shutterstock_pregnancy.jpg

Congelar tus óvulos hoy para ser madre en el futuro

Silvio Cuneo Pareto, director de Concibe, clínica de fertilidad y reproducción asistida, explica el proceso, costos, expectativas y riesgos detrás de la congelación de óvulos para posponer la maternidad. (Foto: Shutterstock)

CIUDAD DE MÉXICO. En la actualidad existen múltiples técnicas que ofrecen a las mujeres la posibilidad de planificar un embarazo, posponer la maternidad o aumentar las probabilidades de lograr un embarazo pese a tener condiciones médicas complejas como el cáncer. Entre estas opciones se encuentra la congelación de óvulos o vitrificación, una técnica permite a las mujeres preservar óvulos de buena calidad para ser utilizados en el futuro.

Tomar la decisión de ser madre y en qué momento de tu vida no resulta fácil en un país en el que existe discriminación laboral por embarazo o por tener hijos. Según datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIRHE 2016) del Inegi, el 12.7% de las mujeres han sido discriminadas en el trabajo por embarazo.

Te puede interesar la e-class: Inteligencia emocional para líderes

Aunque la disyuntiva entre ser madre y lograr el éxito laboral no debería existir, en la realidad, las mujeres mexicanas se enfrentan a este dilema. Sin embargo, opciones como la congelación de óvulos ofrecen una atractiva alternativa para que puedan lograr sus metas.

Silvio Cuneo Pareto, médico gineco-obstetra, biólogo de la reproducción y director de Concibe, clínica de fertilidad y reproducción asistida, explicó en entrevista para Dalia News+Media todo lo relacionado con la vitrificación.

¿Qué es la congelación de óvulos?

Su nombre más aceptado actualmente es vitrificación. La vitrificación ovular consiste en congelar óvulos para ser utilizados en el futuro.

“¿Por qué se llama así? Porque pones a los óvulos en contacto con un medio que está a -196°C , en nitrógeno líquido. Ese medio, cubre al óvulo como si fuese ámbar y le quita toda la actividad biológica y metabólica. De esa manera pueden conservarse desde un segundo hasta muchos años”, explica Cuneo.

Las razones que tienen las mujeres para decidir hacer este procedimiento van desde lo médico hasta lo personal o cultural. Por ejemplo, indica el experto, mujeres que tienen problemas oncológicos y que van a recibir tratamientos como quimioterapia y radioterapia que pueden afectar su cantidad ovular, pueden congelar óvulos antes del tratamiento para aumentar su posibilidad de ser madres en el futuro.

“Otras decisiones no son médicas; son de carácter personal, social o cultural. Mujeres que posponen la maternidad por trabajar, estudiar o por estar en un proyecto. Porque no tienen pareja actualmente o no quieren tener bebés en este momento, pero que han tomado conciencia de que el paso del tiempo va disminuyendo la cantidad y la calidad ovular. Pueden congelar esa posibilidad futura”, relata Cuneo y enfatiza que al congelar óvulos estás conservando una posibilidad, más no una garantía. El éxito del procedimiento depende de varios factores.

El mejor momento para congelar tus óvulos

Al paso de los años, no solo se reduce la cantidad de óvulos que tienes disponibles, también su calidad merma por el impacto de la radiación, alimentación, hábitos como fumar e incluso por situaciones ambientales. Por eso, el mejor momento para congelar óvulos es entre los 25 y los 35 años.

“Se calcula que, en promedio, la juventud ovárica cambia a partir de los 35 años. Lo ideal sería congelar los óvulos antes de los 35. La primera mejor edad es antes de los 35 y después de los 25 años”, indica Cuneo Pareto. No obstante, recalca que cada caso es distinto y no solo la edad es un factor relevante para esta técnica, por lo que lo ideal es hacer una valoración individual.

Si ya tienes más de 35 años, no te preocupes. La segunda mejor época para tomar la decisión de congelar óvulos es precisamente entre los 35 y los 40 años, siempre y cuando se realice una valoración.

También te puede interesar el programa: ADN-Born to lead

¿Cómo es el procedimiento? ¿Tiene riesgos?

La valoración

“La parte de la valoración es muy importante porque nos va a dar un pronóstico de calidad y cuántos óvulos podemos obtener. Vas a guardar una posibilidad, no quiere decir que cada óvulo es un bebé porque no todos los óvulos sobreviven a la descongelación. No todos fertilizan, no todos forman embriones de buena calidad”, enfatiza el médico y recuerda que en el momento de la fertilización también entra el factor de la calidad del esperma.

