Business Inspiring Women

De madre soltera a millonaria que emprendió en épocas de recesión


De madre soltera a CEO de una empresa con ganancias de hasta 100 millones de usd
Foto: Tomada de @CordiaHarringto TW

Cordia Harrington emprendió en los años 80 una firma de bienes raíces. Hoy es una de las mujeres más ricas de EU gracias a su panificadora Tennessee Bun Co.

Suscríbete a nuestro newsletter / Escucha nuestro podcast …

CIUDAD DE MEXICO Convertirse en una de las mujeres emprendedoras y ejecutivas más exitosas de la lista de la publicación de negocio estadounidense Forbes no fue algo que sucedió de la noche a la mañana. Cordia Harrington, hoy dueña de Tennessee Bun Company, empresa que produce 9 millones de panes horneados diarios para 1,500 clientes, empezó hace 40 años con un negocio de bienes raíces y luego tres franquicias de Mcdonald's, siendo madre soltera de tres.

También apodada como The Bun Lady, que en español sería algo equivalente a La mujer de los bollos o panecillos, esta empresaria de 67 años y con una fortuna estimada en 180 millones de dólares, ha asegurado en diversas entrevistas que los tiempos de crisis o los hijos no son impedimento para emprender.

Su historia está compuesta por tres negocios diferentes que arrancó en épocas de recesión económica en Estados Unidos, y Forbes la aborda en la portada de su más reciente edición.

Súmate al alumnado de Dalia Masters: Paola Rojas imparte El poder de la resiliencia

“Creo que una recesión es un buen momento para iniciar un negocio"

El primer negocio inició en 1981, cuando abrió una firma de corredores de bienes raíces en Arkansas. Relata en entrevista con la publicación que empezó con el negocio de bienes raíces juntando de sus propios ahorros. Recuerda que compró una mesa, rentó una pequeña oficina y reclutó a sus amigas, sin experiencia en el negocio.

“Empezamos a vender muchas casas hasta el punto en que los hombres del banco venían a ver lo que las damas estaban haciendo", comentó Harrington.

En 1986 se divorció. Ya como madre soltera quería pasar más tiempo con sus hijos y eso la llevó a comprar una franquicia de McDonald's. Pensó que ese negocio le daría esa oportunidad. Pero la transición fue dolorosa. Tuvo que trabajar sin sueldo por más de un año para aprender las estrictas operaciones de un restaurante de esta gran cadena de comida rápida.

También puedes cursar el taller: WIL, define tu propósito y diseña tu vida

"Yo conducía. Salía a las 3 de la mañana. Miraba al sol salir. Y todas las mañanas hacía eso. Lloraba y pensaba: Oh, ¿vale la pena? Esto es tan difícil".

Luego terminar su entrenamiento en el restaurante, Harrington compró su primera franquicia de McDonald's en 1990. Vendió su casa y varias de sus propiedades de Arkansas para hacerlo y tomó un préstamo para entregar el pago inicial de 450 mil dólares por el restaurante, que en aquel entonces costaba 1.7 millones de dólares. Más tarde compró una franquicia Greyhound y, después de un año y medio, adquirió la tercera en Altamont, Illinois.

Harrington relata cómo llegó al comité de panecillos para las hamburguesas de McDonald's, un grupo que supervisa el suministro. Fue ahí cuando se enteró de que McDonald's estaba buscando aumentar la diversidad en su cadena de insumos. Y sin tener experiencia decidió emprender con los hornos, pero fue rechazada.

También puedes leer: 5 secretos para emprender de la CEO de Tequila Casa Dragones

Hizo todo lo posible para convencer a los ejecutivos de McDonald's. Tras cuatro años y 32 entrevistas rogando la oportunidad para ser proveedora con su propia panadería, logró entrar al negocio.

Vendió las tres franquicias y tomó un préstamo de 15.3 millones de dólares para concentrarse en dirigir la panificadora Tennessee Bun Co. que fundó en 1996.

Sin embargo, McDonald's no fue su único comprador. Pepperidge Farm, Chili's, Ruby Tuesday y KFC también se convirtieron en sus clientes.

Lee más: Los sectores más rentables para emprender en el post COVID-19

Cordia Harrington es hoy una de las mujeres más ricas de Estados Unidos y CEO de una empresa que tiene proyectado ventas brutas superiores a los 50 millones de dólares para este año.

Y aunque la pandemia de COVID-19 le ha obligado a bajar el ritmo de su negocio, considera que es un buen momento para reorganizarlo y alistarlo para cuando el comprador regrese, pues hay una demanda reprimida y la gente está ansiosa por salir de casa y comer en los restaurantes.

"Si crees que debes construir un negocio, crea un negocio y no permitas que ningún obstáculo se interponga en tu camino. No dejes que la edad sea una barrera, no dejes que ser madre sea una barrera. Solo podemos dar la vuelta a esta vida una vez ".