Power

Mujeres, ¿resistencia o contrapeso del poder en México?


mujeres al poder - Shutterstock
Foto: Shutterstock

Legisladoras, activistas y organizaciones reflexionan sobre el peso e incidencia del movimiento de las mujeres en el rumbo de México.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MEXICO. Con o sin los partidos políticos, las mujeres en México han logrado llevar la exigencia de sus derechos a los lugares donde se toman las decisiones y los feminismos han hecho esfuerzos por articularse en una agenda común para transformar y convertirse en la resistencia de la política tradicional, donde las decisiones han sido hasta ahora algo exclusivo de los hombres.

Rumbo a las elecciones del próximo 6 de junio y a solo tres años de los próximas elecciones presidenciales, diputadas clave en el Congreso de la Unión, organizaciones civiles con agenda feminista y candidatas descartan que las mujeres constituyan hoy una oposición frente al poder y ven muy lejos la conformación de un partido político feminista.

No obstante, en entrevista para Dalia News+Media, coinciden en algo: creen que las mujeres pueden transformar el país desde el corazón de las instituciones y en sinergia con la sociedad civil organizada.

Cursa nuestro Dalia Masters edición especial: Ser Mujer: En nuestras propias palabras

Mucho más que oposición

Leticia Bonifaz, doctora en derecho, feminista y representante de México en el comité de la ONU contra la discriminación de la mujer, descarta que el movimiento feminista se convierta en un partido.

Lo que sí sucederá, asegura, es que seguirá reaccionando ante los institutos políticos que reproducen reglas patriarcales que menoscaban los derechos de las mujeres.

Las legisladoras entrevistadas coincidieron con ella.

Martha Tagle, diputada de Movimiento Ciudadano y quien ha sido clave para enlazar propuestas feministas con la ciudadanía, subrayó que considerar como oposición al movimiento feminista es reducir su fuerza, su relevancia, trabajo y conquistas durante décadas.

También puedes cursar nuestro Programa de Liderazgo Femenino: ADN

No es una buena comparación ante el pobre papel que han jugado las oposiciones en México desde hace años y al momento de desacreditación que atraviesan.

“Sería hacerlo más chiquito porque no atraviesa solamente una posición, sino la construcción hacia adelante de una agenda [...] frente a todos los gobiernos y no solamente frente a la actual administración”, expresó .

La presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri, también descartó la idea que el movimiento feminista sea un oposición en México.

Más bien, explica, el movimiento feminista es transversal y legisladoras de todos los partidos se han estado uniendo en pro de propuestas de la agenda feminista.

“Cuando este gobierno no tiene una clara agenda de derechos de las mujeres, de erradicación de la violencia y hacia la igualdad sustantiva, inmediatamente lo que hace es que choca y lleva a las diputadas de todos los partidos [incluyendo Morena, partido en el poder] a sacar adelante leyes que favorezcan a las mujeres”, comentó.

Yndira Sandoval, impulsora y colaboradora de iniciativas como Nosotras Tenemos Otros Datos; Las Constituyentes CDMX y Observatoria Ciudadana MX, sostiene una opinión un tanto distinta: el movimiento feminista es la única fuerza política y lo demás son estructuras electorales y maquinarias corporativistas.

No obstante, no descarta del todo la conformación de un partido político feminista en el largo plazo.

“La idea de un partido político no es imposible. Tomaría tiempo consolidarse, quizá hasta después del 2024 [...] el asunto es que no perdamos de vista la diferencia entre fuerza política y un partido”, explicó.

Yolitzin Jaimes, candidata independiente por la gubernatura de Guerrero, y la Colectiva Nacional Feminista Ningún Agresor en el Poder (Conafem), apuestan por candidaturas independientes y sin estructuras de partido.

Ellas decidieron sacar adelante esta candidatura no registrada en protesta por la polémica postulación de Félix Salgado Macedonio por Morena, acusado por violación.

Salgado perdió el registro para aspirar a gobernador de dicho estado, pero no por los delitos de los cuales es acusado, sino por omitir gastos de precampaña ante el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual impuso la sanción. No obstante, su hija Evelyn Salgado consiguió ser la candidata y ha asegurado que su padre no tendrá injerencia en su gobierno si llega a ganar las elecciones.

