Identity

El primer bra deportivo de la historia nació de la colaboración de tres mujeres


mujer ejercicio.jpg

El año 1978 marcó un antes y un después en la ropa deportiva para mujeres en todo el mundo gracias, literal, al buen humor de tres mujeres. (Foto: Unsplash/Parker Mauk)

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Hoy las mujeres pueden practicar deporte de manera cómoda gracias a una prenda indispensable y muy común: el brasier deportivo. No obstante, hace más de cuatro décadas, realizar ejercicio con un sostén de varillas que no lograba mantener la anatomía femenina en su lugar, era tortuoso y no había otra opción.

Sin embargo, hace 42 años tres mujeres que se hartaron de este tema, lanzaron el primer sostén deportivo: el Jogbra, que transformó la vida de las mujeres para siempre, de acuerdo con un artículo publicado por el sitio web de Forbes.

En los años 70, Lisa Lindahl, una joven egresada de la Universidad de Vermont, Estados Unidos, corría aproximadamente 50 kilómetros a la semana para ejercitarse. El ejercicio le causaba incomodidad por una razón principal: el brasier con varillas que le irritaba la piel y no mantenía los senos en su sitio. No le funcionó comprar un sostén más pequeño ni encontró producto alguno en el mercado que funcionara.

Te puede interesar la e-class: Creatividad y empatía para innovar tu negocio

Algo similar le ocurría a su hermana Victoria, confesó Linda en entrevista para Forbes. Un día, su hermana le preguntó a manera de broma: “Por qué no hay un suspensorio para mujeres?”, haciendo referencia a la ropa interior masculina utilizada para proteger los genitales. Fue justo ahí cuando nació la idea que culminaría en el Jogbra.

Linda se unió a su amiga Polly Smith, que diseñaba vestuarios para el Festival Champlain Shakespeare, y a su asistente Hinda Miller. Las tres son las madres del primer bra deportivo del mundo.

El diseño

La necesidad ya estaba detectada, ahora requerían de un diseño que funcionara para las mujeres. La idea llegó nuevamente desde el humor.

Un día, mientras trabajaban en los prototipos para el bra, el entonces esposo de Lindahl trató de animarlas y desestresarlas poniéndose un suspensorio en la cabeza y luego en el pecho. Lindahl se lo probó y confirmó que, en efecto, el suspensorio masculino le daba soporte en los senos.

También te puede interesar la e-Class: Trabaja de manera eficiente y ágil

Las mujeres pusieron manos a la obra y compraron más suspensorios. Smith, con sus conocimientos en moda, los volteó y cosió juntos, y luego formó las copas de los senos con la banda elástica de la cintura. Lo probaron y funcionó. Los senos ya no rebotaban.

En 1978 registraron la patente e iniciaron Jogbra Inc. Para ese momento, aunque el invento era de las tres, el negocio quedó en manos solo de Lindahl y Hinda Miller.

jogbra.jpg

(Foto: Wikimedia Commons/ Science History Institute/ Mary Mark Ockerbloom)

El brasier que las tiendas no querían, pero que llegó para quedarse

Cuando comenzaron a ofrecer el Jogbra a los dueños de las tiendas deportivas, se encontraron con la resistencia inicial de un mundo dominado por hombres. Eran las primeras mujeres propietarias de un negocio de artículos deportivos.

Lee más: Cubrebocas de diseño; artesanas mexicanas bordan tradición

Para facilitar su acceso al mercado decidieron vender los Jogbra solo en tallas chica, mediana y grande; empacarlos en una caja negra y convencer a las pequeñas tiendas deportivas sobre los beneficios de vender un artículo que las mujeres necesitaban.

Al finalizar el primer año de su emprendimiento, Lindahl y Miller ya habían logrado facturar 500,000 dólares (aproximadamente 2 millones de dólares actuales) en ventas. Su crecimiento fue de 25% anual durante la siguiente década.

En 1990, las dos mujeres vendieron Jogbra a Playtex, marca estadounidense de ropa interior, productos de bebés y femeninos. La marca hoy forma parte de los productos de la empresa Hanes de ropa.

Este invento transformó la participación de las mujeres en los deportes y hoy la industria de ropa y artículos deportivos femeninos está valuada en 25,000 millones de dólares.