas estas otras piezas. Somos una de las mejores escuelas de negocios [Wharton], así que enseñamos a hacer ese tipo de cosas. Esas habilidades se valoran tanto en las empresas emergentes como en el mundo empresarial.

También te puede interesar: 4 errores comunes de emprendedoras con inversionistas

  • La sabiduría empresarial se basa en experiencias y no es precisamente correcta. Los datos no son subjetivos.
"Eso se basa en una persona que interpreta la experiencia de su éxito o los éxitos que ha visto. Nuestra investigación muestra que la mayoría de esas interpretaciones no son realmente correctas. Si entrevistó a las personas sobre por qué fracasaron en su empresa y luego lo comparó con las razones reales, existe una gran brecha porque las personas cuentan historias que no están necesariamente relacionadas con lo que realmente sucedió"