Business

La sequía de emprendedoras en tecnología en México




  • Mujeres Conectadas es un caso de emprendimiento tecnológico creado por mexicanas que ha anotado éxitos, pero la presencia femenina en este campo es muy reducida.


Por Brenda Covarrubias

CIUDAD DE MÉXICO. Cuando a Fabiola Ortiz la invitaron a ser parte de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresas (AMMJE) le advirtieron que entraría a un mundo donde “no le perdonan nada a las mujeres y siempre van a ser juzgadas”.

Fabiola es egresada de Relaciones Internacionales, casada, triatleta y adicta confesa a la tecnología. Tiempo atrás inició un camino en el emprendimiento; sin embargo, su consolidación como empresaria llegó cuando creó Mujeres Conectadas en enero de 2019, en conjunto con Elena Achar. 

Mujeres Conectadas es una plataforma conocida como el ‘Tinder de los negocios’ porque conecta a grandes empresas nacionales e internacionales con empresarias y emprendedoras mexicanas. El objetivo es generar ventas y alianzas estratégicas.

Más de 3,000 empresarias integran esta red que tiene alianzas con firmas como Presidente Intercontinental, la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras, Interjet o Toks. A la fecha, a través de de la plataforma se han generado 1,400 reuniones de negocio con expectativas de compra por más de 80 millones de pesos.

Recomendamos: Taller Levanta capital para tu negocio

Pero el camino al éxito de Fabiola Ortiz no ha sido fácil y menos cuando ha transitado en rutas dominadas tradicionalmente por hombres: ciencia y tecnología, y negocios.


(Foto: Shutterstock)


¿Dónde están las científicas?

Las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) cuentan con mayor presencia masculina a nivel global, de acuerdo con un informe de 2019 de la UNESCO.  

Los campos de estudio en educación superior con menos mujeres inscritas son tecnologías de la información y comunicación; ingeniería y fabricación; y construcción, muestra el reporte. Además, la deserción de las mujeres en estos campos es “especialmente alta”.

En México la situación no es muy diferente. El 38% de las mexicanas que cursan educación superior lo hace en carreras STEM, según información de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), correspondiente a 2016-2017. 

La débil participación femenina parece tener raíz en la infancia de las mexicanas. El informe PISA 2015, un reporte que evalúa la educación de los 36 países que integran la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), muestra que únicamente 9% de las niñas mexicanas quiere estudiar esas áreas.

Para Ángeles Estrada del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (ITESM), este desértico panorama tiene que ver con la forma en que las mujeres son educadas.

“Hasta ciertas generaciones nos educaron con que el trabajo de tecnología no era de mujeres. Ser ingenieras no era de mujeres. Ser desarrolladora, ‘¿eso qué es?’”, dice en entrevista con Dalia Media, la plataforma de información de Dalia Empower, comunidad global de networking y aprendizaje para el desarrollo personal y profesional de mujeres.

Se trata de los últimos “resabios de esa cultura educativa, que nos limitaba en muchos aspectos relacionados con la tecnología”, agregó Estrada.

Otra muestra evidente de este escenario es la situación de los profesionistas ocupados en el país, donde las mujeres representan 45.7% del total, de acuerdo con el reporte del Observatorio Laboral al tercer trimestre de 2019.

El Observatorio destaca que las carreras con menos mujeres profesionistas ocupadas son las relacionadas con ciencia y tecnología. 

Karla Berman, vicepresidenta de ventas de Yalo, explica en entrevista que, en gran medida, la brecha en STEM existe en el país porque desde muy temprana edad las mujeres viven una crisis de confianza en sí mismas en relación con el aprendizaje de las matemáticas. Eso las empuja a elegir una carrera lo más alejada posible de esa materia.

Yalo es una startup tecnológica que crea plataformas de inteligencia artificial para que las empresas se conecten de modo más eficiente con sus clientes a través de aplicaciones de mensajería instantánea.

La ejecutiva de la firma asegura que no saber matemáticas será el nuevo analfabetismo, pues “toda la innovación que se dará en los siguientes 50 años estará profundamente influenciada por la ciencia, la tecnología y las matemáticas, incluso en las disciplinas que nada tienen que ver”.

Lee más: ¿Naces o te haces creativa? Ejercítate

Renacer de las cenizas y con impacto social

Tras años de pensar que las ingenierías eran cosa de hombres, Fabiola Ortiz llegó por “azar” a una empresa de tecnología. Posteriormente fundó su primera empresa.

“Le eché muchas ganas; no sabes cómo me metí en las diversas áreas. Qué bonita imagen. Traté de parecer una persona formal, empresaria, escondía el hecho de que era mujer”, señala Fabiola.

Pero las cosas no salieron como planeó. Los números no fueron los esperados y su socio dimitió.

Fabiola recuerda haber sentido que “todo estaba perdido”, pero se percató de una cosa: era momento de analizar qué “necesitaba el mercado, pero ya no con un signo de pesos”, sino desde una óptica de impacto social.

