Commander

6 cosas del liderazgo femenino que a los hombres conviene aprender


shutterstock_147382622 (1).jpg

Los hombres pueden beneficiar a sus equipos y a sí mismos si se arriesgan a adoptar las prácticas del liderazgo femenino. (Foto: Shutterstock)

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Ante la pandemia de COVID-19, las mujeres han demostrado sus habilidades para liderar en medio de la crisis. A nivel gestión y políticas públicas, países gobernados por mujeres como Finlandia o Taiwán, donde el brote ha sido manejado con buenos resultados, han puesto sobre la mesa dos temas: se necesitan más mujeres en puestos de liderazgo y los hombres pueden aprender de ellas.

De acuerdo con un artículo publicado en el sitio de Harvard Business Review y titulado 7 lecciones de liderazgo que los hombres pueden aprender de las mujeres, éstas son las claves que ellos pueden tomar de ellas con el objetivo de beneficiar a sus equipos y a ellos mismos.

Te puede interesar el curso en línea: Data Analysis

1. Promueve a los más capaces

En lugar de promover a quienes se autopromocionan o toman el crédito por los logros de alguien más, los líderes deben tomar en cuenta la ciencia para las evaluaciones y los ascensos.

Para que las personas lleguen a las posiciones importantes es necesario guiarse por su experiencia, historial y competencias en liderazgo como inteligencia, empatía, curiosidad o integridad. Esto, en lugar ascender a personas que se inclinan hacia ti y no tienen las capacidades necesarias para el puesto.

2. Conoce tus limitaciones

Si bien las mujeres no son tan inseguras como se retrata en la literatura de autoayuda o en los medios de comunicación, la realidad es que estudios demuestran que sí son menos seguras de sí mismas y eso no es algo malo.

Entrar en contacto con sus defectos y debilidades hace que sean más críticas y se preparen mejor, lo cual aumenta su competencia y rendimiento.

3. Gánate el corazón de tus colaboradores

Estudios académicos han mostrado que las mujeres tienen más probabilidad de liderar por medio de la inspiración. Es decir, se ganan el corazón de las personas, lo que cambia sus actitudes y creencias.

Este tipo de liderazgo está vinculado a niveles más altos de participación, desempeño y productividad del equipo.

También te puede interesar también la e-Class: Incrementa la productividad de tu equipo en tiempos de COVID-19

4. Deja fuera el egoísmo

Los hombres generalmente están más centrados en sí mismos que las mujeres, lo cual podría traer como consecuencia un liderazgo más narcisista y egoísta, pero es mejor desprenderse de ello y ser menos egocéntricos.

Es difícil lograr un equipo de alto rendimiento cuando te enfocas solo en ti mismo. Si pones a tus colaboradores como prioridad, lograrás no solo el bienestar del equipo, también podrás elevar el potencial de los subordinados.

4. Empatiza con el equipo

En el siglo XXI se requiere de líderes que puedan tener una conexión emocional con sus equipos. Aunque a lo largo de la historia se ha pedido que las mujeres que lideran no sean tan amables y afectuosas, en el presente éstas son características que mejoran el trabajo.

Las personas requieren de validación, aprecio y empatía, por lo que aprender estas habilidades de las mujeres sería de gran ayuda.

Lee más: Comprobado: las mujeres CEO aumentan 5% el valor de la empresa

5. Sé un mentor

Las mujeres líderes son más propensas a entrenar, orientar y desarrollar a las personas de sus equipos que los hombres. Están enfocadas en que otras personas crezcan y en potenciar su talento.

Una gran lección de este tipo de liderazgo es que están dispuestas a contratar a personas mejores que ellas, porque el ego no se interpone en el camino.

6. Practica la humildad

La humildad es un rasgo femenino y también es algo que se ha pedido a los líderes desde hace 20 años sin éxito.

La falta de humildad en el liderazgo está relacionada con la dificultad para reconocer los errores, aprender de la experiencia y tomar en cuenta perspectivas diversas para negociar, cambiar y mejorar.

La propuesta no es solo aprender esta habilidad, también evitar que hombres que no están dispuestos a ella sean considerados para liderar.