Power

Ana Botín llama a crear políticas de cuidados en la pandemia


Ana Botín

La presidenta del Banco Santander señala que sin políticas de cuidados e igualdad de género la recuperación se verá frenada. (Foto: World Travel & Tourism Council / CC BY 2.0)

CIUDAD DE MÉXICO. La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, planteó que los gobiernos implementen políticas de cuidados e incluso toda una industria de cuidados profesionalizada como una medida para impulsar la recuperación económica tras el COVID-19 con igualdad de género, pues no solo permitirían a más mujeres incorporarse al mercado labora, sino que crearían más empleos.

En un artículo publicado en la plataforma LinkedIn, la ejecutiva del banco español mostró su preocupación sobre cómo el desempleo en Estados Unidos ha golpeado de manera más significativa a las mujeres que a los hombres no solo porque ellas representan el mayor porcentaje de la fuerza laboral de los sectores más golpeados, sino por la alta carga de trabajo no remunerado que están enfrentando.

Te puede interesar nuestro programa académico insignia: ADN, Born to Lead

Botín advierte que ante la posibilidad de que surja un nuevo acuerdo económico para mitigar el impacto del COVID-19, se corre el riesgo de que excluya a la población femenina y a las minorías como sucedió en el New Deal de Franklin D. Roosevelt durante la Gran Depresión de los años 30.

"Ahora se habla mucho de la necesidad de un 'nuevo acuerdo', y uno verde, para combatir el impacto económico de COVID-19. Estoy totalmente de acuerdo e incluso lo he dicho. Pero el diablo estará en los detalles. Pocos saben que el New Deal original de FDR (Franklin D. Roosevelt, en referencia a su plan contra la Gran Depresión) fue indirectamente injusto para las mujeres y las minorías. Gran parte de la legislación benefició desproporcionadamente a los hombres al excluir u ofrecer asistencia mínima a todos los demás", escribe Botín.

Lee más: Madame C.J. Walker, la primera negra emprendedora y millonaria de EU

La ejecutiva cita un informe de la consultora McKinsey, el cual estima que, aunque las mujeres representan solo 39% de todos los trabajadores empleados en EU, ahora representan 54% de los despidos generales por la pandemia.

Otros datos de la misma consultora estiman que las tasas de pérdida de empleo femenino debido al virus de COVID-19 son aproximadamente 1.8 veces más altas que las tasas de pérdida de empleo masculina a nivel mundial. La tasa en mujeres se calcula en 5.7% y en de hombres de 3.1 por ciento.

Este impacto no solo retrasará la igualdad de género sino que frenará a economía mundial, advierte Botín, pues la participación de la población femenina en la economía es necesaria para que un país aumente su producción y su crecimiento.

Lee también: Mujeres deben ir al centro de la reconstrución post COVID-19: Melinda Gates

"Digamos que los trabajadores de dos países son igualmente productivos. Si uno de estos países tiene una población más grande en el trabajo, producirá más per cápita que el otro. Por lo tanto, el país con una proporción más significativa de mujeres trabajando tendrá la mayor economía. Eso significa un círculo virtuoso de mercados más grandes, más consumidores para que las empresas vendan y más ingresos fiscales, que benefician a todos", menciona.

Coincide con McKinsey en que las políticas gubernamentales correctas son cruciales no solo para abordar la igualdad de género sino para la recuperación. Tomar medidas en pro de la igualdad de género puede agregar 13 billones de dólares al PIB mundial para 2030, refiere.

Por ello, plantea que en medio de la pandemia, Estado y empresas implementen políticas de cuidado de niños y que alienten a ambos padres a trabajar, con programas flexibles y de medio tiempo, así como una industria profesionalizada de cuidados.

Entérate: Un millón de mexicanas se sumó a la informalidad en mayo

"En los países en desarrollo con poca infraestructura social, la creación de una industria de cuidado infantil profesionalizada con fondos públicos marcaría una gran diferencia. Esto no solo podría permitir que muchas mujeres trabajen, sino también crear empleos para muchas otras".

No obstante, también menciona que el factor más importante en medio de todo es cambiar las normas sociales sobre el cuidado infantil. Lograr eso será lo más difícil, señala, puesto que incluso en los países desarrollados aún persisten normas y una cultura que impide que las mujeres se desarrollen al máximo.

"Las normas y la cultura son una fuerza potente en nuestras sociedades. Debido a la cultura durante la Gran Depresión, el periodista Norman Cousins ​​se sintió libre de ofrecer la siguiente solución para el aumento del desempleo masculino: "Despida a las mujeres, que no deberían estar trabajando de todos modos, y contrate a los hombres. ¡Presto! Sin desempleo. Sin listas de ayuda . No hay depresión"."