Tras esta reflexión se dieron una serie de eventos que dieron origen a Mujeres Conectadas: la muerte de su papá y la necesidad de enseñarle a su madre cómo hacerse cargo del negocio familiar; así como su llegada a los cursos de Dalia Empower.

Mujeres Conectadas es hoy una plataforma tecnológica que ayuda a los empresarias a vender sus productos o servicios. Además, capacita, apoya y ofrece coaching en temas de financiamiento.


… y, ¿dónde están las emprendedoras?

Un reporte de 2017 sobre igualdad de género publicado por la OCDE revela que las mujeres que lideran emprendimientos, ganan en promedio cinco veces menos que sus homólogos hombres, lo que muestra una importante brecha.

Otro estudio sobre emprendedoras en STEM publicado en 2020 por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), muestra que las mujeres que emprenden en ciencia y tecnología en América Latina y el Caribe viven en grandes capitales como la Ciudad de México, Lima o Buenos Aires. Su perfil se resume en tres puntos:

  • 72% es menor de 40 años,
  • 77% tiene al menos la licenciatura concluida y...
  • 67% cuenta experiencia en el extranjero.

Un dato más salta a la vista: solo 14% de las emprendedoras en STEM dijo que contó con mujeres como mentoras. En contraste, 38% de emprendedoras en otras áreas tuvo una mentora.

En México no hay cifras claras sobre emprendimiento femenino. Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2019 del Inegi muestran que del total de la población ocupada en el país, las mujeres representan 39.5%, es decir, 22 millones 32,255 personas.

Y de entre las mujeres ocupadas solo 2.4% son empleadoras, lo cual equivale a 526,000 dueñas. De ellas, 91.1% está al frente de un micronegocio y 46.9% se ubica en el mercado informal.

Lo que es un hecho es que los hombres emprenden más que ellas, de acuerdo con un documento del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) fechado en 2015. La tasa de emprendimiento masculina en México es 4% mayor a la femenina. 

El GEM menciona, además, que a la hora de emprender, los hombres ven más oportunidades de negocio, confían más en sus capacidades y tienen menos miedo al fracaso. 

Financiamiento, un tema de confianza

La mayor dificultad que enfrentan las emprendedoras en STEM es el acceso a financiamiento e inversionistas clave, según el análisis del BID.

Los inversionistas consultados mencionan que la baja tasa de captación de capital de las emprendedoras está relacionada no solo con el hecho de que existe una menor cantidad de proyectos STEM liderados por mujeres, sino con la forma en que ellas presentan sus negocios.

Ariadna Hernández, gerente de Plan de Apoyo a la Educación Superior y Proyectos Institucionales de Santander, explica que las mujeres se ven en desventaja a la hora de buscar financiamiento porque carecen de confianza en sí mismas y en su negocio. Eso les impide generar confianza, a su vez, en inversionistas potenciales. “Nos cuesta más (a las mujeres) demostrar todo el tiempo el nivel de competitividad que tenemos”, puntualizó.

Aun así, ellas avanzan. En las últimas dos ediciones del Premio Santander a la Innovación Empresarial (2018 y 2019), la participación femenina pasó de 30% a casi 38 por ciento. Además, entre los ganadores hay emprendimientos femeninos. 

Lee más: "Sé una dama, dijeron", el poderoso video de Cynthia Nixon sobre las mujeres

La 4a Revolución Industrial las pone en riesgo

En las últimas semanas, colectivos feministas y ciudadanas han realizado marchas y protestas en contra de la violencia de género y los feminicidios en México. Se esperan también movilizaciones en todo el país para el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y un paro nacional de mujeres al día siguiente, 9 de marzo.


(Foto: Shutterstock)

 

Las exigencias están enfocadas básicamente en políticas públicas y un Estado de Derecho que garantice su seguridad, integridad, derechos reproductivos e inclusión en el mercado laboral. Pero el tema educativo como vía clave de empoderamiento desde la infancia no ocupa un lugar central en la agenda, sobre todo ante la llamada Cuarta Revolución Industrial.

Un reporte del BID, publicado en 2019, menciona que ante la era digital y de la inteligencia artificial, las mujeres corren un mayor riesgo de perder sus empleos debido a la brecha de género -la cual se estima que quedará cerrada en 2,133-; a la automatización de una serie de trabajos y a la rezagada presencia femenina en las áreas tecnológicas y científicas.

Pese a esta perspectiva, Ángeles Estrada, Directora Ejecutiva de la iniciativa de Transparencia y Combate a la Corrupción de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey, está segura de que la presencia femenina será fundamental en la tecnología dentro de pocos años y pronto se verán sus efectos.

“Tal vez lo diga porque soy mujer, pero (los desarrollos tecnológicos de mujeres) son mucho más comprensivos, más completos, más encaminados a un entendimiento y solución de problemas públicos. Eso está por venir”.