Power

Las mujeres de la primera cumbre feminista mexicana de 1916 y su primer "escándalo"


Sufragio femenino México
Foto: Tomada de TW / @INEHRM

El primer Congreso Feminista en México plantó la semilla para la emancipación de las mujeres y al igual que hoy alguna participante fue tachada de inmoral.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast …

CIUDAD DE MÉXICO. El 13 de enero de 1916 se llevó a cabo el Primer Congreso Feminista de México en el teatro Peón Contreras de Mérida, en Yucatán. Fue la primera cumbre feminista del país en la cual se reflexionó sobre los derechos de las mujeres a vivir en igualdad de condiciones que los hombres y que dejaría como legado un movimiento que a más de 100 años resuena aún con la misma exigencia: paridad.

Más de 600 delegadas de varias partes de la República Mexicana participaron en el evento, cuyo tema central fue la liberación de la mujer del yugo de las tradiciones, dictadas de acuerdo con el género.

El objetivo que persiguió fue que las mujeres accedieran a una mayor preparación educativa y apertura de trabajo para participar en artes y en otros oficios distintos a aquellos en los cuales la normativa social les permitía desenvolverse.

Cursa Dalia Masters de Dalia Empower: El poder de la resiliencia, con Paola Rojas

De hecho, la enseñanza era el único estudio legítimo al que las mujeres tenían acceso y casi el único trabajo remunerado que podían realizar.

Por ello, sus propuestas representaba un desafío y hasta una desproporción para varios sectores.

Cursa el programa de liderazgo de Dalia Empower: ADN, Born to Lead

Las principales protagonistas

De acuerdo con referencias del Gobierno de México, la mayoría de las asistentes al congreso fueron maestras, justo por la razón arriba expuesta: era casi la única profesión que podían realizar.

La maestra, poetisa y sufragista Elvia Carrillo Puerto, nacida en Yucatán, fue una de las impulsoras.

Ella inició la lucha a favor de las mujeres yucatecas desde 1910, cuando participó en el movimiento armado iniciado en el municipio de Valladolid para unirse al antirreeleccionismo, de acuerdo con un artículo académico de la UNAM, titulado El Camino a la Legislación del Sufragio y Reconocimiento de la Ciudadanía a las Mujeres. Construcción y Tropiezos.

Su iniciativa emancipatoria la llevó a Motul, donde fundó la Liga Feminista Campesina Rita Cetina en 1912. En 1915 se convirtió en una las primeras diputadas en un congreso local.

Recomendamos: La Revolución de las mujeres va; esto dicen 5 mexicanas en el frente...

Fue alumna de la poetisa y feminista Rita Cetina Gutiérrez. Gracias a su influencia, estudió textos de teóricas de los derechos de la mujer como Mary Wollstonecraft, Flora Tristán y Victoria Woodhull.

Consuelo Zavala Castillo fue otra participante destacaada. Era docente e igualmente impulsó la realización del congreso, aun cuando ella misma consideraba que la mujer en Yucatán aún no estaba preparada para ocupar cargos públicos como el de gobernadora. No obstante, sí mantuvo la promoción los valores encaminados a favorecer la igualdad entre hombres y mujeres.

El primer "escándalo" feminista

Y aunque no participó de manera presencial, la sufragista duranguense Hermila Galindo envió el documento La mujer en el Futuro para que fuera leído durante la asamblea. Resultó en un escándalo.

Pedía el sufragio de las mujeres, la legalización del divorcio y la erradicación de prejuicios fomentados por la Iglesia, que les prohibían la educación sexual y el derecho a satisfacer su instinto sexual.

Entérate: Faltan mujeres en la toma de decisiones a 67 años del voto femenino en México

“La verdad debe decirse aunque sea motivo de escándalo”, escribió Galindo al inicio de su ponencia.

