Power

Hacia el 8 de marzo: Así buscan las mujeres cimbrar a México pese a la pandemia


Marcha feminista
Foto: Patricio Hurtado / Pixabay

Colectivas y feministas preparan manifestaciones y actividades centradas en las próximas elecciones y la violencia contra las mujeres.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast …

CIUDAD DE MEXICO. Desde sus trincheras, cada colectiva o grupo feminista en México alzará su voz el próximo 8 de marzo a través de diferentes expresiones para exigir que cesen las distintas violencias contra las mujeres, buscando imponerse a un contexto nacional diferente al de 2020 -cuando la marea púrpura se adueñó de las calles-, a causa de la pandemia de COVID-19.

Unas tomarán las ventanas, otras las fuentes, los edificios, los parques y las calles. Miles más usarán las tecnologías o las artes para hacer sentir su presencia y sus reivindicaciones.

Motivos para levantar la voz sobran, pero el énfasis especial este año se pondrá en una demanda específica hacia los partidos políticos de cara al proceso electoral de junio próximo en el país: que renuncien a postular a cargos públicos o de elección popular a personas señaladas o acusadas como violadores y agresores de mujeres, y combatir el común denominador de los feminicidios: la impunidad.

Cursa Dalia Masters de Dalia Empower: El poder de la resiliencia, con Paola Rojas

Nuevas formas de tomar los espacios públicos

Arussi Unda, vocera del colectivo Brujas del Mar, quien dio origen al paro de mujeres Un Día sin Nosotras en 2020, contó en entrevista para Dalia News + Media que para este año no han hecho convocatorias ni saldrán a marchar debido a la emergencia sanitaria global.

Sin embargo, pondrán en acción otros modos de seguir acompañando la lucha como encuentros digitales que han venido organizando desde hace semanas con sus pares activistas de países como Costa Rica, Argentina, Colombia, Paraguay Honduras y Brasil.

“Eso es lo chido: el haber podido acercar a tantas redes de mujeres, ponernos creativas. Para el 8 o 9 de marzo -que sería básicamente la conmemoración a un año del Paro Nacional de Mujeres en México- estamos pensando cómo le hacemos para tomar las calles sin tomar las calles”, expresó Arussi.

La colectiva originaria de Veracruz ha recibido luz verde de distintos gobiernos municipales de la región para realizar murales con mensajes sobre el combate a la violencia de género en ciertos espacios públicos asignados. Una lista de diseñadoras de todo el país ha enviado sus propuestas gráficas, las cuales serán plasmadas antes del 8 de marzo y permanecerán durante todo ese mes.

Cursa el programa de liderazgo de Dalia Empower: ADN, Born to Lead

Arussi comenta que con este tipo de actividades tendrán más control sobre las medidas sanitarias para evitar contagios, ya que solo asistirán las artistas responsables de pintar cada obra.

Añade también que seguirán posicionando la agenda feminista, principalmente en el tema de feminicidios y el derecho de las mujeres a decidir sobre cuerpo.

“Vamos a seguir creando conciencia sobre la explotación sexual y reproductiva de las mujeres. Yo creo que es un tema que luego pasa de largo, más que nada por la situación tan grave de feminicidios que atravesamos”, expresó. Esta labor la llevan a cabo a través de charlas en plataformas digitales bajo la premisa de que el combate a la explotación sexual y reproductiva puede prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres en distintos espacios.

Saraí Carpio, a nombre del grupo Femísticas, ubicado en la Ciudad de México, dijo que sí marcharán el 8 de marzo y realizarán un Facebook Live para transmitirla a las mujeres que no participarán presencialmente por la pandemia. Además se coordinarán con otras colectivas para hacer encuentros digitales en los que compartirán y discutirán los principales puntos de la agenda feminista.

Femísticas se enfoca a la difusión de derechos de la mujer y sus expresiones a través de la poesía y la música.

Carpio lamentó que los sectores políticos de izquierda, derecha o de cualquier espectro, aseguren que las convocatorias o marchas de mujeres son "manipulables" y que solo validen el enojo, la ira y las exigencias de justicia cuando provienen de hombres.

"Se cree que el enojo es solamente algo del varón. Cuando nos reclaman por qué rayamos los monumentos o se vandalizan, no es parte de la iconoclasta que se tiene que hacer, es parte de dejar claro que los movimientos de transformación no siempre pueden ser pacíficos y, sobre todo, cuando las mujeres han sido ignoradas por tantos años", explicó Saraí.

Las Constituyentes, otro grupo feminista entrevistado por Dalia News + Media, tienen programado tomar las redes sociales, algunas calles, parques, fuentes, y ventanas de casas y departamentos con la colocación de una prenda o bandera de color púrpura, que es el color que identifica a los movimientos feministas.

El objetivo es transmitir un mensaje de manera pública: la violencia contra las mujeres es una emergencia nacional.

Recomendamos: La Revolución de las mujeres va; esto dicen 5 mexicanas en el frente...

Rumbo a las elecciones de junio

Yndira Sandoval, líder de Las Constituyentes, organización con cinco años de trabajo incidiendo en la agenda pública, aseguró que convocarán a una articulación nacional para el 8 de marzo, cuyo énfasis principal será: “Todas votamos; todas contamos; todas a las redes; todas contra la violencia”.

