Business

Del clóset al diván: la historia no contada de la salud mental


lgbt clóset - Unsplash
Foto: Unsplash

Es hora de hablar sobre salir del clóset, salud mental, empresas y pandemia. Esto escriben Ana Paula Jiménez y Lázaro Peña, de PwC.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast

El pasado 11 de octubre se “celebró” el Coming out Day, un día dedicado globalmente a tomar conciencia sobre la comunidad LGBT+, sus derechos y, en especial, al acto de “salir del clóset”; es decir, declarar públicamente ante su familia y amigos su orientación sexual no heterosexual.

La importancia de este día se relaciona principalmente con la visibilidad, los sesgos y estereotipos que todavía existen hacia los gays, las lesbianas y bisexuales, así como a la comunidad trans, entre otras. El temor de apartar a las personas cercanas, de ponerse en una situación de vulnerabilidad o de enfrentarse a la crítica y el escrutinio social, hace que muchas personas LGBT+ mantengan en secreto su sexualidad durante una buena parte de su vida e, incluso, nunca la compartan, lo que deriva en posibles afecciones a su salud emocional y mental.

Cursa en Dalia Masters: Ser Mujer, En nuestras propias palabras, con 11 mujeres diversas como: Silvia Dávila, Olimpia Coral, Maca Carriedo, Vivir Quintana y Alexandra Haas

Si bien es cierto que cada persona decide cómo, con quién y cuándo declarar su orientación sexual y/o identidad de género, cuando una persona se siente excluida y dedica tanta energía para ocultar un aspecto de su diversidad, esa persona no se sentirá completamente conectada con sus emociones. De acuerdo con Psyquiatric Times también pueden ser más susceptibles a desarrollar cuadros depresivos, de ansiedad o estrés, lo que se suma a los contextos hostiles, violentos o de discriminación que muchas personas de esta comunidad todavía viven, mismos que representan riesgos adicionales a su salud mental. Se sabe, por ejemplo, que:

● De acuerdo con datos de la Alianza Nacional Española para la Salud Mental, las personas LGBT+ corren un riesgo casi tres veces mayor de padecer trastornos de salud mental como ansiedad, depresión y trastorno de estrés postraumático.

● En su juventud, las personas lesbianas, gays y bisexuales tienen casi el doble de probabilidades que sus compañeros heterosexuales de consumir drogas y alcohol.

● Según cifras del reporte Mental Health and the LGBTQ Community de HRC, se estima que las personas LGBT+, de entre 10 y 24 años, intentan suicidarse cuatro veces más que sus compañeros no LGBT+, con tasas igualmente altas entre la comunidad trans en el mismo rango de edad.

● El mismo reporte menciona que las personas jóvenes trans son también cuatro veces más propensas a padecer de depresión que los jóvenes cisgénero. Mientras que 40% de ese grupo dicen sentir depresión "todo o casi todo el tiempo" en un periodo de 30 días.

● Por si fuera poco, 40% de las personas adultas trans ha intentado suicidarse al menos una vez frente a menos de 5% de los adultos no trans.

Lee más: La lucha de las minorías también te beneficia

La salud mental y la comunidad LGBT+

La salud mental de la comunidad LGBT+ siempre ha sido un tema controversial. Prácticas como las llamadas “terapias de conversión” (ECOSIG) o la categorización, hoy obsoleta, de la homosexualidad y transexualidad como un desorden mental, por parte de la Asociación Psicológica Americana y de la Organización Mundial de la Salud, respectivamente, pueden generar un estigma y un posible distanciamiento de la comunidad LGBT+ hacia la psicología, terapia y psiquiatría.

Sin embargo, a pesar de que la historia de la psicología con la homosexualidad es compleja, no se debe descartar la importancia del cuidado de la salud mental, que es vital para cualquier persona. Desafortunadamente, la comunidad LGBT+ todavía se encuentra en contextos donde el aislamiento, el bullying, el acoso sexual y la discriminación son comunes, y aunque estas circunstancias pueden afectar la salud mental, el paradigma de la atención psicológica está cambiando.

Esto se ve reflejado en los datos de Mental Health America, los cuales indican que las personas LGBT+ utilizan los servicios de salud mental en una proporción que es 2.5 veces mayor que la de las personas que no son LGBT+.

También te puede interesar: Los empleados LGBT+ ven a las empresas lejos aún de la inclusión

La pandemia, el nuevo reto

Según cifras del informe Impacto Diferenciado de la COVID-19 en la Comunidad LGBTI+ en México, la comunidad LGBT+ se vio afectada debido al confinamiento por la pandemia, lo cual redujo 25% el número de personas que recibían algún tratamiento de salud mental y un aumento de 40% en pensamientos suicidas entre jóvenes LGBT+ de 18 y 19 años.