Conafem rechaza que el movimiento feminista tome forma de partido político porque no desean formar parte de que algo que están combatiendo.

“Tenemos también la propuesta del autogobierno feminista. Este tendría la posibilidad de lanzar decretos, aunque sean sumamente simbólicos, pero sin dejar de ser poderoso, porque vienen desde nosotras, de nuestra organización, de nuestra auto organización”, expresó

Recomendamos: ¿Por qué hay mexicanas que temen o rechazan asumirse como feministas?

Tania Sánchez, cofundadora de Aúna, plataforma que impulsa candidaturas de mujeres de todos los partidos, cree la transformación del país puede hacerse fuera de los partidos políticos, a través de alianzas que generen mayor impacto.

La organización civil Aúna tiene por objetivo ser un puente entre partidos y liderazgos congruentes femeninos.

“Surgió la idea entre varias compañeras. Nos juntamos y concluimos que hace falta un partido feminista [...] pero como tú sabes, la burocracia para hacer un partido es una cosa que requiere un esfuerzo gigantesco”, comentó.

El proyecto nació inspirado por ejemplos de otros países como Estados Unidos, Colombia y Brasil, donde se han articulado iniciativas para organizar e impulsar a mujeres de diferentes edades y partidos.

Algo similar hace la colectiva 50+1, que apoya e impulsa mecanismos de empoderamiento de las mujeres que participan la política.

Maria Elena Orantes, presidenta nacional, explica que la colectiva no busca ser una oposición electoral, sino que su objetivo es establecer una dinámica social y política que equilibre las estructuras que han impedido el crecimiento y desarrollo de las mujeres.

“Nuestra lucha es contra quien pretenda detener el avance de la equidad y el desarrollo de las mujeres en la vida política, económica, social y cultural de nuestro país. Es luchar contra todo aquello que ha impedido la igualdad de condiciones de la mujer en puestos de trabajo, cargos políticos e incluso en las cargas de trabajo dentro del hogar”, dijo Orantes.

Considera también que no es necesario formar un partido político feminista y que la vía es seguir generando cambios como se ha venido haciendo, a través de organizaciones civiles que llevan la agenda al Congreso en colaboración con legisladoras feministas.

En la opinión de Elisa Romano, de Nosotrxs, consideró igualmente que el movimiento no necesita un partido para ser una resistencia en México.

Nosotrxs impulsó junto con el Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) la reforma que reconoce los derechos laborales de quienes se dedican al trabajo doméstico en México

“En Nosotrxs creemos que la política no solo se limita a los partidos [....] además conformar [una organización partidista] tomaría mucho tiempo y recursos”, expresó.

Paulina Castaño analista de Fundar y miembro de la colectiva Menstruación Digna, consideró que la forma en que ha estado trabajando el movimiento feminista, proponiendo y poniendo temas desde la base -como la iniciativa para eliminar el IVA de los productos de gestión menstrual- es la forma de seguir avanzando.

“Si vemos el ejemplo de Colombia, Argentina y Chile, esta fuerza que han tenido las mujeres para lograr cambios sustantivos en sus políticas públicas [...] me parece sumamente relevante y México no es la excepción, queremos avanzar y me parece que ahí vamos”, añadió.

Lee más:Faltan mujeres en la toma de decisiones a 67 años del voto femenino en México

Los "señores" pactan

Verónica Juárez Piña, quien fue coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados y busca reelegirse como diputada, aseguró que los machismos están presentes en los órganos de gobierno y del Congreso.

Ella los vivió como única mujer dentro de la Junta de Coordinación Política; allí donde se toman las decisiones de que reforma de ley entra y cual no.

“Y a pesar de que los coordinadores de los partidos se manifiestan públicamente a favor de la paridad, a favor de los derechos de las mujeres, me parece que la parte estructural de esta cultura machista en los grupos parlamentarios sigue prevaleciendo, con micromachismos y con distintas expresiones”, aseguró.

Contó que durante reuniones de trabajo, en la etapa de conclusiones, sus ideas o propuestas eran ignoradas o colegas hombres de otros partidos se las atribuían.“No le daban crédito a mis propuestas”.

Pese a ello, su posición fue clave para que entraran temas de la agenda feminista en la Junta.

