Identity

Prevención y detección del Cáncer de Mama




El pasado 22 de mayo, la Fundación IMSS realizó la cumbre Mi Lucha es Rosa 2018, un espacio para la reflexión conjunta de oportunidades para el control del cáncer de mama en nuestro país.

A lo largo de un día, diversos especialistas en la salud, líderes de opinión y figuras del ámbito artístico, deportivo y cultural, debatieron sobre este tema y compartieron sus respectivas experiencias y casos de éxito en torno al fortalecimiento personal. El objetivo de este encuentro, fue concientizar a la población sobre la importancia de la detección temprana del cáncer de mama, pues el 95% de los casos son curables, si éste es detectado a tiempo.

Todas las mujeres podemos vernos afectadas por esta enfermedad en algún momento. Pero podemos minimizar el riesgo y, si se declara la enfermedad, detectarla lo antes posible. En los últimos años, el número de mujeres que mueren de cáncer de mama ha disminuido. La mejora en el cribado explica gran parte de este desarrollo positivo. Este examen no previene la aparición del tumor canceroso, pero permite su detección precoz. Cuanto menos avanzada esté la enfermedad, mayores serán las probabilidades de curación.

 

Factores de riesgo en los que no podemos influir

●El sexo es el factor de riesgo número uno para el cáncer de seno. Los hombres pueden desarrollar la enfermedad, pero mucho más raramente que las mujeres.

●La edad también es un factor de riesgo importante. Cuatro de cada cinco mujeres con cáncer de mama tienen más de 50 años en el momento del diagnóstico.

●De manera similar, las mujeres que tienen una madre, hermana o hija con cáncer de mama en su familia son más propensas a desarrollar la enfermedad.

●Aproximadamente del 5 al 10% de los cánceres de mama se deben a predisposición hereditaria.

 

 

Los riesgos en los que puede influir

Algunos factores de riesgo para el cáncer de seno están estrechamente relacionados con el estilo de vida. Por lo tanto, a menudo es posible evitarlos o al menos reducirlos:

●Las mujeres con actividad física regular están menos expuestas.

●El alcohol y la nicotina aumentan el riesgo de cáncer de mama. Por eso se recomienda limitar el alcohol a pequeñas cantidades, evitar el consumo diario y dejar de fumar.

●Comer demasiada grasa y azúcar también promueve la aparición de la enfermedad. Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, ayuda a prevenir el sobrepeso y por lo tanto a reducir el riesgo de cáncer de mama.

 

Lo que hay que hacer

El autoexamen de mamas regular es un método simple para detectar cambios en las mamas. El mejor momento para la palpación manual es entre el séptimo y el duodécimo día después de que comienza el período. También es una oportunidad para verificar con un espejo si la apariencia del seno ha cambiado o no.

Importante: todos estos gestos no sustituyen en ningún caso el examen realizado por el médico.

El método más confiable para detectar el cáncer de mama en mujeres mayores de 50 años sigue siendo la mamografía.

Si eres una mujer con un riesgo más alto que el promedio de cáncer de mama, consulta a tu médico de familia.

 

Reacciona rápidamente ante los siguientes síntomas o trastornos

Si notas cualquiera de los siguientes cambios durante tu examen de los senos, díselo a tu médico inmediatamente:

●Presencia (no dolorosa) de un nódulo o una aspereza en el pecho o las axilas

●Cambios en el tamaño, la forma o el color de los senos; cambios en la apariencia de la piel, como   enrojecimiento, protuberancias o retracción de la piel, especialmente en el pezón

●Inflamación del pezón o secreción clara o teñida de sangre

●Dolor o sensaciones de tensión diferentes a las relacionadas con la menstruación

●Diferencia de volumen entre los dos senos

●Pérdida de peso inexplicable

Entre más temprano sea diagnosticado este mal, el tratamiento es más oportuno, por lo que es de suma importancia que las mujeres se hagan la autoexploración mamaria, que es una de las formas en que pueden reconocer signos anormales.

 

Redacción para Dalia Empower: Nancy N. Salazar