Business

El lado oculto de una influencer: así trabaja una beauty vlogger exitosa


florencia (1).jpg
Foto: Shutterstock

La reconocida influencer Florencia Guillot cuenta qué hay detrás de su fama en redes, donde acumula 1 millón de seguidores.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Florencia Guillot tiene más de 860 mil seguidores en Tik Tok; más de 60 mil en Instagram y más de 54 mil en su canal de YouTube, el cual nació apenas hace un mes. Su carrera como influencer despegó durante la cuarentena por COVID-19, pero no se trata de un golpe de suerte; detrás del éxito hay mucho trabajo y esfuerzo.

“(Por la pandemia) se cancelaron eventos. Mi servicio (como maquillista) no se puede realizar con sana distancia y me pregunté: ¿Qué hago para seguir en la mente de las personas? (…) Un día me inspiré mucho, abrí una cuenta de maquillaje y empecé a subir videos a Tik Tok. Al principio no me fue muy bien, no veía resultados y después me pegó un video”, recuerda Guillot en entrevista para Dalia News+Media.

Ser influencer es una de las mayores aspiraciones en la actualidad. Un estudio realizado por Morning Consult, compañía global de inteligencia de datos, encontró que 86% de los estadounidenses de entre 13 y 38 años quieren convertirse en influencer.

Sus principales motivaciones son los horarios flexibles; el dinero que se genera y poder hacer un cambio en el mundo. Sin embargo, pocas veces se conoce el otro lado de la moneda: el trabajo y esfuerzo de un generador de contenido.

Te puede interesar nuestro curso en línea: Construye tu marca personal con el método Canvas

La tarea de encontrar el diferenciador

Florencia Guillot es una mujer de 26 años que tiene dos trabajos: por un lado, labora de tiempo completo en el ramo de marketing, y por otro, crea contenido para redes sociales sobre maquillaje, un área en la cual descubrió su pasión, se preparó y se volvió experta hace uno años.

Pero antes de que Florencia lograra el éxito en Tik Tok, tuvo que sortear una serie de obstáculos, como aprender a sentirse cómoda ante una cámara, perder el miedo al que dirán y descubrir qué la diferenciaba de otros generadores de contenido.

“Cuando dejé que las cosas fluyeran y no me importaba qué pasaba con mis videos y lo hacía porque era mi pasión, como que yo me hice ese mindset: no te estreses; que no te importe si se hace o no viral tu video. Al final del día, tú estás haciéndolo porque te gusta y que eso no sea un motivo más de estrés en tu vida”, cuenta.

Al dejar de presionarse y empezar a fluir, su personalidad se comenzó a hacer presente en los videos y el humor que la caracteriza se convirtió en su diferenciador con respecto a otras beauty vloggers. Con ello conquistó a miles de seguidores.

“Raramente te encuentras beauty vloggers de este estilo. Yo bromeo, te enseño a maquillarte y aparte, te hago reír”, reflexiona.

Las dos características que más valoran las personas en un influencer son la autenticidad y la capacidad para divertirse, reveló el estudio sobre influencers de Morning Consult.

También te puede interesar el curso en línea: Sé épico

El miedo a crecer

Una vez que logró despegar en Tik Tok, su comunidad digital comenzó a buscarla en Instagram, red social en la que también ganó miles de seguidores. Eventualmente, su público comenzó a pedirle que abriera un canal de YouTube.

“A veces nosotros somos nuestros propios enemigos. Yo decía: no, es que YouTube es otra categoría, necesitas luces, cámara profesional. Cosas que no tenía y me daba miedo ver cómo me iba a ir hasta que dije: ¿sabes qué? con lo que tengo”, cuenta Florencia.

Cuando comenzó a grabar para YouTube con su celular, las cosas se fueron acomodando por sí solas. Su cuñado le prestó unas luces, consiguió una cámara y todo volvió a fluir. Pero también se hizo necesario establecer metas y una agenda, como en cualquier otro trabajo.