Bajo ese lema exigirán la erradicación de la violencia política contra las mujeres y de agresores en el poder.

“[Este 8 de marzo] se da en el marco de la antesala de un proceso electoral. [Será] un emplazamiento al sistema político, al sistema de partidos políticos, al sistema democrático. Porque lo primero que nos preguntamos es ¿en qué clase de democracia las mujeres son asesinadas todos los días por el hecho de ser mujeres; donde los violadores no enfrentan algún tipo de condena? El 98% de los delitos que se cometen contra las mujeres guardan un estatus de impunidad”, comentó.

La consigna en esta ocasión, detalla, es que las mujeres votan, pero sobre todo que son mayoría en la lista nominal del padrón electoral y, por ello, tienen un peso que se debe reconocer y dimensionar.

Saraí Carpio, también abogada especializada en derechos humanos, junto a Giselle Gamboa (de Oaxaca) y Celinda Pérez (Michoacán) del grupo Femísticas, esperan que el hartazgo de las mujeres se vea reflejado en las urnas de las próximas elecciones.

También tienen la expectativa de que la protección a los derechos de las mujeres sea incluida a través de rubros específicos en el presupuesto federal y que en casos como el de Félix Salgado Macedonio no solo se haga justicia, sino que se impida que las personas señaladas o acusadas accedan a cargos con los que adquieran fuero y logren así detener sus procesos penales.

Te recomendamos: La prescripción del delito de violación es otro obstáculo para las víctimas, advierte jurista

“Es momento de que las mujeres tomemos mucha conciencia sobre si queremos nuestra representación [con] quienes nos han dado la espalda”, declaró Saraí para Dalia News+Media.

Para la representante de Brujas del Mar la justicia no llegará a través de las instituciones, ya que para ella es evidente que el Ejecutivo y las secretarías de Estado no están preocupados por las mujeres. Sobre todo cuando se criminalizan las protestas de las colectivas feministas y, de manera falsa, se les endilga una afiliación partidista.

“Por más que me presumas mucho lo de la Ley Olimpia, no hay gente que esté detenida por este delito. La ley Olimpia lleva como cuatro años activa en algunos estados y ya se hizo a nivel federal, pero solo ha habido un detenido, hasta ahora”, manifestó Arussi Unda.

Pandemia: el agresor en casa

Debido a las restricciones de aislamiento impuestas por la pandemia, los casos de violencia intrafamiliar han aumentado.

Tanto Feminísticas como Brujas del Mar, quienes asisten a víctimas, señalan la importancia de impulsar una cultura de la denuncia y dejar de normalizar el lenguaje que promueva la agresión contra niñas y mujeres.

Saraí comprende que las víctimas tienen miedo de denunciar a su agresor por presión social y a eso se suma el mal desempeño de los Ministerios Públicos.

Lee más: Más de 50% de los feminicidios registrados en 2019 quedaron impunes

Su recomendación es dar seguimiento a la carpeta de investigación y los citatorios, por más tedioso que sea. De lo contrario, el agresor seguirá en libertad.

“Otro llamado importante este año va a ser la violencia evidente que crea el confinamiento. Ya que el enemigo no está en la calle, el enemigo puede estar en tu propia casa”, agregó.

Al cierre de 2020 hubo 220 mil denuncias por violencia en el hogar, de acuerdo con el informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SENSSP), mientras que en los Centros de Justicia para las Mujeres alcanzaron una cifra histórica de 20 mil 600 casos en diciembre, a diferencia de los 17 mil 385 casos reportados en 2019 para el mismo mes.

Lee más: 2020, ¿el año para recordar por las mujeres? 6 mexicanas líderes reflexionan

Avances, hartazgo y sumatorias

En cuanto a los avances en materia de igualdad de género, Arussi Unda destaca que han sido impulsados mayormente por la sociedad civil y no exactamente por las instituciones de gobierno.

En ese sentido, subraya como ejemplo las reacciones negativas de la ciudadanía en los últimos años ante programas televisivos en los que se maneja lenguaje sexista o machista.

Sin embargo, Yndira, del colectivo Las Consituyentes, señala que en México aún no hay una conciencia sólida y clara entre las autoridades y la sociedad sobre qué es la violencia contra las mujeres y por qué es una asunto de emergencia nacional.

A ello se agrega el desmantelamiento de las políticas públicas en favor de las mujeres y la estigmatización de los movimientos feministas. Esto ha creado un entorno de rechazo hacia cualquier propuesta o avance en temas de paridad, dijo.

Saraí, del grupo Feminísticas, asegura que si bien en los últimos 10 años el avance de la agenda ha tenido obstáculos en México, cada vez más las mujeres que no se asumen feministas acuden a las marchas debido a clima de hartazgo, principalmente por los feminicidios y la impunidad.

Aseguró que en la marcha del 8 de marzo de 2020 notó una mayor presencia de mujeres, la cual atribuyó a la conmoción nacional por el caso de Ingrid Escamilla, asesinada por su pareja sentimental, y el tratamiento que los medios de comunicación y policías le dieron al filtrar imágenes de sus restos.

Yndira afirma que, desde el punto de vista legislativo, los avances en materia de género se han dado gracias a la incidencia constante en la agenda pública y de iniciativas de ley que han dado frutos.