Medicamentos

“Una vez que sea hace la valoración se decide qué tipo de medicamento se va a dar. Siempre se cita a las pacientes en los primeros días del ciclo, se hace un ultrasonido para ver cuántos folículos o cuantos posibles óvulos tenemos a nivel ovárico y empezamos a dar un tratamiento que puede durar entre ocho y 12 días. Generalmente son medicamentos inyectados con la intención de que no ovule solamente con un folículo, sino que tengamos más”, cuenta.

Lo ideal sería lograr obtener un mínimo de 10 óvulos para que cuando se descongelen exista una alta posibilidad de éxito.

El procedimiento

“Después de ese seguimiento, se lleva a un quirófano y vía vaginal pasamos una aguja que aspira el contenido de los folículos, que son las estructuras que albergan los óvulos. Empezamos a aspirar estos líquidos que son principalmente hormonas que dan nutrientes a los óvulos. La paciente está sedada. Es anestesia general, pero superficial para que no le duela”, indica el especialista y recalca que todos los procedimientos médicos conllevan un riesgo.

Sin embargo, en CONCIBE no han registrado en 14 años de funcionamiento ningún incidente por malos manejos, asegura Cuneo Pareto.

Vitrificación

Una vez extraído el líquido, se deja en manos del biólogo embriólogo, quien busca en el microscopio los óvulos y los clasifica.

“Solamente los óvulos maduros, que se llaman metafase 2, son aquellos que están listos para ser fertilizados y ésos son los que se congelan con mejor pronóstico. Los que están inmaduros también los congelamos, ya que hay algunas técnicas de maduración”, puntualiza.

Silvio Cuneo señala que nunca se logra que el 100% de los óvulos sean maduros, pero generalmente un 70% de ellos lo son.

Lee más: La primera mujer que hizo historia en la medicina

¿Hasta que edad puedes utilizar los óvulos para lograr un embarazo?

El experto indica que eso depende de varios factores. Por ejemplo, si congelas los óvulos a los 40 años, tienes menos tiempo para utilizarlos, pues entran otros factores de riesgo durante el embarazo relacionados con la edad.

“Es un proceso individual. Actualmente está en aumento que personas de más de 45 años quieran lograr un embarazo, en estos casos se tiene que hacer una valoración médica adecuada porque obviamente hay mayor riesgo que con alguien de menor edad, pero ese riesgo puede ser acotado”, asegura.

Entre las estrategias que se utilizan para reducir los riesgos en mujeres de 45 años o más, está el de transferir solamente un embrión, porque las complicaciones aumentan con embarazos gemelares en adelante. De cualquier forma, Cuneo señala que actualmente se transfieren máximo dos embriones a la mujer, aún si se trata de pacientes más jóvenes.

Porcentaje de éxito

Para el médico especialista en ginecología y obstetricia, el éxito no solo depende de cada caso, sino también depende de a qué se le considera éxito.

“La tasa de supervivencia en la descongelación es de 90%, si tienes al menos 10 óvulos congelados, y dependiendo de tu edad y condición médica, tu posibilidad de que tengan al menos un buen embrión es alta”, considera.

Pero recalca que la tasa de embarazos con donación de óvulos, que tienen alta calidad, es de 65%, por lo cual no se puede esperar un pronóstico más alto que eso. Para no generar falsas expectativas y realizar la inversión en este procedimiento de forma consciente, el médico sugiere informarte a profundidad.

“Es importante tener claro tu diagnóstico antes de entrarle al procedimiento, para saber cuántos óvulos puedes conseguir por ciclo y evitar desgaste físico, emocional y económico”.

Lee más: ¿Qué harán niñas y niños cuando puedan salir de casa?

Y los costos…

Silvio Cuneo explica que los costos son variables ya que dependen del diagnóstico y valoración de cada mujer, pero el promedio es de entre 100,000 y 140,000 pesos.

“Entre 100,000 y 140,000 pesos por todo. Desde la cita, medicamentos, el procedimiento de extracción y la congelación de óvulos en nitrógeno líquido por un año. A partir del segundo año, son de 3,000 a 5,000 pesos anuales para conservarlos”, comenta.

¿Qué pasa con los óvulos que no se utilizan?

“Los óvulos son gametos y no están fecundados, por lo que la propietaria es la mujer. Ella es la única que puede decidir qué hacer con ellos”, enfatiza el médico.

La mujer puede decidir si quiere donar los óvulos, ocuparlos o desecharlos. También puede donarlos al centro de investigación para que en ellos se prueben procedimientos nuevos o se entrene al personal.

Un procedimiento en aumento

Silvio Cuneo relata que al año en Concibe atienden 300 casos, de los cuales, entre 15 y 20% es congelación de óvulos.

“Este procedimiento está cobrando relevancia. El más frecuente es la fertilización in vitro, pero éste es un procedimiento que cada vez se hace más”.