Dalia Insights

Las 3 preocupaciones que abruman más a las mujeres durante la pandemia


mujer preocupada
Foto: Unsplash

El acceso a alimentos preocupa más a las mujeres que a los hombres, de acuerdo con un reporte de a organización humanitaria CARE.

Suscríbete a nuestro newsletter

CIUDAD DE MÉXICO. Ingresos, comida y salud menta son las preocupaciones principales que abruman a las mujeres en el mundo durante la crisis sanitaria y económica por el COVID-19, de acuerdo con un estudio de la organización internacional humanitaria CARE.

El reporte muestra, además, que más mujeres que hombres están aquejadas por esas tres incertidumbres.

CARE Internacional realizó el estudio Rapid Gender Analysis: Filling the Data Gap to Build Back Equal, durante seis meses y con 10,000 participantes de 40 países distintos (6 mil 200 mujeres y 4 mil hombres).

Te puede interesar el taller: La diversidad como estrategia de negocio

El reporte muestra cómo la emergencia sanitaria ha incrementado la desigualdad de género.

A partir de los testimonios de mujeres y hombres para la elaboración del informe se desprende que éstas son las principales preocupaciones de las mujeres en el mundo:

1 Estabilidad financiera. En el estudio, 55% de las mujeres informaron sobre la pérdida de ingresos relacionada con el virus de COVID-19, en comparación con solo 34% de los hombres.

2 Alimentos. Por lo menos 41% de las mujeres contra 30% de los hombres informaron no tener suficiente comida. “Esto refleja desigualdades de género profundamente arraigadas en los sistemas alimentarios locales y globales. Las mujeres suelen comer menos y son las últimas”, apunta el informe.

3 Salud mental. Al menos 27% de las mujeres dijeron que los episodios asociados con enfermedades mentales incrementaron a partir de la pandemia; en contraste, solo 10% de los hombres aseguraron lo mismo. ¿A qué se debe? Las mujeres señalan que tuvieron un incremento significativo en la carga de cuidados no remunerados a partir del confinamiento, lo cual se considera como una fuente de estrés adicional a las preocupaciones sobre mantener sus ingresos, contar con atención médica y proveer de alimentos a sus familias.

Consulta la oferta de educación continua de Dalia Empower

Emily Janoch, directora de Gestión del Conocimiento de CARE y autora principal del reporte, alerta que la crisis de la pandemia revertirá décadas de progreso en materia de salud, nutrición y estabilidad económica de mujeres.

“Nuestros datos deben ser un llamado a la acción para que toda la comunidad global monte una respuesta más eficaz y equitativa al COVID-19”, señala.

Informes de distintas instituciones alrededor del mundo han advertido que la población femenina -que ya de por sí experimentaba los efectos de la brecha de género-, será la más afectada por la pandemia en términos de empleo, mayor carga de trabajo de cuidados, violencia doméstica y salud ginecobstetricia, principalmente.

Lee más: Los feminicidios sí han aumentado; los datos oficiales contradicen al Presidente

Tan solo el más reciente reporte en la materia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la ONU Mujeres estima que la contracción económica llevará a la pobreza extrema a por lo menos 96 millones de personas, de las cuales 47 millones serán mujeres.

En México, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía muestran que la participación femenina en el mercado de trabajo pasó de 44.96% en julio de 2019 a 39.17% en el mismo periodo de 2020. En contraste, la participación masculina fue de 77.6% a 72.2%, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo Nueva Edición, correspondiente al séptimo mes del año.

Lee también: Mujeres y trabajo de cuidados, ¿cómo cambiar la realidad mexicana?

Un reporte de Citigroup de mayo señalaba que al menos 31 millones de mujeres enfrentaban la posibilidad de perder su trabajo como consecuencia del COVID-19 -en comparación con 13 millones de hombres que enfrentan ese riesgo- y su salida costaría hasta 1 billón de dólares del Producto Interno Bruto mundial.