Power

Igualdad legal de la mujer avanza lento, dice ONG




  • La organización Equality Now recordó que 189 países se comprometieron en 1995 a avanzar hacia la equidad de género, pero el progreso ha sido lento.

 

LONDRES, Inglaterra. La organización feminista Equality Now instó el 2 de marzo a gobiernos a revocar o modificar con urgencia las legislaciones discriminatorias con base en el sexo, a fin de que todas las mujeres y niñas vivan en igualdad.

En un informe divulgado el lunes pasado y titulado Palabras y acciones: Pidiendo responsabilidad a los gobiernos en el proceso de revisión de Pekín+25, Equality Now (Igualdad Ya) da ejemplos concretos de leyes de todo el mundo que todavía discriminan por género y que afectan a las mujeres y a sus familias.

La organización recuerda que en 1995 -en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer de la ONU- 189 países acordaron establecer una plataforma de acción con la que avanzar en materia de derechos de las mujeres y niñas y lograr equidad.

Recomendamos: Taller de Energía y Liderazgo

Equality Now señala que, al ser la "igualdad legal" un primer paso esencial para alcanzar la equiparación de derechos, uno de los compromisos asumidos por los gobiernos fue que "revocarían cualquier ley que discriminara con base en el sexo".


(Foto: Shutterstock)

Desde entonces se ha detectado, según recoge el informe, que si bien más de la mitad de las leyes denunciadas por ellos como discriminatorias han sido derogadas total o parcialmente, modificadas o consideradas nulas, muchas otras siguen arraigadas.

"Los gobiernos deben urgentemente enmendar las legislaciones discriminatorias, deben abordar esos problemas y, por supuesto, cumplir el compromiso de hace 25 años", dijo a la agencia EFE, Antonia Kirkland, líder del programa de Igualdad Legal de la citada organización.  

Su informe 2020 se centra en el derecho de familia, pues sigue siendo un área "complicada", admitió Kirkland.

La experta destacó el gran "vínculo que se establece con frecuencia entre esas legislaciones familiares y otras áreas, como la religión, la costumbre o la tradición", con las que es más difícil lidiar para los gobiernos, si bien observó que eso "no es excusa" para tratar de enmendar situaciones discriminatorias. 

Lee más: Mujeres reciben sentencias más duras que los hombres

Los aspectos ligados a las leyes de familia afectan a mujeres y niñas a lo largo de su vida en diferentes áreas, como en lo relacionado con el estado marital (matrimonio, divorcio, poligamia, obediencia de la esposa) y en el estatus personal (ciudadanía, peso del testimonio en un tribunal, viajes, explotación sexual).

El informe lamenta asimismo la manera en que esas normas afectan al estatus económico (herencias, propiedad, empleo, jubilación) y a las agresiones contra las mujeres y niñas (violación, estupro, violencia doméstica, asesinatos de "honor").

Aunque Equility Now admite que desde 1995 se han dado progresos, los tilda de "lentos e inconsistentes" y lamenta que la mayor parte de los ejecutivos no hayan logrado igualdad legal para las mujeres.

Con frecuencia, esos amagos para enmendar los preceptos legales se han percibido como amenazas a la identidad del grupo y los derechos generales, y se emplean como justificaciones para resistir las demandas de reforma hacia una mayor igualdad, subraya la organización.

Agrega que muchas administraciones han fracasado a la hora de asegurar la universalidad de los derechos humanos de las mujeres porque permiten que se dé prioridad a la religión y a la libertad cultural.

La organización confía en que este texto sea una "herramienta útil" tanto para los gobiernos como para los activistas en este proceso "crucial".

Cita como ejemplo de leyes que discriminan por sexos, la provisión legal "cásate con tu violador" propuesta en Turquía en 2016, que fracasó, o el proyecto de ley aprobado por el Parlamento iraní en 2019 que permitía a padres casarse con hijas adoptivas.

Incluye también la prohibición en Estados Unidos a personas transgénero para que puedan servir en el ejército.

Equality Now, movimiento creado en 1992 "para proteger y promover los derechos humanos de las mujeres y niñas en el mundo", considera que en la era del movimiento #MeToo, "con voluntad política y compromiso, revocar las leyes explícitas de discriminación sexual y reforzar las protecciones constitucionales puede lograrse antes de 2030".

"Los gobiernos deben urgentemente convertir las palabras en acciones y finalmente derogar o modificar todas las leyes que discriminen en base al sexo para que todas las mujeres y niñas puedan disfrutar de sus derechos y vivir como socios iguales en sus familias, comunidades y en la sociedad", señala el documento.