Inspiring Women

Cathie Wood, la nueva y poderosa gurú de inversiones en EU


Cathie-Wood.jpg
Foto: Tomada de ark-invest.com

Desde 2014, Cathie Wood ha construido una poderosa firma de inversiones. Es criticada por las altas estimaciones que ha hecho sobre Tesla.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Probablemente aún no has escuchado el nombre de Cathie Wood, pero si estás en el mundo de los negocios, tarde o temprano te encontrarás escuchando sobre esta mujer, quien está llevando las inversiones a otro nivel y que considera que Tesla, la empresa de autos eléctricos del empresario Elon Musk, está infravalorada.

En 2014 fundó Ark Invest (Active Research Knowledge, por sus siglas en inglés) y, ahora, como su CEO, ha causado polémica debido a las estimaciones que su empresa está realizando sobre Tesla, la empresa de autos eléctricos del empresario Elon Musk.

En mayo de 2019, las acciones de Tesla rondaban los 200 dólares, precio constante desde 2014. Pero Wood y su equipo predijeron que la creación de una flota de taxis autónomos de Tesla dispararían sus acciones hasta 30 veces su valor para 2023.

Cursa el taller de Dalia Empower: Taller: Maximiza tu desempeño y alcanza el éxito

Luego replanteó su estimación: el valor de Tesla se elevaría hasta 1.4 billones; 6,000 dólares por acción, pese a la crisis derivada de la pandemia de COVID-19.

Las críticas hacia Ark y Wood apuntan a que sus pronósticos se basan en una flota de taxis autónomos que aún no existe.

Sin embargo, las acciones de Tesla en agosto pasado, 16 meses después de las proyecciones polémicas de Wood, rondaron los 400 dólares. Se multiplicaron por 10 debido a la especulación y el entusiasmo por conducción autónoma de Musk y el desempeño financiero de la empresa, de acuerdo con un artículo publicado por el sitio web de Forbes.

Ese desempeño ha beneficiado a Ark, que se ha convertido en una de las firmas de inversión con mayor crecimiento y rendimiento del mundo.

Ark Innovation Fund, el negocio principal del conglomerado, de 8.6 mil millones de dólares, ha crecido 75% en lo que va de 2020 y ha arrojado un retorno promedio anual de 36% desde 2015, casi el triple que el S&P 500.

Consulta la oferta de educación continua de Dalia Empower para mujeres líderes

Wood, segura ante las críticas

Forbes calcula el patrimonio neto de Cathie Wood en 250 millones de dólares y la coloca en el lugar 80 de su lista anual de las mujeres más ricas de Estados Unidos.

La ejecutiva es optimista sobre las críticas que recibe sobre el tema de Tesla. “Para ser honesta, casi me hace sentir cómoda, porque significa que si estamos en lo cierto, las recompensas serán enormes”, ha dicho Cathie Wood, de acuerdo con la publicación.

También es optimista sobe el impacto benéfico de la pandemia en sus negocios. "El coronavirus ha catapultado nuestras plataformas innovadoras a toda velocidad porque resuelven problemas. La innovación resuelve problemas”.

Lee más: 12 consejos de mujeres líderes para romper el techo de cristal en tecnología

Cómo construyó un imperio

Para Ark, todo inició durante 2014 en Nueva York, dos años después atrajo solo 307 millones en activos y su tarifa de administración de 0.75% no cubría los gastos generales.

Para sobrevivir, Wood usó sus ahorros, vendió participaciones minoritarias y se asoció con empresas más grandes como Nikko Asset Management y American Beacon, quienes hoy poseen 39% de la firma.

Ark despegó hasta 2017, impulsado por el aumento de los precios de acciones de tecnológicas como Netflix, Salesforce, el secuenciador de ADN, Illumina, el procesador de pagos digitales Square y el proveedor de salud digital Athenahealth.

Entérate Girls in Tech llega a México para eliminar la brecha de género en tecnología

Ahora, con más tiempo y dinero, Wood adopta un enfoque de arriba hacia abajo para construir carteras: primero identifica disrupciones por cualquier medio posible, incluido el crowdsourcing; después evalúa las participaciones potenciales con base en un análisis de la cultura corporativa y la gestión en iniciativas de crecimiento. Solo se inclina sobre las innovaciones si cree que sus costos disminuirán con el tiempo, creando una demanda real.

Al final del proceso valora la empresa y rechaza empresas que, de acuerdo con sus previsiones, no crecerán un mínimo de 15% anual durante cinco años, el periodo mínimo de tenencia de Ark.