Power

Guía para asumir y dejar atrás nuestro racismo


shutterstock_1270777789 (1).jpg

“Todos somos racistas, pero también somos responsables de desmontar este sistema”, dice el director de Racismo MX. (Foto: Shutterstock)

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. “Cásate con una persona blanca para mejorar la raza”; “eres de tez humilde” o “pareces artesanía prehispánica”, son frases comúnmente escuchadas en México, que reflejan el profundo problema de racismo que existe en el país.

Para comenzar a cambiar esta realidad, José Antonio Aguilar Contreras, fundador y director de Racismo MX, iniciativa que visibiliza el racismo y abre la conversación sobre el tema, recomienda cinco pasos: reconocer el racismo; entender que es un sistema; informarse; salir de la burbuja y ser activamente antirracista.

Te puede interesar el programa educativo: ADN, Born to Lead

¿Cómo se ve el racismo en México?

“Racismo es asumir que existen las razas humanas cuando la ciencia ya demostró que las razas humanas no existen, pero aun así hay personas que creen que así es por las diferencias fenotípicas y la apariencia. Tienden a jerarquizar (las razas) de mejores a peores”, explica Aguilar.

También te puede interesar la e-Class: Incrementa la productividad de tu equipo en tiempos de COVID-19

En México, el racismo impacta fuertemente en las condiciones de vida de las personas. La encuesta Proyecto sobre Discriminación Étnico-Racial en México (PRODER) 2019, realizada por el Colegio de México, mostró que las personas con la piel más clara de la escala tienen más del doble de probabilidad de alcanzar el quintil socioeconómico superior con respecto a las personas con la piel más oscura.

Además, estos últimos tienen 3.5 veces más probabilidad de permanecer en el quintil socioeconómico inferior.

“Es cierto, las personas que hoy día tienen pieles más oscuras tienden a ser de niveles socioeconómicos más bajos. Decir que eres de tez humilde es casi decir que una persona morena está destinada a ser pobre y que una persona blanca es rica”, puntualiza.

Lee más: Conapred y la igualdad atrapados entre ánimos incendiarios

Guía básica para rehabilitarse del

  • Acepta que en México hay racismo

El experto señala que en México muchas personas piensan que no hay racismo porque no hay afrodescendientes, pero esto es incorrecto. En primer lugar, sí hay afromexicanos y, en segundo, también hay racismo contra personas indígenas y morenas. “En México hay racismo y tenemos que aceptarlo”.

  • Entiende que el racismo es sistémico

Va más allá del lenguaje, una mirada desagradable o que no te den acceso a algún bar. “El racismo tiene consecuencias económicas; en la salud y en la educación de las personas”.

En México, indica José Antonio Aguilar, las personas con más dinero tienden a ser de tez blanca; los más pobres son de pieles más oscuras, afromexicanos o indígenas.

  • Infórmate

“El racismo mexicano no se parece al americano. Tenemos toda la creencia de que somos mestizos y eso hace muy difícil verlo”, explica.

Sin embargo, hay solución. Edúcate, infórmate. Lee libros, artículos o ve películas y videos que hablen del tema.

Escucha el podcast: Poder y resiliencia

  • Sal de tu burbuja; conoce y convive con personas diversas

Para tener una mejor lectura de la realidad y del país, hay que comenzar por entender que “México no es la colonia Roma, no es la Condesa, no es Polanco. México es muy complejo, entre más lo conozcamos, más podremos saber cómo mejorarlo”.

Por eso, es importante convivir con personas de diversos círculos y aprender cómo es la vida de otros mexicanos.

  • Sé activamente antirracista.

No basta con reconocer el racismo, tienes que denunciar actos racistas y levantar la voz cuando existan ese tipo de acciones.

Por ejemplo, señala el director de Racismo MX, es importante denunciar a las empresas que discriminen en el área de recursos humanos o levantar la voz contra la ‘blanquitud’ dentro de la publicidad.

“Todos somos racistas, pero también somos responsables de desmontar este sistema”, recalca Aguilar Contreras e invita a todas las voces a entrar a esta conversación para sanar a la sociedad y al país.