Power

El ABC de la emergencia sanitaria y la Fase 3




  • Te explicamos qué implica la emergencia sanitaria declarada en México, que no es lo mismo que la Fase 3 de contingencia sanitaria.

CIUDAD DE MÉXICO. Después de la reunión sostenida por el Consejo de Salubridad General el 30 de marzo, el gobierno mexicano anunció la emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor ante la epidemia del nuevo coronavirus, medida que será aplicada hasta el próximo 30 de abril. Para ello, la Secretaría de Salud definió las siguientes acciones que otras instancias y ciudadanos debemos acatar.

Te puede interesar el Webinar:  Cómo hacer un business plan modelo canvas


(Foto: Shutterstock)


1. Se extiende hasta el 30 de abril el periodo de suspensión de actividades no esenciales así como el distanciamiento social.

¿Cuáles son las actividades esenciales?      

  • La rama médica, paramédica, administrativa y de apoyo en todo el sector salud, público y privado.
  • Las actividades que involucran a la seguridad pública y la protección ciudadana, la impartición de justicia, así como la actividad legislativa, nivel federal y estatal.
  • Y aquellas fundamentales para el funcionamiento de la economía, la operación de programas sociales del Gobierno, y el mantenimiento de infraestructura crítica que asegura la distribución de servicios indispensables.

Te recomendamos: Logra que tu emprendimiento sobreviva al COVID-19

2. No se podrán realizar reuniones de más de 50 personas.
3. La emergencia nacional no implica toque de queda.
4. El resguardo domiciliario es sugerido para todas las personas y lo deben realizar de manera estricta las personas de más de 60 años o las personas con enfermedades cardíacas o pulmonares, diabetes, hipertensión y embarazadas.
5. El sector privado debe adoptar de forma inmediata modalidades de trabajo a distancia.
6. Las empresas deben de pagar a los trabajadores salarios completos y no reducir sueldos ante la emergencia.
7. Se llama a las dependencias de Hacienda y Crédito Público, Secretaría de Economía, Secretaría del Trabajo, IMSS, ISSSTE e Infonavit a operar las medidas necesarias para proteger a empresas y trabajadores durante la vigencia de la declaratoria.
8. Las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional destinarán hospitales, buques, aeronaves y personal castrense a atender la emergencia sanitaria.
9. Se instruye a las secretarías de Hacienda, Economía, de Agricultura y Desarrollo Rural a reunirse con sectores productivos que participan en la producción y distribución de la canasta básica, para realizar acciones que garanticen el abasto.
10. Se exhorta a toda la población residente en el país, incluida la que llegue desde el extranjero, y que no participa en actividades esenciales a cumplir resguardo domiciliario hasta el 30 de abril.
11. Se postergan hasta nuevo aviso todos los censos y encuestas a realizarse en el país.
12. La Secretaría de Gobernación deberá mantener un vínculo constante con los poderes de la Unión y gobiernos de las entidades federativas, así como con  representaciones de la sociedad civil, en conjunto con Comunicación Social de Presidencia de la República y los medios de comunicación para promover el cumplimiento de las medidas.

Lee más: Cómo mantener finanzas sanas ante el COVID-19

¿Esto se llama Fase 3?

No. Mucho se habla de las fases y de lo que deben hacer los gobiernos ante ellas; sin embargo, estas fases —establecidas por la Organización Mundial de la Salud durante la pandemia de H1N1 en 2009– no son más que una definición de los distintos estados de una pandemia. Toca a cada país definir qué acciones aplicará en su localidad.

La OMS establece lo siguiente:

Fase 1: En la naturaleza, los virus de la gripe circulan continuamente entre los animales. A pesar de que, en teoría, estos virus podrían convertirse en virus pandémicos, no se ha informado que ningún virus animal circulante cause infección en humanos.

Fase 2: Cuando se sabe que un virus de influenza animal que circula entre animales domésticos o salvajes ha causado infección en humanos y, por lo tanto, se considera una posible amenaza de pandemia.

Fase 3: Un virus animal o humano-animal ha causado "casos esporádicos o pequeños grupos de enfermedades en las personas". La transmisión limitada de persona a persona puede ocurrir en ciertas circunstancias.

Lee también: Así viven el aislamiento 6 mujeres poderosas

Fase 4: Propagación verificada sostenida de persona a persona, y brotes comunitarios. La capacidad de causar brotes de enfermedades sostenidas en una comunidad marca un cambio significativo hacia arriba en el riesgo de una pandemia.

Fase 5: Transmisión de persona a persona en al menos dos países dentro de una sola región de la OMS. Si bien la mayoría de los países no se verán afectados en esta etapa, la declaración de la Fase 5 es una fuerte señal de que una pandemia es inminente y que el tiempo para finalizar la organización, comunicación e implementación de las medidas de mitigación planificadas es corto.

Fase 6: Se trata de brotes a nivel comunitario en al menos otro país en una región diferente de la OMS, además de los criterios definidos en la fase 5. La designación de esta fase indicará que está en curso una pandemia global.


Y en México, ¿cuántas etapas son?

México declaró la Fase II de la contingencia sanitaria el 24 de marzo pasado. Las autoridades la definen como la dispersión eficiente en la población a través de casos confirmados, esto es la dispersión comunitaria, en la que se registran cientos de casos y ya no se detecta el origen de los contagios.

En la anterior etapa, la Fase I se presentan decenas de casos que son importados, es decir, se trata de personas que viajaron al extranjero, donde se contagiaron.

En la Fase III se tienen ya miles de casos y el escenario ya es propio de una epidemia en el país.

El Gobierno de México advirtió el 26 de marzo pasado que la llegada de esta última etapa es inminente y se prevé que ocurra después del próximo 19 de abril. En ese sentido, ha dejado claro que lo que se busca es reducir la curva epidemiológica a través de las acciones de distanciamiento social que ha implementado y que siendo voluntarias apelan a la responsabilidad de los mexicanos, con el objetivo de ralentizar los contagios, alargarlos en el tiempo y evitar un colapso en el sistema de salud público.