Power

El Sistema Nacional de Cuidados no tendrá nuevos recursos ni instituciones


bastón
Foto: Sabine van Erp / Pixabay

El dictamen aprobado fue turnado al Senado, que deberá aún discutirlo y aprobarlo.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

CIUDAD DE MÉXICO. El pleno de la Cámara de Diputados elevó a rango constitucional el derecho al cuidado y estableció que será garantizado por un Sistema Nacional de Cuidados; no obstante, también especificó que no se utilizarán nuevos recursos para ese sistema ni se crearán nuevas instituciones.

El dictamen fue turnado al Senado, que deberá aún discutirlo y aprobarlo.

El documento -aprobado el 18 de noviembre por mayoría calificada de 329 votos a favor en lo general y en lo particular- reforma y adiciona los artículos 4 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, de acuerdo con un comunicado.

De acuerdo con lo aprobado, "toda persona tiene derecho al cuidado digno que sustente su vida y le otorgue los elementos materiales y simbólicos para vivir en sociedad a lo largo de toda su vida". 

Dalia Empower te invita a su taller: Define tu propósito y diseña tu vida

El artículo 4 Constitucionales precisa además que "el Estado garantizará el derecho al cuidado digno con base en el principio de corresponsabilidad entre mujeres y hombres, las familias, la comunidad, el mercado y el propio Estado en las actividades de cuidado, así como la libertad que tienen las personas para decidir si adquieren o no como obligación el cuidar a quien lo requiera, y el derecho para decidir la distribución del tiempo propio acorde a sus necesidades e intereses". 

El Sistema Nacional de Cuidado será el instrumento a través del cual se garantizará este derecho e incluirá las dimensiones económica, social, política, cultural y biopsicosocial, así como políticas y servicios públicos con base en diseño universal, ajustes razonables, accesibilidad, pertinencia, suficiencia y calidad.

Consulta la oferta de educación continua de Dalia para impulsar a las mujeres

Las personas que requieren cuidados por enfermedad, discapacidad, niñas, niños, adolescentes y personas mayores, quienes vivan en condiciones de extrema pobreza, y las personas que realicen actividades de cuidados sin remuneración alguna, tendrán prioridad en el Sistema.

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional Sobre el Uso del Tiempo (ENUT) del Inegi, correspondiente a 2019 -anterior a la pandemia-, las mujeres dedican 39.7 horas semanales al trabajo no remunerado (cuidados y doméstico) contra 15.2 horas que dedican los hombres.

Recomendamos: Mujeres y trabajo de cuidados, ¿cómo cambiar la realidad mexicana?

Se estima que estos tiempos se han incrementado exponencialmente durante la pandemia al sumar al cuidado de adultos mayores y enfermos, el de los niños, debido al cierre de escuelas y guarderías.

Como resultado, millones de mujeres han debido abandonar sus actividades económicas para realizar estas labores de trabajo no remunerado, o se encuentran haciendo ambos trabajos en el mismo espacio físico.

Un reciente estudio de McKinsey & Company hallo que ante la crisis por la pandemia, una de cada cuatro mujeres de empresas de Estados Unidos y Canadá contempla cambiar su carrera y optar por un trabajo de menor paga pero menos estresante, o abandonar la fuerza laboral por completo.

Entérate: ¿Viene una ola de renuncias de mujeres en la pandemia? Hay señales