Ahora, tenía que alimentar tres redes sociales distintas.

Florencia entró de lleno en un mercado con muchas oportunidades. El informe de Morning Consult también revela que las mujeres millennial y de la generación Z prefieren a los influencers de belleza y moda. Además los admiran tanto como a celebridades de la talla de Beyoncé o Justin Bieber.

No es de extrañarse que beauty vloggers como Jeffre Star, James Chales o Kilye Jenner fueran de los más mencionados entre los influencers preferidos en la encuesta realizada por Morning.

Crear la fórmula para cada red

Si quieres ser influencer, un paso primordial para Guillot es entender cómo funciona cada una de las redes sociales porque tienen lógicas distintas. Por ejemplo, en Tik Tok tienes tres segundos para captar la atención de una persona y en YouTube los videos deben ser más largos y exigen más detalle y explicación.

“Yo diferencio mi contenido en Instagram, YouTube y Tik Tok porque son plataformas diferentes. En TikTok está super segmentado, ahí solo hablo de cuidado de la piel y maquillaje. En Instagram comparto más estilo de vida, familia, trabajo, tips y lo que hago los fines de semana. En YouTube es mucho más profesional, son videos de 10 minutos donde entras mucho más a detalle”, señala.

Lee más: Inspiring Women Q&A. Ana de la Reguera, productora y actriz

Muchos reflectores; poco tiempo libre

Ganar miles de seguidores y likes en redes sociales no es algo que ocurra por generación espontánea. Detrás, hay trabajo, esfuerzo y múltiples ideas de nuevo contenido.

En el caso de Guillot, que tiene un trabajo ‘godín’ de nueve de la mañana a seis de la tarde, el saber ser eficiente con su tiempo libre se volvió clave para no descuidar su trabajo, pero tampoco a su comunidad en redes sociales.

“La mayor parte de mi tarde se va en hacer videos. A veces, en mi horario de comida me pongo a grabar a mi cuarto. Le invierto mucho tiempo de mis fines de semana. Todos los sábados me levanto temprano y comienzo a grabar. El domingo, a las 8 AM, grabé tres tik toks, dos videos de YouTube y edité uno. Trato de usar las horas que me quedan de la forma más eficiente posible”, relata.

Esta dinámica implica poco tiempo libre y de esparcimiento, pero para Florencia está bien saber que sacrifica esos y otros para lograr su objetivo. Aunque tiene claridad en que debe guardar un balance entre su vida personal y profesional.

“Si un día estoy muy cansada, digo: hoy no subo tres videos, mejor uno y descanso. Nivelar la parte profesional y personal. He visto que cuando las personas se van más por el lado profesional su vida es un caos y es importante darte tiempo para ti. Aunque sea una hora al día me la dedico para mí, una mascarilla, un libro, una siesta, trato de no descuidarme”, señala.

Escucha nuestro podcast: Mujeres, mirarnos hacia adentro con Eufrosina Cruz

El paquete del éxito también contiene haters

Cuando se habla de redes sociales, también se habla de hate. Los comentarios negativos, insultos y ofensas dirigidos a infuencers, celebridades, empresas, políticos o cualquier usuario, son inherentes a las redes sociales.

“La perspectiva y percepción es que el hate es automático si creas contenido. Yo he hecho una comunidad positiva. El 90% de los comentarios es muy positivo. No he experimentado ese nivel de hate denso que hay en redes sociales”, cuenta.

Pese a que su comunidad no suele atacarla o dejarle comentarios negativos o ofensivos, sí ha recibido críticas. Eso sucedió con uno de sus videos sobre delineado. Guillot cuenta que esas interacciones al final se tradujeron en la viralización del contenido y en un crecimiento de sus seguidores.

Por esa razón, su consejo es dar la importancia justa a cada crítica y sacarle provecho. “Mi consejo es no tomar nada personal, recordar quién eres, lo que te valoras”, menciona.