Power

Extinción de fideicomisos puede ampliar la brecha de género científica en México, alertan


científicas.jpg
Foto: Pixabay

El 82.5% de los fideicomisos eliminados por el Congreso son de ciencia y tecnología, donde la brecha de género es de por sí significativa.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Con la extinción aprobada por el Congreso de la Unión de 109 fideicomisos, 90 de los cuales corresponden al desarrollo de ciencia y tecnología, las científicas mexicanas pueden ver reducidas sus posibilidades de crecimiento en un país donde ya de por sí ellas representan apenas 33% del total de investigadores, advirtieron investigadoras.

El 8 de octubre pasado, la Cámara de Diputados aprobó la eliminación de 109 fideicomisos. Dos semanas después el Senado hizo lo propio al dar luz verde a la extinción de esos mecanismos financieros.

Con esta acción, conseguida por la mayoría de Morena con el apoyo del Partido Encuentro Social (PES) y Partido Verde Ecologista de México (PVEM), el gobierno federal tendrá en sus arcas al menos 68,478.1 millones de pesos que correspondían a tales fideicomisos y que representan 1% del Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021.

Entre los fideicomisos que desaparecerán están Fidecine (224.2 millones); el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (213.4 millones); Financiera Rural (12,563 millones); el Fondo de Desastres Naturales, (6,861 millones), y los relacionados con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y los fondos mixtos y de investigación (25,741 millones de pesos).

Cursa la e-Class de Dalia Empower: Perspectiva de género

Desde su discusión hasta su ejecución, la purga de estas figuras ha generado decenas de voces críticas. Entre ellas, mujeres dedicadas a la ciencia, quienes advierten que uno de los efectos de la supresión de estos mecanismos puede llevar a una reducción en la participación de las mujeres en ese campo.

En el caso de Conacyt, que dirige María Elena Álvarez-Buylla Roces, quedarán eliminados 65 fondos equivalentes a 24,956.6 millones de pesos.

En riesgo, la supervivencia de centros de investigación

Laura Córdova Ávalos, investigadora de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, aseguró en entrevista con Dalia News+Media que el Conacyt será el órgano científico más afectado.

“Los fideicomisos son un instrumento que se creó para evitar corrupción y para que el dinero se pueda ocupar pese a cambios de administración. Los investigadores no ven el dinero, todo se hace a través de las instituciones”, dijo.

Explicó que ahora las investigadoras viven en una “incertidumbre total” debido a que cada año, la asignación de los recursos dependerá -en tiempo y forma- de los cálculos y designaciones de Hacienda y de los legisladores.

Te puede interesar el taller para adolescentes: ¿Qué elijo como carrera?

En ese sentido, acusó que el gobierno federal no ha esclarecido cuál será el nuevo mecanismo a través del cual se entregarán los recursos.

“Eso va en detrimento del crecimiento. Cuando se dio el crecimiento de los centros de investigación y se obtuvieron más recursos en lugares fuera de la Ciudad de México, se pudo aumentar la red de centros en los estados y con ello aumentó la participación de mujeres", mencionó.

La medida también considera la extinción de los fideicomisos de 26 Centros Públicos de Investigación equivalentes a 785 millones 81,313 pesos. Entre ellos figuran los del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) que cuenta con 332.9 millones de pesos o el Instituto Mora, que disponía de 4.77 millones de pesos, y el Centro de Investigación en Matemáticas de 5.54 millones de pesos.

Lee más COVID-19 cobra un alto costo en las carreras de las mujeres científicas

¿Mujeres sin trabajo y en fuga?

“Como mujer y joven, quizá pensarás ir a la capital o a otro estado porque en el que vives ya no hay fondos… y más en estas condiciones de violencia en las que vivimos”, advirtió. Y las mujeres que cuentan con mayor poder adquisitivo pueden emigrar a otro país.

México perderá ese talento, dijo, porque es “imposible” que instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) absorban a todas las investigadoras e investigadores que se quedarán sin plazas en el interior de la República.

Apuntó que la suma de otros factores, como la eliminación de guarderías y la precarización del empleo, empujarán a las mujeres a desertar del empleo formal en la investigación.

Laura Córdova subrayó que el gobierno debería volcarse a la “economía del conocimiento”, en referencia a aquellos países cuya economía se basa en la investigación, como Corea del Sur o Japón.

Entérate: COVID-19 cobra un alto costo en las carreras de las mujeres científicas

Alma Maldonado, investigadora en educación superior en el Departamento de Investigaciones Educativas del Cinvestav del IPN, asegura que la eliminación es grave, pues los fideicomisos dedicados a la ciencia son por los menos 90 de los 109 en total.

