Identity

3 tareas que debes hacer hoy para llegar lista a la menopausia


shutterstock_1452610709 (1).jpg
(Foto: Shutterstock)

La menopausia no es una catástrofe. Dos expertas te explican cómo llegar bien a esa etapa de tu vida.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Sofocos, irritabilidad o ansiedad son síntomas relacionados con la llegada de la menopausia en las mujeres; sin embargo, estos cambios hormonales, físicos y emocionales no tienen que vivirse como un calvario, afirman expertas en salud para Dalia News+Media.

“Dejar de producir hormonas o no poder tener hijos para mí no es un obstáculo. Fue tratado (el tema) durante muchos años, primero, como que las menopáusicas estaban locas; luego era una enfermedad que se curaba con hormonas. (Es más fácil) si tú psicológicamente entiendes que lo que te pasa es parte de un proceso normal; que tienes que cuidar tus huesos, alimentación y estados de ánimo. Pero que también viene después mucha energía”, explica Raquel Larson Guerra, psicoanalista que trabaja con mujeres de entre 45 y 55 años en talleres de resignificación de la vida.

Te puede interesar el curso en línea: Dar la mejor versión de ti

¿Cómo prepararte para esta etapa? ¿Qué información necesitas? ¿Qué cosas debes hacer o no debes hacer? ¿Quiénes pueden orientarte? Esto aconsejan las expertas.

¿Cuándo llega la menopausia?

Elizabeth Varela Mondragón, ginecóloga, señala que la menopausia debe presentarse en las mujeres mexicanas a los 50 años con un margen de dos años más o menos. Es decir, entre los 48 y los 52 años.

“Le llamamos menopausia a la última menstruación que presenta una mujer y para llegar a ese diagnóstico tienen que haber transcurrido 12 meses desde la última menstruación”, puntualiza.

Pero antes de este punto, tu cuerpo comienza a experimentar cambios de forma paulatina. A eso se le conoce como la etapa de la premenopausia o climaterio, que es el periodo de transición entre la etapa reproductiva a la no reproductiva, e inicia unos cinco años antes de la última menstruación.

Ante estos cambios, afirma la psicoanalista Raquel Larson, algunas mujeres creen que tienen problemas de ansiedad o cansancio porque no saben que pueden estar experimentando ya los cambios hormonales.

“Es como en la secundaria, que vas sintiendo cosas raras, pero aún no te baja (la menstruación). Igual les pasa a las mujeres (antes de la menopausia), sienten cosas raras y aún no se les quita la menstruación”, indica.

En esta fase pueden aparecer síntomas como sudoraciones, bochornos, mareos, taquicardia y cambios emocionales.

También te puede interesar nuestro programa académico insignia: ADN, Born to Lead

1. Prepárate a nivel psicológico

Con la llegada de la menopausia el cuerpo de la mujer deja de producir estrógenos y cuando sucede esto también se dejan de producir satisfactores cerebrales, de acuerdo con la psicóloga Raquel Larson.

Los estrógenos desempeñan un papel importante en la salud, ya que es un precursor de neurotransmisores como la serotonina, los cuales son claves en la sensación de bienestar.

Por ello, una disminución de la hormona está relacionada con cambios de humor y puede predisponer a la depresión.

“Una mujer activa, que le va bien y que de repente no sabe por qué llora en la cocina o por qué va al súper y le da un ataque de ansiedad, porque no sabe elegir entre lechuga y jitomate. Esas cosas que pasan y no hay razón lógica es muy probable que esté empezando en los procesos del climaterio”, asevera.

Ante ello, es importante bajar el consumo de alcohol, ya que esto disminuirá los efectos psicológicos de los cambios hormonales. Comer de manera saludable y bajar el consumo de sal es otra recomendación de la experta.

“Cuando empiezas a hacer esas cosas sientes, que te estás preparando y no te vuelves ‘loca’ por sentir que estás ‘loca’ porque quién sabe qué te pasa. Si las mujeres conocemos nuestro cuerpo, nuestras sensaciones, nuestra sexualidad, claro que esas cosas nos pueden empezar a alarmar. Si tú conoces a alguien que siempre ha sido muy alegre y la empiezas a ver triste y no hay razón, sí le puedes decir: ¿No será la menopausia? Atiéndete antes de que sea una depresión grave”, aconseja.

Pero la especialistas deja muy claro que una cosa es sugerir atención psicológica o médica a una mujer cercana que está atravesando el proceso y otra muy distinta es estigmatizarla, juzgarla o atacarla por eso.

“En general las mujeres no contamos o no hablamos cuando nos sentimos mal. Y cuando te expresas tu familia te dice: Ay estás loca, estás menopáusica. Una cosa es que le sugieras y otra que agredas con eso”, indica.

Lee más: Guía para hablar con tus hijos sobre sexualidad

2. Cuida tu peso y alimentación

De acuerdo con Varela Mondragón es fundamental que cuides desde hoy tu estilo de vida, puesto que de llegar a esta etapa con factores de riesgo en tu salud, éstos pueden derivar en una enfermedad con la menopausia.

Aquí de nuevo la ausencia de estrógenos tiene un papel clave por la variedad de funciones que cumplen.

Una de ellas es que influyen en el metabolismo de las grasas y el colesterol de la sangre. En ese sentido, ayudan a mantener el colesterol en niveles bajos. Además, favorecen la relajación de las paredes de los vasos sanguíneos y, por tanto, aumentan la irrigación y disminuyen la tensión arterial.

"Los estrógenos son hormonas que ayudan a nuestro cuerpo. Entonces, es muy importante saber que al tener la ausencia de estas hormonas podemos tener algunos cambios que son estéticos y otros más serios, como que se pierde la protección ante un evento cardiovascular”, señala.

Por eso, es importante que tengas un peso adecuado antes de entrar a esta etapa, ya que tanto el sobrepeso como el peso bajo son condiciones de riesgo.

“También la alimentación tiene que ver mucho que ver. A partir de los 30 años empezamos a tener pérdida de masa muscular y masa ósea, cuando llegamos a la menopausia esa pérdida se acelera y es más fácil tener problemas como osteoporosis”, explica.

Lee también: El ABC para maquillarte con todo y cubrebocas

3. Redes de apoyo

“En muchos lugares se trabajan grupos de mujeres premenopáusicas o menopáusicas, pero porque justo no tienen ningún lugar para hablar (sobre el tema)”, explica Larson, quien encabeza los grupos de Reflexión entre mujeres de salud mental, prevención y cuidados.

Por eso, es importante acercarte y escuchar a las mujeres que están pasando por ese proceso.

“Alguien que te escuche en primera instancia y sin juzgar. Acercar información que le pueda ayudar para afrontar el asunto y saber qué tanto es biológico, qué tanto es social y cómo lo manejará en la casa, el trabajo, etcétera”, recomienda la psicoanalista.

Si te interesa unirte a un grupo puedes escribir a raquel.larson@gmail.com para solicitar tu ingreso.

Para la ginecóloga Elizabeth Varela acudir a grupos y buscar atención especializada antes de manera previa a esta etapa, puede impactar de manera positiva en cómo se vivirá después la menopausia.

“Reconocerlo, acudir de manera temprana a una revisión puede hacerlo más saludable y no tan molesto”, dice la especialista.