Celebramos la Transformación




“No quiero que termine”, me decía el día de ayer una de las participantes de la primera generación de mujeres que cursaron el Programa ADN. Hoy, celebramos el cierre de nuestro primer programa y con él, la transformación de 40 hermosos y valientes seres humanos que hace 10 semanas nos regalaron un gran voto de confianza, al emprender con nosotros esta aventura llamada Dalia Empower.

Sin duda, vivir el ADN ha sido un camino de mucho aprendizaje tanto para los participantes, como para todos los que formamos parte de Dalia Empower y nos ha dejado llenos de retos, sueños, experiencias, historias, memorias y conexiones.

A lo largo del programa vivimos momentos inolvidables, conocimos personas maravillosas y logramos descubrir y fortalecer nuestro poder hasta hacerlo brillar de diferentes formas. Nuestros participantes salen del ADN sintiéndose valientes, agradecidos, alegres, valiosos, renovados; y a la vez se llevan proyectos, metas, mapas de aprendizaje, herramientas de negociación, casos de éxito, modelos de negocio, socios y hasta amigos.

¿Qué nos llevamos del ADN?

– El módulo de Liderazgo, con su estilo disruptivo, nos dejó llenos de energía, y nos mostró que siempre se puede ir más lejos siendo la mejor versión de nosotros mismos. ¡Gracias Beto González por compartir tu visión y tu experiencia con Dalia!

– Pensamiento Creativo, a cargo de Karla Paniagua y Ale Rojo de CENTRO, nos ayudó a enfrentar los retos de distintas maneras, nos hizo más humanos y nos permitió conocernos mejor.

– Con el módulo de Visión Estratégica: aprender para un futuro acelerado, Yani Matienzo y su gran narrativa, no hizo conscientes de lo poco que sabemos y nos ayudó a trazar  una ruta para prepararnos mejor y enfrentar los retos del futuro.

– Negociación y la gran experiencia de Alex Vitard nos dieron las herramientas para buscar “ganar-ganar” y relacionarnos mejor con las personas a nuestro alrededor.

– Por último, Nora Taboada a través del módulo de Inteligencia Emocional y Cultural, nos ayudó a reflexionar acerca de todos lo prejuicios que nos impiden construir relaciones exitosas y la importancia de incorporar la empatía en nuestro estilo de liderazgo.

Sin duda, hoy es un día de celebración, pero también es el día en que forjamos un compromiso con la sociedad ya que ahora nos toca seguir sembrando la semilla de Dalia en nuestro entorno y compartir todo lo aprendido y lo vivido en el ADN!

Gracias a todos y cada uno de los que fueron parte de esta primera generación de Dalia, ahora son parte esencial de nuestra comunidad y Dalia Empower siempre tendrá las puertas abiertas para ustedes!

¡Felicidades!