“Es muy importante señalar las dimensiones. Hablamos de fondos mixtos y de dinero que sirven para hacer investigación en todas las áreas científicas”, aseveró en entrevista con Dalia News+Media.

Advirtió que ello puede representar una desventaja para las mujeres respecto a la asignación de recursos. Explicó que hoy, los proyectos en concurso para recibir dinero, son evaluados sin conocer quién o quiénes son sus autores o autoras. No obstante, a partir de ahora, si cambia esa metodología, puede generarse un esquema discrecional y con sesgos de género.

“Antes, colegas revisaban estos concursos de manera ciega, pero ahora no sabemos nada sobre los mecanismos de asignación, por lo tanto, puede haber una desventaja", especialmente para las investigadoras, aseguró.

Lee también: Maria Van Kerkhove, la epidemióloga que da la batalla al COVID-19 desde la OMS

Coincidió con Laura Córdova en que el nuevo panorama pone en riesgo el financiamiento del sistema que sostiene la investigación en ciencia y tecnología, y ello puede derivar en la fuga de cerebros del país y en que instituciones busquen recursos en el extranjero.

“Ese dinero iba dirigido a las áreas STEM y si las mujeres tenían una posibilidad con esos fondos, ahora ésta se agota”, apuntó Maldonado.

Es preciso aclarar que el área STEM (por sus siglas en inglés) se refiere a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

La brecha de género en ciencia

La extinción llega además en un momento en que se ha demostrado cómo la pandemia ha golpeado las oportunidades de las mujeres en todo el mundo para mantenerse en sus lugares de trabajo y de las niñas para regresar a las escuelas, ante la demanda de cuidados y trabajos domésticos no remunerados. El campo científico no ha sido la excepción.

Un estudio realizado por académicos de Harvard, Yale y Northwestern mostró que, en general, las mujeres científicas informan que el tiempo que dedican a la investigación durante la pandemia ha disminuido 5% más que el que emplean sus colegas masculinos.

No obstante, aquellas con al menos un hijo menor de cinco años, laboraron 17% menos en promedio. Y quienes tienen más de un hijo dijeron haber perdido 3% adicional de tiempo.

De acuerdo con el estudio Hacia un futuro equitativo: la educación de niñas en las carreras STEM , elaborado por la UNICEF, apunta que en los países que no apoyen el desarrollo de niñas y mujeres en estas áreas, el desempleo crecerá debido a la eliminación de trabajos remunerados que serán sustituidos por la automatización.

“Las niñas y las mujeres estarán mal preparadas para responder a desafíos del cambio climático y proponer soluciones para sus comunidades locales", menciona el reporte, entre otros impactos negativos.

Recomendamos: La sequía de emprendedoras en tecnología en México

Hoy, solo uno de cada cinco países ha alcanzado la paridad de género con porcentajes de participación de la mujeres en ciencia que oscilan entre 45% y 55 por ciento. Sin embargo, en promedio, solo 28% de los investigadores del mundo son mujeres, muestra el informe Mujeres: agentes de cambio, publicado por el Instituto de Estadística de la UNESCO en 2020.

En México, la participación de investigadoras llega a 33% del total de científicos que trabajan en el país.

La UNESCO también señala que solo 35% de los estudiantes matriculados en las carreras vinculadas con las STEM a nivel licenciatura son mujeres.

¿Dónde quedará el dinero de los fideicomisos?

Al igual que Laura Córdova, Alma Maldonado señala que el dictamen no especifica qué se hará con el dinero de los fideicomisos.

De acuerdo con miembros del partido de Morena y con el presidente Andrés Manuel López Obrador, su eliminación no implica que los recursos se esfumarán, pues únicamente desaparece el mecanismo bajo el cual se distribuían.

Estos recursos quedarán sujetos a la Tesorería de la Federación. que es responsabilidad de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), para que los entregue cuando sean solicitados por alguna dependencia que necesite financiar algún proyecto, investigación o contingencia.

Sin embargo, Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, dijo el 8 de octubre que el dinero se utilizaría para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia de COVID-19.

Al respecto, la senadora morenista, Nestora Salgado, aseguró a Dalia News+Media que esos recursos seguirán a disposición de científicos, deportistas, artistas o víctimas que lo necesiten.

“Yo creo que el apoyo no va a desaparecer en sí, solo eliminarán los fideicomisos, pero no el apoyo”, sostuvo. La senadora votó a favor de la desaparición desde la sede de Xicontencatl el pasado 21 de octubre.

Exhortó a las posibles personas afectadas a confiar en el gobierno actual porque solo quiere corregir “los malos manejos” de estos mecanismos.

“Si confiaron en algún momento, éste no es momento de dudar”, puntualizó.