Commander

La mujer que abrió la ruta al primer rally Ferrari femenino y empodera a las estudiantes


Chanterria McGilbra abrió caminos a los primeros rallies femeninos y a enseñar a las niñas a empoderarse
Foto: Tomada de prancingponies.org

Chanterria McGilbra organizó la primera carrera femenina de Ferrari en Estados Unidos.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast …

CIUDAD DE MEXICO La pasión por los Ferraris y las carreras llevó a Chanterria McGilbra por la pista de la vida para convertirla en la fundadora de Prancing Ponies, el primer rally de Ferrari femenino del mundo -con ediciones en Estados Unidos y en Europa desde 2016-, y en la líder de la fundación que lleva el mismo nombre y que enseña a mujeres estudiantes a empoderarse.

"Enseñar a las chicas cómo conducirse a sí mismas antes de convertirse en líderes de los demás" es uno de los enfoques de Prancing Ponies, la fundación creada en Estados Unidos por esta consultora en biotecnología.

A través de la inscripción a la carrera y de los patrocinios, la fundación recauda para la Academia de Liderazgo en el Extranjero, que se enfoca en la formación de estudiantes para futuros roles de liderazgo a través de herramientas que les permiten un desarrollo profesional.

Cursa el Dalia Master, con Paola Rojas el Poder de la resiliencia

En una entrevista para sitio web Huffpost, la primera mujer afroamericana en comprar un Ferrari en el norte de California cuenta que los pasas para crear la academia y el primer rally Ferrari femenino no se dieron de la noche a la mañana.

McGilbra renunció a su departamento, su trabajo y a todo lo que tenía. Viajó a Mónaco para obtener un MBA. Posteriormente, compró un Ferrari en California sin entender muy bien de dónde venía el deseo de hacerlo. Esas decisiones la llevaron a donde se encuentra hoy y le permiten dar ciertas recomendaciones a las mujeres:

“Mi consejo es tomar muchos riesgos inteligentes e informados y escuchar su intuición más que cualquier otra cosa y cualquier otra persona. No será fácil en un mundo donde todo el mundo quiere ver números y pruebas fácticas de porqué se tomó cierta decisión, pero es importante mantenerse fiel a quién se es y lo que se sabe. Si logras hacer esto, siempre avanzarás hacia el propósito más grande de tu vida y vivirás la vida de tus sueños”

Toma la e-class de Dalia Empower: Inteligencia Emocional

Cuando trabajó para Fortune 100, cuenta que su carrera avanzó rápidamente debido a su trabajo duro, su eterna búsqueda por mejorar los procesos en su entorno laboral y su educación internacional. Ello sentó la bases para ser contratada por una empresa de biotecnología en San Francisco.

“Hice todo, la mayor parte, cosas que nunca había hecho antes. Eso no me intimidó porque mi experiencia de vida anterior me mostró que podía enseñarme a hacer cualquier cosa, como cuando aprendí tres lenguajes de programación diferentes en la universidad. A medida que la compañía creció, me di cuenta de que había muchas mujeres que fueron contratadas, pero ninguna estaba tomando decisiones”.

Se dio cuenta que quienes tomaban las decisiones más importantes para la empresa no eran mujeres y su liderazgo era pasado por alto. Se percató también de que aquel era un patrón en las compañías en las que había trabajado anteriormente.

Eso la impulsó a reflexionar sobre lo que podía hacer para cambiar la realidad.

También puedes leer: De madre soltera a millonaria que emprendió en épocas de recesión

Sobre su fundación Prancing Ponies -cuyo enfoque es "Crear Mujeres Líderes, Una Chica a la Vez"- Chanterria McGilbra destacó que lo más gratificante para ella es ver cómo cambian las vidas de las jóvenes luego de vivir y trabajar en el extranjero.

La academia dirige su programa a estudiantes de tercer año de carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) y de secundaria .

Durante el verano, envía hasta 10 jóvenes al extranjero para involucrarlas en actividades de inmersión cultural que desarrollarán su autoestima, confianza en sí mismas y habilidades de liderazgo.

McGilbra está convencida que las chicas regresan a casa con una mejor confianza en sí mismas y mayor autoestima para asumir roles de liderazgo en sus universidades y más tarde en las carreras que elijan.

Lee también: El poderoso rol que jugará Kamala Harris cuando asuma la vicepresidencia de EU

La amante de los Ferraris recuerda que también tuvo la suerte de tener padres que le dijeron que podía hacer cualquier cosa que ella quisiera. Su padre solía decirle que nunca se quedara sentada y mirando a otras personas ganar millones de dólares en la televisión. Su madre creía en el camino de la experiencia: “Aprende lo que el maestro sabe, sal y haz algo".

La perspectiva de sus padres le dio las bases de la autoestima, la confianza y el valor para asumir riesgos, lo cual es la base de todos los grandes líderes, menciona.