Otros nombres que figuraron entre las participantes fueron: Raquel Dzib Cicero; Candelaria Ruz Patrón; Rosa Torres González, Carmen Heredia Urcelay, Beatriz Peniche de Ponce, Dominga Castro Pastrana, Adriana Vadillo Rivas y Rosina Magaña, entre otras, de acuerdo con información del Instituto Nacional De Estudios Historicos De Las Revoluciones De Mexico (Inehrm).

Detrás de la cumbre hubo también hombres impulsores, de acuerdo con la publicación de la UNAM, elaborada por Gloria Alejandre y Eduardo Torres. Entre ellos se cuentan el mismo gobernador de Yucatán en ese momento, el general Salvador Alvarado, y el hermano de Elvia, Felipe Carrillo Puerto.

Lee más: La primera mujer gobernadora en México fue poeta

¿Qué exigían?

Los cuatro principales temas que las asistentes pusieron sobre la mesa aquel años fueron:

1 ¿Cuáles son los medios sociales que deben emplearse para liberar a la mujer del yugo de las tradiciones?

2 ¿Cuál es el papel de la escuela primaria en la reivindicación femenina en su calidad de centro de preparación para la vida?

3 ¿Cuáles son las artes y ocupaciones que debe fomentar y sostener el Estado, y cuya tendencia sea preparar a la mujer para la vida intensa del progreso?

4 ¿Cuáles son las funciones públicas que puede y debe desempeñar la mujer a fin de que no solamente sea elemento dirigido, sino también dirigente de la sociedad

También te puede interesar: Leticia Bonifaz: los derechos de las mujeres precisan voluntad política y no consultas

¿Cuáles fueron los acuerdos?

Los siguientes son algunos de los puntos que acordaron las participantes, de acuerdo con el documento Los Derechos de las Mujeres y el Primer Congreso Feminista de Yucatán en 1916, escrito por la doctora Leticia Bonifaz Alfonzo, cuando fue directora de Estudios, Promoción y Desarrollo de los Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

"En todos los centros de cultura de carácter obligatorio o espontáneo, se hará conocer a la mujer la potencia y la variedad de sus facultades y la aplicación de las mismas a ocupaciones hasta ahora desempeñadas por el hombre"
"Fomentar los espectáculos de tendencias socialistas y que impulsen a la mujer hacia los ideales del libre pensamiento"
"Que la mujer tenga una profesión, un oficio que le permita ganarse el sustento en caso necesario"
"Debe abrirse a la mujer las puertas de todos los campos de acción en que el hombre libra a diario la lucha por la vida"
"Puede la mujer del porvenir desempeñar cualquier cargo público que no exija vigorosa constitución física, pues no habiendo diferencia alguna entre su estado intelectual y el del hombre, es tan capaz como éste, de ser elemento dirigente de la sociedad."

Consulta el documento completo con los acuerdos


Y ¿los logros?

"La simiente que se sembró en el referido Congreso no logró fructificar pronto a nivel constitucional y legislativo", dice en el texto citado, Leticia Bonifaz, quien hoy integra el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) en la ONU. Pero como ella misma menciona: la semilla fue plantada.

En primera instancia dio pie a la transformación de los planes de estudio en las escuelas primarias.

Pero también fue la antesala de cambios importantes a favor de la población femenina hacia la realización del Congreso Constituyente de 1916-1917, pese a que éste pospuso el derecho de las mujeres al voto.

El sufragio femenino sería incorporado a la Constitución Mexicana hasta 1947, a nivel municipal, y hasta 1953, a nivel nacional.

Lee más: Las hermanas que inspiraron el Día de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

Otra contribución fundamental fueron las modificaciones al Código Civil y su influencia en la Ley de Relaciones Familiares, promulgadas por el expresidente y primer Jefe del Ejército Constitucionalista , Venustiano Carranza, el 9 de abril de 1917. Algunos de esos cambios son:

  1. El concepto de igualdad jurídica de las mujeres a los hombres o de la emancipación de las
    mujeres a los 21 años de edad.
  2. Permitir el divorcio absoluto.
  3. Abrir el espacio del trabajo a las mujeres en la administración pública y en la educación
    normal, y con ello propiciar la educación superior.