salud mental

La ONU advierte una crisis de salud mental por la pandemia

La ONU advirtió que incluso cuando la pandemia esté controlada, las personas y comunidades seguirán siendo afectadas por el duelo, la ansiedad y la depresión. (Foto: Anthony Tran / Unsplash)

Suscríbete a nuestro Newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. La pandemia del nuevo coronavirus ya ha golpeado la salud mental del mundo, advirtió el 14 de mayo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en un informe y llamó a ejecutar acciones para evitar una crisis sanitaria en ese sentido.

El reporte cita algunos estudios que muestran que en la región de Amhara, en Etiopía, 33% de la población sufre "tres veces más" síntomas de depresión que antes de la pandemia.

Además en Irán y Estados Unidos la prevalencia del estrés mental durante la crisis alcanza 60% y 45% de manera respectiva.

Te puede interesar la e-Class: Transitando la crisis hacia un nuevo presente

La ONU pidió a los países invertir de forma masiva en acciones de salud mental. Antes de la pandemia los países dedicaban solo una media de 2% de sus gastos de salud a los enfermedades mentales.

El informe cita un mensaje de la Comisión Lancet sobre salud mental global y desarrollo sostenible, el cual explica que los problemas de salud mental que ya existían, se agravan debido al estrés que genera la pandemia.

Dicho estrés está relacionado principalmente con el miedo a ser contaminado o que la enfermedad, que hasta el 14 de mayo ha dejado casi 300,000 muertos en el mundo desde su aparición en China a finales de 2019, contamine a familiares.

Te pueden interesar otros cursos en línea: Dalia Academy

Pero también esta conectado a la pérdida de empleo y de fuentes de ingresos, a la separación de familias, a un largo confinamiento y a la imposibilidad de decir adiós y realizar un funeral en el caso de fallecimiento por COVID-19.

"Muchas personas que anteriormente se las arreglaron bien, ahora son menos capaces de hacerlo debido a los múltiples factores estresantes generados por la pandemia. Aquellos que previamente tuvieron pocas experiencias de ansiedad y angustia, pueden experimentar un aumento en el número e intensidad de estos y algunos han desarrollado una condición de salud mental. Y aquellos que anteriormente tenían una afección de salud mental, pueden experimentar un empeoramiento de su afección y un funcionamiento reducido", detalla el documento.

Por otra parte, ante este escenario, las conductas potencialmente adictivas pueden incrementarse, pues para mitigar los factores estresantes, las personas pueden recurrir a diferentes formas negativas de afrontamiento, incluido el uso de alcohol, drogas, tabaco o, incluso, juegos en línea.

Estadísticas de Canadá muestran que 20% de la población de 15 a 49 años aumentó su consumo de alcohol durante la pandemia.

Lee más: Guía para autoevaluar tu autoestima y potencial

La salud mental, a la sombra durante décadas

El esfuerzo a escala mundial para luchar contra el nuevo coronavirus esconde la propagación de problemas de salud mental "después de décadas de negligencia y de falta de inversión", dijo el jueves el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de acuerdo con la agencia de noticias AFP.

"Incluso cuando la pandemia esté controlada, el duelo, la ansiedad y la depresión continuarán afectando a las personas y a las comunidades", añadió en un mensaje en video para presentar el reporte.

"Sabemos que la situación presente, el miedo y la incertidumbre, las turbulencias económicas, engendran o pueden engendrar sufrimiento psicológico", recordó Devora Kestel, directora de Salud Mental y Abusos de Sustancias Psicoactivas de la Organización Mundial de la Salud, según AFP.

El personal que trabaja en primera línea contra la pandemia, empezando por el personal sanitario, lo hace en condiciones "de inmenso estrés" y es especialmente vulnerable, indicó Kestel, citando el aumento de las tasas de suicidio del personal médico revelado por los medios.

Lee también: Cómo sobrellevar el aislamiento por COVID-19

Los niños obligados a quedarse en casa, así como las mujeres, son los más expuestos a la violencia doméstica.

Las personas mayores y las que tienen enfermedades crónicas susceptibles de fragilizarles frente al nuevo coronavirus sufren una gran ansiedad por el temor a contaminarse y a sufrir una forma grave de la enfermedad.

Además, las personas que ya son frágiles psicológicamente y que no pueden acceder a su tratamiento habitual, podrían ver deteriorarse su salud.