PESOS Sandra Gabriel Unsplash.jpg

4 recomendaciones para refinanciar tu empresa ante la crisis

Las empresas en México enfrentan una crisis de liquidez que pone en riesgo su operación, por lo que requieren conseguir una inyección de capital o lograr procesos exitosos de refinanciamiento, de acuerdo con ejecutivos de KPMG. (Foto: Sandra Gabriel / Unsplash)

Suscríbete a nuestro Newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. La crisis económica generada por el COVID-19 ha puesto a las empresas en aprietos en cuanto a flujo de efectivo, ya sea porque están experimentando una fuerte disminución o porque de plano es negativo. Ante este panorama, su operación peligra si no consiguen una inyección de recursos o refinanciamientos. ¿Cómo lograrlo de manera exitosa?

Federico Hernández y Alejandro Ortega, socio de Finanzas Corporativas y director de Deal Advisory de la consultora KPMG en México, de forma respectiva, explican en un artículo liberado por esa firma que ya de por sí las empresas se enfrentaban a una economía nacional que no daba signos de crecimiento.

Te puede interesar la eClass: Basics de estrategia

Ante ello, 51% de los altos directivos empresariales afirmaba a finales del año pasado que requeriría financiamiento externo para consolidar el crecimiento de sus firmas durante 2020, de acuerdo con el estudio Perspectivas de la Alta Dirección en México 2020 de KPMG, elaborado entre octubre y noviembre de 2019.

Además, los empresarios mencionaron como primera opción para allegarse recursos a las instituciones financieras (con 72% de las respuestas). No obstante, 40% confirmó que no contaba con un plan integral de administración de riesgos, lo cual resulta relevante hoy ante la emergencia global por el nuevo coronavirus.

Los autores del artículo mencionan cuatro puntos básicos que las compañías deben tomar en cuenta en este momento para lograr un refinanciamiento exitoso que les permita obtener recursos para seguir operando y asegurar su permanencia:

  1. Analizar su situación. Esto se traduce como tener claro el flujo de efectivo disponible; ingresos a corto plazo y compromisos operativos, necesidades de capital de trabajo, inversiones y obligaciones financieras a corto y mediano plazo. Al tener detallada la liquidez necesaria en el corto plazo, se podrá tener también claro el monto de financiamiento y posibles escenarios del refinanciamiento.
  2. Generación de efectivo y fuentes de liquidez. El manejo de efectivo y su acumulación es un tema prioritaro. Es clave también buscar y concretar fuentes alternativas de liquidez a corto plazo como: disponer y ampliar líneas de crédito actuales y adicionales; renegociar contratos de arrendamiento; vender activos no estratégicos; reestructurar contratos de crédito.
    También te puede interesar el curso en línea: Entiende el entorno y diseña un plan innovador
  3. Comunicación proactiva de escenarios de refinanciamiento. También debe ser transparente y concreta en cuanto a solicitudes (plazos de gracia, cambio de denominación, nueva estructura de amortización, quitas, entre otras), pues el objetivo es construir un proceso de reestructura en un lapso aceptable con las instituciones financieras. Además, debes proporcionar información clara, suficiente y sustentada, así como herramientas útiles como estudios de mercado y modelos financieros que reflejen los escenarios de reestructura y la posibilidad de repago de la deuda.
  4. Fuentes alternativas de financiamiento. De acuerdo con Federico Hernández y Alejandro Ortega, durante la contingencia será complicado acceder a créditos de instituciones financieras, en especial para los sectores más afectados. Mencionan que es muy probable que la fórmula para lograr un proceso exitoso de reestructura incluya mayores garantías o inyecciones de capital. Por ellos se recomienda considerar fuentes alternativas como fondos de capital privado, fondos de deuda mezzanine, family offices, inversionistas privados y banca de desarrollo.

Los autores señalan que el desafío para las instituciones financieras será analizar caso por caso en la realidad financiera, económica y de mercado de estos momentos y negociar los contratos originales de manera empática, a fin de lograr un acuerdo que beneficie a todas las partes.

Recomendamos: Guía básica para reabrir tu negocio en la "nueva normalidad"

"Cada uno de los involucrados en el proceso de reestructura deberá tener claro que el margen de maniobra es reducido, y que el mejor camino es una negociación positiva para todos", menciona el artículo.