Power

Propuestas para combatir la violencia de género desde las infancias


infancia
Fotografía: Pexels / Pixabay

Las infancias son una trinchera para combatir la violencia de género, de acuerdo con expertas que plantean una serie de acciones en la crianza y educación.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. Como cada año desde 1999, el 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cuyo objetivo es exhortar a entes públicos y privados a diseñar planes estructurales que acaben con este fenómeno que afecta a millones de mujeres en el mundo.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) basados en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) y los registros administrativos de los Censos Nacionales de gobierno, muestran que la situación de violencia que enfrentan las mujeres en el país es la siguiente:

  • 66 de cada 100 mujeres de 15 años o más de edad en México han sufrido al menos un incidente de violencia de cualquier tipo a lo largo de la vida.
  • 43.9% de ellas han sufrido violencia por parte de la pareja actual o última a lo largo de su relación.
  • 53.1% ha sufrido al menos un incidente de violencia por parte de otros agresores distintos a la pareja a lo largo de la vida.
  • Los principales delitos cometidos en contra de las mujeres (de acuerdo con averiguaciones en curso) están relacionados con el abuso sexual (42.6%) y la violación (37.8%).

Consulta la oferta de educación de Dalia Empower para impulsar a las mujeres

Y cuando se miran algunas cifras de este año, se observa que el confinamiento derivado de la pandemia de COVID-19 pudo haber empeorado la situación.

Tan solo las llamadas telefónicas de emergencia para denunciar violencia contra las mujeres totalizaron 221 mil 323 al cierre de octubre, una cifra que ya rebasa por mucho las 197 mil 693 llamadas de todo 2019, de acuerdo con el reporte Información Sobre Violencia Contra las Mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Por otra parte, en enero-julio los feminicidios en México aumentaron 5.7% anual, de acuerdo con el mismo reporte. No obstante, luego de alcanzar el máximo pico en el año hasta ahora con 94 delitos en junio, se registró una baja en los siguientes meses. De tal modo, en enero-octubre sumaron 768 feminicidios contra 777 del mismo periodo de 2019. Aunque debe tomarse en cuenta que diversas organizaciones civiles han denunciado un subregistro de este crimen en las cifras oficiales.

Por otra parte, destaca que los recursos para atender y prevenir esta problemática son limitados. Los datos del Inegi muestran que hasta 2020 solo existen 50 Centros de Justicia (CJM) para las Mujeres, ubicados en 28 entidades.

Comparte esta información: Dalia Empower lanza su línea de ayuda contra la violencia de género

Los estados que cuentan con el mayor número de instancias son Coahuila (5), México y San Luis Potosí (4) y la Ciudad de México (3). Por el contrario, Baja California, Nuevo León, Tamaulipas y Tabasco no cuentan con centro alguno.

Es cierto que es deber del Estado garantizar los derechos de las mujeres a través no solo de la creación de leyes en la materia, sino de la observancia de su cumplimiento con prontitud y eficiencia por parte de los servidores públicos en las instancias legales. Pero también tiene otra tarea que comparte con la sociedad en su conjunto y que es la concientización y sensibilización de las personas y esto incluye la educación de las infancias.

Recomendamos: Leticia Bonifaz: funcionarios en México, lejos de asumir su responsabilidad de proteger a la mujer

La transformación de la educación en las aulas

Ana Chapa, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó en entrevista con Dalia News+Media que la efectividad de las políticas educativas se mide en espacios como la escuela y la crianza en familia, donde se puede concientizar y educar a las niñas y niños sobre el origen y reproducción de la violencia de género.

“Para combatir este problema es necesario poner en marcha programas de habilidades socioemocionales que se trabajan desde la infancia, porque las niñas y niños están en desarrollo y en ese momento ocurre la incorporación de normas sociales que incluyen estereotipos de género", dijo.

Lee también: Llamadas por violencia contra mujeres crecen 45% en México

Para Chapa es fundamental enseñar a los infantes a identificar y manifestar sus emociones sin ningún tipo de restricción o castigo.

