Ser mamá y profesionista sin morir ahogada en café y culpa




La maternidad me tomó por sorpresa y llegó al mismo tiempo que el despegue de mi carrera profesional. Esto me llevó a improvisar mi rol de madre, profesionista, esposa y ama de casa, en el que a veces los resultados no fueron tan favorables como lo hubiera deseado.  Viéndolo en retrospectiva, me doy cuenta de que entonces no me veía como soy hoy.  Me ha tomado muchos años y aprendizajes darme cuenta de que profesionalmente puedo ser todo lo que deseo y al mismo tiempo puedo tener una familia “estable”, en donde la plenitud de mis hijos no depende de la cantidad de horas  que paso con ellos.

2 matrimonios, 2 hijos, 9 trabajos y 12 años después me doy cuenta que la maternidad nos cambia la vida y nos vuelve más flexibles, más adaptables, más conscientes, más empáticas, más hábiles y más fuertes. Pero también nos deja más cansadas, estresadas, indecisas y definitivamente más exigentes con nosotras mismas. Cuando eres mamá, crees que tienes que poder con todo: la casa, los hijos, la pareja, los padres, los amigos, las exigencias sociales, la salud, etc. Y con frecuencia nos olvidamos de nosotras mismas. No nos damos cuenta de que ahí está la clave para “poder con todo”.

En esta búsqueda y necesidad de re-organizar mi vida después de un cambio importante de trabajo, decidí apoyarme de la experiencia de otras mujeres en situaciones similares a la mía,  para confrontar mis ideas y aprender de la forma en que otras “mamás trabajadoras expertas” se organizan y logran balancear su vida personal y profesional. Así que, en colaboración con @MamáenConstrucción y @WomensTalk  me di a la tarea de aplicar una encuesta informal a 50 mujeres que comparten esta realidad. En este proceso descubrí  distintos temas que giran en torno a esto, encontrando respuestas sorprendentes que compartiré con ustedes a lo largo de las próximas 3 entradas de este blog con la intención de ayudar a otras mamás  que como yo, no sólo trabajan sino que también son malabaristas.

¿Tú tienes algúna experiencia que compartir con nosotras? Nos encantaría integrarla a este estudio. ¡Escríbenos!