Estos datos se explican debido a la integración del contexto actual y los efectos que la pandemia ha tenido en la comunidad LGBT+, como:

● El distanciamiento en los espacios seguros que habían creado, como centros educativos, bares y clubs.

● La interacción incrementada en casa con miembros de la familia que quizá no estén sensibilizados.

● La interacción disminuida con las redes de apoyo y solidaridad que habían creado.

● El abandono total o parcial de las rutinas de salud física y mental.

Debido a esto, es necesario que las organizaciones sigan promoviendo y creando espacios seguros para sus colaboradores, incluyendo a aquellos que pertenecen a la comunidad LGBT+, fomentando una cultura de pertenencia y aceptación.

No es casualidad que estemos hablando de este tema puesto que, entre otros aspectos, octubre también es el mes destinado a sensibilizar a las personas sobre el cuidado de la salud mental, siendo el 10 de octubre el día especialmente destinado a ello. Esto presenta una gran oportunidad para reafirmar el compromiso que como líderes de grandes organizaciones hemos asumido durante todo el año para sumar esfuerzos y destacar la importancia de cuidar la salud mental en nuestro trabajo; así como escuchar qué necesidades requieren ser atendidas para que el cuidado mental sea una realidad.

Es de suma importancia darle la relevancia necesaria a este aspecto, pues en muchas ocasiones el trabajo se convierte en el espacio más auténtico y libre para las personas que, en sus contextos personales e inmediatos, no se sienten cómodas expresando su diversidad. Es la responsabilidad de las organizaciones mantenerse atentas, y vigilar que sus espacios brinden apoyo, soporte y una red de seguridad a sus colaboradores.

Lee otro Artículo de Opinión: ¿Pinkwashing o compromiso genuino? Cómo ser realmente inclusivos

Tomar acciones concretas

Los desafíos a los que nos enfrentamos están causando tensión y ansiedad prolongadas, ese estrés aumenta el riesgo de enfermedades mentales, emocionales y físicas. El agotamiento creará un reto a largo plazo para las organizaciones y los líderes, ya que las personas necesitan periodos más largos para recuperarse y tiempo fuera del trabajo para hacerlo de manera efectiva. Por lo tanto, la prevención, la intervención temprana y garantizar que los colaboradores tengan el apoyo adecuado son clave para fomentar espacios óptimos para el desarrollo integral y la salud mental.

Las organizaciones necesitan tener en cuenta que un enfoque único para todos, al abordar las problemáticas, no funcionará cuando se busca brindar apoyo para la salud mental, ya que se tienen que considerar los contextos particulares y las dimensiones de diversidad específicas de las personas. En vista de ello, lo más importante es crear una cultura de confianza, cuidado, respeto y empatía, así como diseñar estrategias que permitan la igualdad y equidad de oportunidades, generando consciencia de las diversas maneras que las personas experimentan sus entornos laborales y sociales.

Recomendamos: 4 mujeres trabajando y brillando fuera del clóset


*Ana Paula Jiménez es socia directora y Lázaro Peña es socio líder de Propósito e Inclusión, ambos en PwC México.


¿Quieres aprender nuevas habilidades para el éxito? Hazlo en Dalia Empower

Clases y cursos on line y en vivo que puedes tomar desde tu hogar para adquirir las habilidades blandas o soft skills más demandadas del mercado.

Dalia Masters, clases magistrales en línea y on demand con grandes personalidades:

Skirt the rules: de emprendimiento a Unicornio
Con la primera mujer en hacer de su startup un 'unicornio' en AL, Silvina Moschini

Edición Especial: Ser Mujer, En nuestras propias palabras
Con 11 mujeres brillantes y diversas: Gabriela Warkentin, Vivir Quintana, Ophelia Pastrana, Martha Ortiz, Bárbara Mori, Laura Manzo, Alexandra Haas, Bertha González Nieves, Silvia Dávila, Olimpia Coral, Maca Carriedo

Storytelling: controla tu narrativa
Con los productores de la serie Monarca Billy y Fernando Rovzar

El Poder de la Resiliencia
Con la comunicadora Paola Rojas

Tu nombre, tu marca en el mundo
Con el chef Enrique Olvera

Otras clases y cursos en línea y en vivo

*Revisa nuestra oferta de educación continua en Dalia Academy