Juárez Piña tampoco cree que un partido político sea la vía, pero ve en el movimiento de las mujeres la fuerza suficiente para armar una articulación política frente a los gobiernos.

Recomendamos: Gobernar en México cuando eres mujer: dos pioneras narran el machismo en la política

Martha Tagle expresó que pese a que las mujeres han sido las más propositivas y las que más subieron a tribuna en esta legislatura, los hombres han sido quienes toman las decisiones sobre que se vota la Cámara de Diputados.

“Teníamos iniciativas atoradas que nos costaron mucho trabajo para que avanzaran [...] Ley Olimpia, Menstruación Digna y otras más que están atoradas. Eso nos dice que las mujeres en los partidos por más capacidad, por más experiencia y por más compromiso que poseamos, no tenemos el poder todavía; lo siguen teniendo los señores, que son los que pactan”, dijo Tagle.

Dulce María Sauri comentó que quizá sean los partidos los que no estén preparados para postular a una mujer a la Presidencia de la República porque justo en el momento de las definiciones, surgen los resabios y estereotipos de género que dan ventaja a las candidaturas de hombres.

“Parte de los obstáculos que tienen las candidaturas femeninas es la falta de plataformas para poder construir una candidatura”, dijo Sauri.

Leticia Bonifaz comentó que, de acuerdo con candidatas con quienes ha tenido oportunidad de conversar, la disciplina partidista es la que lleva a la renuncia de muchas mujeres, es decir, la obligación de obedecer las decisiones de la cúpula de los partidos.

En consecuencia, algunas deciden hacer política desde otras trincheras, pero cada vez son más las mujeres en la política que no aceptan segundos planos.

“Les dicen aguantate tantito, ahorita no te toca ya viene para ti el chance y nunca llega. Si hay mujeres que deciden quedarse en los partidos, decían pues me aguanto, me quedo en un segundo plano o me toca ayudar desde otra trinchera, no voy a tener todo el reflector, pero estoy ahí trabajando”, refirió Bonifaz

Aúna refiere la misma situación: las candidatas mujeres admiten que los nombres que quedarán impresos en las boletas electorales son decididos por los hombres de sus partidos.

En ese sentido, Tania Sánchez dijo que no sirven de mucho los lineamientos impuestos por el Instituto Nacional Electoral (INE) para que los partidos postulen mujeres en al menos siete de las 15 gubernaturas que se disputarán en las elecciones de junio próximo.

¿Por qué? Porque los institutos partidistas ponen a las mujeres en distritos y gubernaturas donde saben, de antemano, que no cuentan con intención de voto relevante y por lo tanto, no ganarán.

También te puede interesar: Violencia política de género en México: desde todos los frentes

Ceguera ciudadana

Desde la experiencia con la campaña de la colectiva Menstruación Digna, Paulina Castaño y sus compañeras notan que la sociedad mexicana no ve o rechaza los derechos de las mujeres por falta de información y carencias educativas.

“Cuando iniciamos la campaña de Menstruación Digna, nos decían en redes sociales: ¡Promiscuas! La verdad no entendí por qué, pero creo que es parte de la información que hace falta”, señaló Castaño.

Tania Sánchez, de Aúna, sabe que la mujer en la política es objetivo de violencias de todo tipo y cuyo origen va desde sus propios partidos a la sociedad. Esta último, afirma, es la más difícil de eliminar.

María Elena Orantes, de 50+1, identificó un tema cultural que quizá no cambiará de la noche a la mañana, pero con acciones colectivas desde la sociedad civil organizada se puede transformar la percepción que la ciudadanía en México tiene sobre los derechos de las mujeres.

“Desde el trato a la mujer en la familia, en su trabajo, en las calles y en general, las condiciones de igualdad de las mujeres deben avanzar. Y considero que uno de los elementos centrales es hacer que las leyes se apliquen y eduquen sobre el tema”, expresó Orantes.

Recomendamos: Leticia Bonifaz: los derechos de las mujeres precisan voluntad política y no consultas

La aceptación social se ve reflejado en el comportamiento del votante...

Desde el 3 de julio de 1955, cuando por primera vez las mexicanas gozaron de derechos políticos electorales, es decir, derecho para votar y ser votadas, solo nueve mujeres han sido gobernadoras.

En contraste, la actual legislatura recibió el título de Legislatura de la Paridad porque la Cámara de Diputados contó con 241 diputadas de 500 asientos totales.

