Power

5 datos sobre la realidad del aborto


aborto
Foto: Leonardo Munoz / AFP

Alrededor de 47,000 mujeres mueren anualmente en el mundo tras practicarse abortos no seguros.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Cada 28 de septiembre, desde 1999, se conmemora el Día de Acción Global para el Acceso al Aborto Legal y Seguro, en favor de los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres. Y así ocurrió este 2020 en México, donde únicamente dos estados de la república lo han aprobado: Ciudad de México y Oaxaca.

En el resto del país, como en otras naciones donde sigue penalizado, el aborto también se practica, pero sin medidas de seguridad ni respaldo jurídico, condiciones que vulneran los derechos de las mujeres.

De acuerdo con un reporte de 2019 del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), entre 2010 y 2014 hubo en el mundo un promedio anual de 56 millones de abortos provocados en condiciones de seguridad o sin ellas. Además, cada año 7 millones de mujeres son hospitalizadas en los países en desarrollo como consecuencia de un aborto en condiciones de riesgo.

Te puede interesar la e-Class de Dalia Empower: Perspectiva de género

Otras cifras de Amnistía Internacional y de la ONU revela que alrededor de 47,000 mujeres mueren anualmente tras practicarse abortos no seguros y 5 millones más sufren alguna forma de discapacidad temporal o permanente. Se trata pues, de un tema de salud pública.

Bajo estos datos no puede dejar de mencionarse uno más: unas 225 millones de mujeres en todo el mundo carecen de acceso a la anticoncepción moderna, lo que a menudo lleva a embarazos no deseados.

También puedes cursar el taller: Taller: La diversidad como estrategia de negocio

Creencias y asuntos políticos han impedido la despenalización del aborto en México y otros países. Bajo ese contexto es importante la educación y la información sobre la interrupción voluntaria del embarazo y por ello GIRE desmiente algunos mitos alrededor del tema:

Mito 1: Es peligroso

En condiciones adecuadas es un procedimiento seguro; es decir, con la asistencia médica necesaria que conlleva su despenalización, disminuyen los riesgos de salud que una mujer correr al practicar un aborto.

“No hay evidencia de ningún tipo de enfermedad médica relacionada con el aborto seguro. En cambio, durante más de 25 años se ha reunido evidencia que permite afirmar que la Aspiración Manual Endouterina (Ameu) y el aborto con medicamentos son procedimientos que pueden realizarse de manera segura en el nivel primario de atención, tanto por médicos, como por otros especialistas de la salud”, explica GIRE.

Existen distintos tipos de procedimientos. El más sencillo y que depende del tiempo de gestación, es la toma de medicamentos (Mifepristona y Misoprostol) durante el primer trimestre. La práctica tiene una tasa de éxito entre 91% y 98 por ciento.

Debido a la penalización, las mujeres optan por opciones que no son salubres ni seguras, ya que no cuentan con información ni asistencia técnica sobre el procedimiento.

En el mundo, entre 4.7 y 13.2% de la mortalidad materna anual se atribuye a un aborto inseguro, que generalmente es clandestino.

Rajat Khosla, director general de Investigación y Trabajo de Incidencia de Amnistía Internacional, asevera que el aborto debe recibir la misma consideración que cualquier otro servicio de salud.

Lee más: Amy Coney Barret, la juez antiabortista que Trump nominó a la Suprema Corte

Mito 2: Es una experiencia traumatizante

La evidencia científica disponible muestra que el aborto no provoca consecuencias negativas en la salud mental de las mujeres.

“El procedimiento en sí mismo no representa un estrés mayor para las mujeres que el de otro procedimiento obstétrico”, apunta el documento.

No obstante, el estigma y el temor a ser criminalizadas y enfrentar un proceso penal, sí son factores de estrés y de angustia severa para las mujeres que deciden practicarse un aborto, apunta el relator de las Naciones Unidas para el Derecho a la Salud.

Mito 3: Afecta a todas las mujeres de la misma manera

“La penalización del aborto castiga en mayor medida a quienes viven en condiciones de vulnerabilidad por factores como su raza, etnia, clase social o nivel educativo, y que además tendrán menores herramientas para enfrentar procesos penales y consecuencias de salud adversas”, asegura GIRE.

La penalización del aborto es un factor determinante en la experiencia de las mujeres que eligen o consideran terminar con un embarazo no deseado.

Quien vive en condiciones de marginación y prohibición, tendrá menor acceso a información, que en primera instancia evite un embarazo, o que en futuro le permita considerar más opciones.

Asimismo, estas mujeres no tienen acceso a servicios de salud que garanticen un aborto seguro.

Lee también: El colectivo feminista Las Tesis, entre las personas más influyentes de Time

Mito 4: La despenalización aumenta los abortos

En Ciudad de México se despenalizó el aborto en 2007, pero desde entonces el número de abortos inducidos ha disminuido, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.

Captura de pantalla 2020-09-29 a la(s) 11.29.03.png

Mito 5: Viola el derecho a la vida

Jurídicamente -con base en derechos humanos y en las obligaciones internacionales y constitucionales de México- las personas se convierten en titulares de derechos a partir de su nacimiento.

Por otra parte, en un Estado laico, como México, la regulación legislativa debe basarse en criterios que respeten los derechos humanos y no en dogmas religiosos que pudieran impedir su acceso a ellos, menciona el documento de GIRE.

Puedes revisar el reporte completo aquí.