“También es importantísimo capacitar al personal docente, en términos de perspectiva de género. Saber cómo se dirigen a ellos (alumnos y alumnas) y entender qué expectativas tienen de ellos (los alumnos)”.

Con respecto al entorno de educación en las escuelas, señala que a los niños no se les exige que se esfuercen y que por ello destacan más su inteligencia, mientras que a las niñas se les delegan actividades relacionadas con el cuidado.

Entérate: violencia contra las mujeres se agudiza en la CDMX en 2020

La transformación de la crianza en el hogar

La psicóloga destacó también la importancia de las prácticas de crianza.

“Hay un modelo, el de familias democráticas, que puede ser más útil para criar a infantes en espacios libres de cualquier tipo de violencia, no solo de género”, mencionó.

Explicó que ese modelo aspira a ser libre de cualquier perspectiva adultocentrista. “Cada quien forma parte de la familia y participa de acuerdo con sus capacidades y posibilidades”, apuntó.

“Es importante que no se vea a los infantes como seres chiquitos sin voz ni voto”.

Las familias podrían hacer una revisión de esas habilidades y posibilidades en cada menor, de acuerdo con su edad. Con base en eso, valorar su potencial sin importar el sexo e incorporar a cada infante a las labores de la casa, recomienda Chapa.

Lee además: ¿Cómo ser mejor líder... de tu familia? Pide a tus hijos retroalimentación

Detalló que en este modelo de crianza, los padres deben tener el mismo poder de decisión y el mismo tiempo, haciendo un equilibrio entre el trabajo y otras actividades personales para que existan condiciones equitativas de maternidad y paternidad responsables.

Por otra parte, las políticas públicas que se esperían del gobierno también tienen que ver con la educación y capacitación de los padres de familia, dice Ana, porque “la violencia es una forma negativa para la construcción de identidad de la infancia”.

“Las investigaciones han encontrado que el ciclo vital (primeros 1,000 días en la vida) es el desarrollo más importante del cerebro de los niños y niñas. Es durante este tiempo que se tienen que garantizar condiciones de empatía, seguridad y libres de toda violencia”.

Recomendamos: Guía para responder a los micromachismos en el trabajo y los negocios

Empoderamiento para niñas

Pamela Alvarado Solana, cofundadora de la colectiva de profesoras feministas Impruuv, destacó tres acciones esenciales para combatir la violencia de género desde la infancia: sembrar ideas nuevas, generar autocrítica y promover el autorreconocimiento.

La colectiva, en la que participan psicólogas y pedagogas, ofrece talleres de empoderamiento para niñas con profesoras feministas. El objetivo es generar un espacio seguro para ellas, donde “puedan desarrollar herramientas de amor propio, autocuidado y deconstrucción de estereotipos de género".

En entrevista, Pamela sostuvo que los estereotipos y su reproducción desde edades tempranas van minando la seguridad de niñas y niños.

Al igual que Chapa, recomienda tener una visión horizontal de las infancias que abandone la visión centrada en el adulto. Fomentar el diálogo es vital para ello.

“Generar condiciones de confianza y empatía para que los niños se acerquen a ti. Es necesario y muy útil cuando se trata de prevenir o atender situaciones de violencia que ellos puedan experimentar en casa o en la escuela”.

Asegura que existe material didáctico de apoyo que han hecho varias organizaciones para abordar estos temas con los infantes. Además, compartió que una forma muy efectiva de hacerlo es a través del juego.

“A través de los juegos, generar conciencia en sus propios contextos. Así puedes explicarle cosas que suceden en casa”.

Pamela asegura que una acción fundamental en la educación de niñas y niños desde el espacio público es la construcción de redes de especialistas que se desempeñen con perspectiva de género.

“Cuando trabajas con niños [y niñas] puedes enfrentar situaciones mucho más complejas que van a requerir de conocimientos técnico más especializados, como abogadas, psicólogas, tanatólogas y otros profesionales que te pueden asistir en la atención de casos específicos”, mencionó.