Para Dulce María Sauri, una de esas nueve mujeres (por el Estado de Yucatán), existe una explicación de por qué los cargos mayores de gobierno siguen siendo una deuda en materia de igualdad de género.

“Se debe distinguir claramente el esfuerzo que ha representado el aumento del número de mujeres en órganos colegiados, y cuando hablo de órganos colegiados, es la Cámara de Diputados, la de Senadores, Congresos de los Estados, comisionadas en los órganos constitucionales autónomos, en la Suprema Corte, en el Poder Judicial, donde ha habido indudablemente avances muy relevantes”, dijo la diputada presidenta.

Pero la desigualdad en el Ejecutivo federal y en los ejecutivos estatales tiene ver con que el poder se deposita en una sola persona, explicó Sauri Riancho.

Para Leticia Bonifaz, más bien el tema es que en la sociedad está más arraigada la idea de que el espacio privado es para la mujer y el público es para el hombre. Sin embargo, reconoce que hoy existe más presión social para abrir oportunidades a las mujeres en los procesos políticos.

Lee también: Kamala Harris rompe el techo de cristal con un atuendo poderosamente simbólico

Con o sin partido, la agenda tiene que ir

Para que los feminismos sigan participando de manera activa en la vida política y poniendo sobre la mesa asuntos de política pública con enfoque de género, se deben concentrar las grandes coincidencias, de acuerdo con Yndira Sandoval.

De inicio, las distintas corrientes del feminismo están de acuerdo en la erradicación de la violencia, la legalización del aborto y la permanencia del Estado laico.

Un ejemplo de coincidencia se dio con las campañas #NingúnAgresorenel Poder o #PresidenteRompael Pacto a raíz de la candidatura, hoy fallida, de Félix Salgado Macedonio, que motivó a la colectiva Colectiva Nacional Feminista (Conafem) a lanzar la candidatura independiente de Yoltzin Jaimes para protestar en las urnas.

Ese paso ha sido todo un reto y un cambio para Jaimes y sus compañeras, pues dentro del movimiento no hay relaciones jerárquicas como en los partidos, sino relaciones horizontales que se construyen a través de las asambleas.

Recomendamos: El Presidente desconoce qué es el pacto patriarcal; ¿tú sabes? Entérate

Para Leticia Bonifaz, los puntos en común son la conquista del espacio público, la igualdad de salario y el reconocimiento del trabajo doméstico, entre otros

Martha Tagle cree que la violencia contra las mujeres moviliza de manera masiva a todas los feministas, a pesar de sus diferencias, porque el derecho de transitar libremente en la calle es, hoy por hoy, la mayor afrenta que experimentan las mujeres. Por lo tanto, ahí es donde el feminismo puede actuar de manera articulada.

La primera condición para que el sistema tenga perspectiva de género, expresó Elisa Romano, de Nosotrx, es involucrarse e identificar a las mujeres en lugares de poder que simpatizan con la agenda y quiénes están dispuestas a realizar acciones. Porque de nada sirve que llegue una mujer al poder si repetirá el discurso patriarcal.

Lee más:Mapa mundial de las mujeres en la política en 2021: débiles avances y retrocesos


¿Quieres aprender nuevas habilidades? Hazlo en Dalia Empower

Dalia Masters, clases maestras en línea y on demand con destacados expertos

*Edición Especial: Ser Mujer, En nuestras propias palabras
Con 11 mujeres brillantes y diversas: Gabriela Warkentin, Vivir Quintana, Ophelia Pastrana, Martha Ortiz, Bárbara Mori, Laura Manzo, Alexandra Haas, Bertha González Nieves, Silvia Dávila, Olimpia Coral, Maca Carriedo

Storytelling: controla tu narrativa
Con los productores de la serie Monarca Billy y Fernando Rovzar

*El Poder de la Resiliencia
Con la comunicadora Paola Rojas

*Tu nombre, tu marca en el mundo
Con el chef Enrique Olvera

Otros programas y talleres

*Programa de Liderazgo Femenino: ADN

*Programa Women for Boards (forma parte de Consejos de Administración de alto desempeño)

*Taller de Finanzas 360

*Revisa también toda nuestra oferta de educación continua en Dalia Academy