Power

Samia Suluhu Hassan es la primera mujer presidenta de Tanzania


Samia Suluhu Hassan - STR / AFP
Foto: STR / AFP

Samia asumió el poder tras la controvertida muerte del presidente John Magufuli, quien siempre restó importancia al virus de COVID-19.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast…

DAR ES SALAAM, Tanzania. La hasta ahora vicepresidenta de Tanzania, Samia Suluhu Hassan, se convirtió este 19 de marzo en la primera mujer dirigente del país, tomando el relevo del presidente John Magufuli, cuya muerte anunciada el miércoles pasado sigue rodeada de incertidumbre.

Hassan, una musulmana de 61 años procedente del archipiélago semiautónomo de Zanzíbar, prestó juramento este viernes en Dar es Salaam. Se espera que permanezca en el poder hasta el final del mandato de Magufuli, en 2025.  

"Puedo asegurar a los tanzanos que nada irá mal durante este periodo. Empezaremos donde terminó Magufuli", dijo Hassan en un breve discurso. "Seamos pacientes y unámonos para avanzar", añadió.

Cursa nuestro Dalia Masters edición especial: Ser Mujer: En nuestras propias palabras

Es una de las dos mujeres que ocupan actualmente el poder en África, junto con la etíope Sahle-Work Zewde, cuyas funciones son honoríficas. 

Esta incondicional del partido Chama Cha Mapinduzi (CCM), que ascendió en los últimos 20 años, anunció el miércoles el fallecimiento del presidente John Magufuli, que no aparecía en público desde el 27 de febrero. 

El jefe de Estado falleció oficialmente ese día por problemas cardíacos que padecía desde hacía 10, según su sucesora. 

Pero su inusual ausencia había alimentado los rumores de que padecía COVID-19, una enfermedad a la que el presidente había restado importancia en repetidas ocasiones. 

Cursa el programa de liderazgo de Dalia Empower: ADN, Born to Lead

¿Muerto desde hace una semana?

Su principal opositor, Tundu Lissu, afirmó el jueves que, según sus propias fuentes, Magufuli murió de coronavirus "el miércoles de la semana pasada". 

El periódico keniano Daily Nation, que informó la semana pasada de que un "líder africano" -una referencia implícita a Magufuli-  estaba hospitalizado en un centro de Nairobi, también dijo este viernes que había muerto la semana pasada. 

Según el diario, Magufuli abandonó el hospital de Nairobi con respiración asistida después de que los médicos consideraran que no podía ser tratado y regresó a Dar es Salaam, donde murió el pasado jueves. 

Se trata del segundo líder del este de África que muere en circunstancias controvertidas.

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, también escéptico con el COVID-19, falleció por "insuficiencia cardíaca" en junio, después de que su esposa fuera trasladada a Nairobi para recibir tratamiento contra el coronavirus.

Magufuli será enterrado el próximo jueves en su ciudad natal de Chato (noroeste), anunció Samia Suluhu Hassan, y están previstos homenajes en varias ciudades.

Lee más: El poderoso rol que jugará Kamala Harris cuando asuma la vicepresidencia de EU

¿Una nueva política frente al COVID-19?

Samia Suluhu Hassan fue nombrada vicepresidenta de Magufuli -apodado "Bulldozer"- durante la campaña presidencial de 2015. 

Ambos fueron reelegidos el pasado octubre en una votación considerada ilegal por la oposición.  

Los casi seis años de Magufuli en el poder han estado marcados por grandes proyectos de infraestructuras, pero también por un giro autoritario, con repetidos ataques a la oposición y un retroceso de las libertades. 

La política de Hassan con respecto al COVID-19 será examinada de cerca.

Magufuli, un católico devoto, siempre restó importancia a la presencia y la gravedad del virus. Afirmaba que su país había sido "liberado" por la oración y se negó a imponer medidas para contener la enfermedad. 

Recomendamos: Violencia política de género en México: desde todos los frentes

Una postura difícil de mantener en las últimas semanas ya que el país vive una ola de muertes por "neumonía" que afecta incluso a funcionarios de alto nivel.

La oposición tanzana y las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos pidieron un cambio.

"Aprovechemos este periodo para abrir un nuevo capítulo para la reconstrucción de la unidad nacional y el respeto a la libertad, la justicia, el Estado de Derecho, la democracia y el desarrollo centrado en el pueblo", dijo Freeman Mbowe, presidente del grupo opositor Chadema, en un comunicado el jueves.  

Lee también: México empeora en igualdad de género laboral debido a su brecha salarial

Presiones internas

La organización no gubernamental Human Rights Watch afirmó que "el nuevo gobierno tiene ahora la oportunidad de empezar de nuevo poniendo fin a las prácticas problemáticas del pasado".

Sin embargo, los investigadores afirman que Samia Suluhu Hassan podría verse presionada por partidarios de Magufuli en el CCM, que controla los servicios de inteligencia y los puestos clave del gobierno. 

"A los que esperaban una ruptura con el estilo de Magufuli les diría: 'Aguanten la respiración por ahora'", dijo el jueves el analista tanzano Thabit Jacob, investigador de la universidad de Roskilde (Dinamarca).