Business Identity

Niñas y niños que hoy juegan a emprender pueden hacer real la igualdad de género


niña emprendedora Shutterstock
Foto: Shutterstock

Businesskids es un programa infantil que busca combatir los roles de género tradicionales y empoderar a niñas y niños.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast…

CIUDAD DE MEXICO. Los gobiernos, empresas y organizaciones buscan cada vez más fomentar la igualdad de género, pero ¿qué tal si voltean a ver a la niñez? ¿Qué pasaría si desde la infancia se animara a las niñas a jugar a la científica o a la empresaria?

Eso es justo lo que hace Businesskids, una empresa enfocada a las infancias, creada por Maricarmen Cabrera y que ofrece un programa de emprendimiento infantil a través del cual niñas y niños juegan a emprender y aprenden, de hecho, a hacerlo.

El juego es justo la clave para eliminar desde temprana edad los tradicionales roles de género que por siglos han limitado el desarrollo de las mujeres. Esos niñas y niños, además, cuando lleguen al mundo empresarial en la edad adulta, tendrán muchos menos sesgos inconscientes y propiciarán de manera natural la igualdad de género.

Cursa nuestro Dalia Masters edición especial: Ser Mujer: En nuestras propias palabras

Maricarmen Cabrera, en entrevista para Dalia News+Media, cuenta que otro beneficio para los niños y niñas en Businesskids es el desarrollo de una autoestima más sólida, que les pueda permitir tomar sus propias decisiones a largo plazo y dejar de lado lo que el mundo les pide o les impone.

Con su propia metodología y su modelo de franquicias, BusssinesKids está presente en 29 estados de la República y en 12 países, entre ellos, Estados Unidos, España e India. El objetivo del programa es que los infantes adquieran conceptos de negocio y los apliquen a la ejecución de un emprendimiento a su alcance.

El hogar es el inicio de todo

La creadora de BusinessKids considera que los roles de género se transformarán cuando se invierta en la infancia. Si desde hoy se educa a las niñas y niños en el tema, los frutos se verán en 20 años, asegura.

Y subraya que el ejemplo en el hogar siempre será el principio de esa educación.

En ese sentido, cuenta que, con frecuencia es más complicado que niñas y niños aprendan el valor de la independencia económica, el empoderamiento y la responsabilidad sobre sus decisiones y el logro de sus sueños, si en el hogar ven y viven situaciones opuestas.

Cursa la clase maestra de Dalia Empower: Storytelling, controla tu narrativa, con los productores Billy y Fernando Rovzar

Por otra parte, menciona que siempre es más fácil trabajar autoestima y seguridad con infantes cuyas madres trabajan por sus propios sueños, les enseñan a ser independientes y no están al tanto de ellos todo el tiempo.

En esos casos, los chicos y chicas aprenden a tomar más decisiones por sí solos y logran desarrollar habilidades sociales, dice Cabrera.

“Lo que más va a respetar tu hijo de ti es que tú sigas tus sueños. Tú nunca vas a poder ser ejemplo para tus hijos si no sigues tus sueños”, expresa.

Destaca las cargas que con frecuencia las madres imponen específicamente a sus hijas, al pretender que aprendan actividades 'más relacionadas con su género', aun cuando las niñas muestren y expresen poco interés por esas áreas.

“Nos pasó una vez que una niña le decía a la mamá: ¿Puedo volver a Businesskids? Después del verano, la mamá le decía que no porque estaba muy gordita y tenía que regresar a su clase de baile”, recordó Maricarmen.

En el caso de los niños, subraya, es importante que aprendan a hacer las labores de casa, al mismo tiempo que observan que sus padres también las hacen.

Los valores que reciben los niños son fundamentados para comenzar a eliminar la estructura patriarcal de la sociedad, dice la formadora.

“Cuando [ya siendo jóvenes] llegan a la universidad y finalmente escalan a puestos directivos, es muy difícil hacer algo si no se recibieron valores de igualdad; a menos que se imponga, como ya lo están haciendo muchas empresas”, señala.

Recomendamos: Propuestas para combatir la violencia de género desde las infancias

Estereotipos de popularidad y éxito

De acuerdo con los recientes resultados complementarios del Censo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 2020, las carreras asociadas a materias como ciencias naturales, matemáticas y estadística son las que menos estudian los mexicanos.

De 19.5 millones de personas que logra concluir la educación superior, apenas el 2.6% se titula en carreras STEM (Science, technology, engineering, and mathematics) como Informática, Telecomunicaciones, Robótica, Software, Ingeniería, de Obras Públicas, Electrónica, Arquitectura, Biotecnología, Genética, Química o Física.

También puedes leer: Educación de las niñas en AL, en riesgo de retroceder varias décadas

Al respecto, Maricarmen Cabrera menciona que algunos análisis de su programa infantil han evidenciado que las niñas no se sienten atraídas por carreras asociadas a las matemáticas o la ciencia debido a un condicionamiento social.

“Nos dimos cuenta que van dejando la ciencia por carreras asociadas a la moda… A lo mejor sí tienen vocación de ser científicas, pero de pronto los mismos niños las bullean [les dicen] que si les gustan las matemáticas o la química les van a decir nerd”, detalló.

De acuerdo con su experiencia, Cabrera observa que generalmente las niñas relacionan la moda con la popularidad, la aceptación y el éxito, mientras que los niños relacionan estos conceptos con el futbol.

Lee más: ¿Quieres hijos fuertes ante adversidades y frustraciones? Llévalos a la piscina

3 niñas emprendedoras

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, BussinesKids llevó a cabo jornadas digitales en donde las niñas presentaron sus proyectos de emprendimiento. Isabela, Leah y Natalia son tres de ellas.

Desde México, Isabela con tan solo 8 años de edad, explicó a través de una presentación por zoom su proyecto de pasteles con un mensaje especial.

"Le digo a las niñas que quieran hacer un negocio, que sueñen en grande y nunca se rindan", dijo la pequeña creadora de Lovely Magic Cake.

Desde Costa Rica, Leah hace Delicias Creativas, el nombre de su marca. Este emprendimiento tiene tres años y se enfoca en hacer mermeladas de frutas y brownies de diferentes sabores.

"Aprendo de las cosas negativas también. Recuerdo que una vez no vendí nada en una feria y aprendí a superar la frustración. Eso me ayudó a mejorar el sabor y los colores de mis productos", expresó.

Natalia, de 6 años, hace diademas para diferentes ocasiones a través de su marca Bailando con Naty. Con la pandemia ingresó a un curso de verano de BussinesKids y aprendió crear su marca y cómo hacer un logo.

"Le digo a las niñas que hagan lo que les gusta con alegría. Lo que más me ha gustado del emprendimiento es ser yo misma", comentó la pequeña mexicana.