Power

Louise Glück, la poetisa Nobel de Literatura 2020


Louise Glück Nobel Literatura
Foto: R. Marchant/Getty/AFP

Louise Glück, de 77 años de edad y nacida en Nueva York, inició su obra en los años 1960.

Suscríbete a nuestro newsletter

ESTOCOLMO, Suecia. La poetisa estadounidense Louise Glück, de 77 años, ganó este 8 de octubre el Premio Nobel de Literatura, un galardón que ha sorprendido a todos y corona su obra, que comenzó en los años 1960.

Glück fue premiada por su "inconfundible voz poética, que, con una belleza austera, torna la existencia individual universal", dijo la Academia Sueca al comunicar su decisión.

Louise Glück es "una poetisa del cambio radical y del renacimiento", dijo el presidente del Comité Nobel, Anders Olsson.

Nacida en Nueva York, es considerada una de las más grandes voces de la poesía estadounidense. La naturaleza, su infancia y la vida en familia son algunos de los temas en los que ha centrado su obra.

Cursa el taller de Dalia Empower: Taller: La diversidad como estrategia de negocio

Averno (2006) es su poemario magistral, una interpretación visionaria del mito del descenso a los infiernos de Perséfone, cautiva de Hades, el dios de la Muerte. Otra de sus obras destacadas es su última recopilación, Faithful and Virtuous Night (Una noche fiel y virtuosa).

En 1992, publicó The Wild Iris (Iris salvaje), que despliega todo un jardín y le valió el premio Pulitzer, uno de los más prestigiosos del mundo.

"Los poemas no perduran como objetos, sino como presencias. Cuando lees algo que merece recordarse, liberas una voz humana: devuelves al mundo un espíritu compañero. Leo poemas para escuchar esa voz. Escribo para hablar a aquellos a quienes he escuchado", escribió Glück en el ensayo Proofs and Theories (Pruebas y Teorías), que obtuvo el premio PEN/Martha Albrand.

Aunque dedicada a la confidencialidad que nuestra era reserva para el verso libre, su poesía es muy accesible. No necesita un aparato explicativo crítico, y su inglés puede leerse sin demasiada dificultad siempre que se tenga alguna noción de esta lengua.

Su infancia

"Yo era una niña solitaria. Mis interacciones con el mundo como ser social eran poco naturales, forzadas, como representaciones, y yo era más feliz cuando leía. Bueno, no todo fue así de sublime, vi mucha televisión y también comí mucho", cuenta.

Una de sus heroínas de la infancia fue Juana de Arco, a la que dedicó un breve poema en 1975. "Y ahora las voces responden que debo convertirme en fuego, según el plan de Dios".

La adolescencia fue difícil, sufrió de anorexia. Uno de sus traumas es la pérdida de una hermana mayor, que murió poco después de nacer.

"Mi hermana pasó toda una vida en la tierra./Nació, murió./Mientras tanto,/ni una mirada despierta, ni una frase," dice en Lost Love (Amor perdido, 1990).

"A lo largo de la obra poética de Glück, muchas de las figuras centrales de sus poemas son femeninas (...) ya sea una mujer joven a menudo descrita como la hija de alguien, o una madre", escribe la investigadora en literatura Allison Cooke. 

"La joven mujer en la poesía de Glück encaja en el discurso feminista sobre 'lo que significa ser mujer'", añade Cooke.

En más de 50 años, ha publicado 13 antologías.

Un Nobel 2020 muy femenino

Dos años después de la polaca Olga Tokarczuk, Glück se convierte así en la 16ª mujer galardonada con este premio, en una edición de los Nobel muy femenina.

Además de Glück, ya hubo tres laureadas en las categorías científicas del Nobel y esta temporada podría batir el récord de mujeres premiadas (cinco en 2009), pues todavía quedan dos galardones por otorgar, el de la Paz el 9 de octubre y el de Economía, el 12 de octubre.

Tras una serie de escándalos o polémicas que empañaron en los últimos años el premio literario más emblemático del mundo, la elección de este año de la Academia Sueca era especialmente imprevisible, según los críticos.

También puedes cursar la e-Class: eClass: Storytelling, presentaciones de impacto

El año pasado, el premio 2019 fue otorgado al escritor austriaco Peter Handke, cuyas atrevidas posiciones a favor de Slobodan Milosevic –el expresidente serbio en el origen de la guerra interétnica de los Balcanes– generaron una gran polémica.

El jurado justificó que había juzgado la obra y no al hombre. En 2016, la Academia también sorprendió al galardonar a Bob Dylan por una obra de dudoso carácter literario para algunos.

Y a todo esto, se añadió el escándalo sexual que desgarró a la institución hace tres años y que hizo que la atribución del premio de 2018 fuera postergada un año.

La Academia Sueca se vio lastrada por las discrepancias sobre la manera de gestionar las acusaciones contra el francés Jean-Claude Arnault, esposo de una académica y personalidad influyente del panorama cultural sueco, condenado por violación.

Este año, los nombres del japonés Haruki Murakami, el francocheco Milan Kundera, el español Javier Marías, la canadiense Margaret Atwood o la francesa Maryse Condé sonaban con fuerza.

Lee: Dos científicas hacen historia al ganar el Nobel de Química 2020

Candidatos alejados de la fama

Pero la Academia siempre ha preferido los candidatos menos conocidos a los escritores más célebres, aunque en los últimos 120 años también ha habido grandes nombres de la literatura que han recibido este prestigioso galardón.

Los países occidentales tienen varios Nobel de Literatura en su haber, pero grandes países como Brasil no han obtenido todavía ningún galardón, y China uno, Mo Yan, en 2012 e India otro, con Rabindranath Tagore en 1913.

La edición de 2020 se verá privada por primera vez desde 1944 de una ceremonia presencial de entrega de premios debido al coronavirus.

Lee también: Andrea Ghez, la cuarta mujer que gana el Nobel de Física

El viernes, se concederá en Oslo el Nobel de la Paz. La libertad de prensa –encarnada en las organizaciones Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas– la defensa del planeta y la lucha contra el cambio climático –en la figura de la activista Greta Thunberg– son algunos de los candidatos que parecen tener más posibilidades.

Tampoco se descarta que la Academia premie a la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque su gestión de la pandemia del nuevo coronavirus haya sido muy criticada.