Las mujeres y la culpa

“Las mujeres y la culpa” es el título de un libro que me ha abierto los ojos hacia la vulnerabilidad de la mujer y sus más profundos sentimientos de culpa a lo largo de la historia.

La autora, Liliana Mizrahi, es una escritora argentina y judía que en un intento de crear nuevas posibilidades de aceptación para la mujer dentro de su religión, hace una crítica subjetiva y profunda acerca de distintas esferas de la culpa en la mujer, desde su concepción más antigua.

las mujeres y la culpaMás que una reseña del libro, quiero compartir algunos insights que me han hecho  reflexionar entorno a mi propia experiencia con respecto a la culpa.

“Las mujeres tenemos un margen de error menor que el de los hombres  por lo que las consecuencias son mucho más graves”

Seguramente, al igual que yo, otras mujeres lo han experimentado. En muchas ocasiones, me he topado con que mis omisiones o errores en el trabajo o en la casa, son mucho más penados que aquellos que cometen mis compañeros varones. De inmediato salta en mi una sensación de injusticia, que me hace cuestionar ¿por qué ellos pueden equivocarse y yo no? El error en el proceso de aprendizaje y en la vida es común a todos los seres humanos, hombres y mujeres, y en lugar de ser algo que deba ser castigado, podríamos verlo como una oportunidad para crecer, aprender y evolucionar.

“La culpa no es un sentimiento “natural”. Es el instrumento más efectivo para neutralizarnos como sujetos autónomos”  

La culpa es un sentimiento que se genera de la combinación de una emoción negativa y un aprendizaje social. Es decir que aprendemos a sentirnos culpables. Se utiliza como un mecanismo de control o de adaptación que aprendemos desde que somos niños cuando hacemos algo indebido o dejamos de hacer algo que “debíamos” hacer. Entonces, cuando en la vida actuamos de alguna manera que no es aceptada social o culturalmente, se nos discrimina, castiga o excluye y nos sentimos culpables. ¿Cuántas veces en mi vida no me habré sentido mal por no pertenecer, por no encajar o por no hacer lo que se esperaba de mí?

“ La culpa no nos permite creer en nosotras mismas”

Dice Liliana Mizrahi que la culpa se instala en el “no puedo”, “no debo”, “no tengo derecho”, “no tengo tiempo”, “no tengo capacidad”, “soy chica”, “soy grande”, “soy fea”, “soy pobre”, “soy tonta”, “mis hijos”, “mi marido”, “mis padres”, “ahora no”, “la situación económica”… y le doy la razón. ¿Cuántas veces al día no escuchamos estas justificaciones “socialmente aceptadas” para no ser y no hacer?  Quizá tendríamos que reflexionar mucho más en las razones por las que decidimos hacer lo que hacemos y ser lo que somos. ¿Cuánta culpa cargamos y ni siquiera nos damos cuenta?

“De la elaboración, integración y superación de nuestras culpas y/o de las que nos imponen desde afuera depende nuestra salud física, mental y emocional. Equilibrio y armonía a los que aspiramos”

Pasamos la vida buscando un balance, pero a la vez, nos la pasamos agradando a otros, siendo para afuera y juzgándonos en función de la aceptación de los demás. Hay personas que enferman de culpa. Nuestra sociedad victimista nos limita a ver posibilidades de acción más libres y conscientes en las que en lugar de culparnos podríamos responsabilizarnos de lo que decimos, sentimos, pensamos y hacemos; asumiendo las consecuencias que esto traiga. ¿Cómo transformaríamos nuestro entorno social, familiar y laboral si actuáramos desde la responsabilidad y la coherencia de vida, más que desde la culpa? ¿Seríamos una sociedad más sana?

“La culpa nos confunde y paraliza. En muchas oportunidades las mujeres quedamos inhibidas para luchar por nuestros derechos, o defender nuestras ideas, percepciones y sentimientos.”

¿Alguna vez te has sentido culpable por querer un puesto más alto, un mejor sueldo, unas condiciones de vida más dignas? ¿Te genera culpa de pronto decir lo que piensas o no hacer algo que el otro espera? Esto es algo que nos pasa muy comúnmente. Al menos a mí sí me pasa y puedo detectar que el problema no es quererlo o desearlo… es no hacerlo. Entonces nos paralizarmos, inhibirmos y dejamos pasar las oportunidades. ¿Cuántas mujeres no habrán renunciado a sus más altos sueños e ideales por miedo a sentir culpa?

Estas reflexiones profundas alrededor del tema de la culpa, pueden ayudarnos a entender un poco más la complejidad de roles de la mujer en la sociedad actual, que rompen con las tradiciones más antiguas, los estereotipos más cerrados y los sentimientos más profundos que a veces ni nosotras mismas logramos comprender.

Para profundizar el tema de la culpa puedes escuchar la siguiente entrevista de Cristina Menchaca en 88.9 FM del pasado 14 de marzo de 2019:  https://889noticias.mx/audios/sofia-sanchez-navarro/como-lograr-una-vida-balanceada-sin-culpas/

___________________________________

Acerca de la autora:

Cristina Menchaca es Lic. en Pedagogía por la Universidad Panamericana, tiene una Especialidad en Pedagogía de la Formación por la Universidad Nacional de Córdoba en Argentina y se ha desarrollado como Coach para el liderazgo y Coach educativo con la metodología de Growth Coaching International la cual se basa en ayudar a las personas a alcanzar sus metas.

Es tallerista, facilitadora y conferencista de diversos temas desde hace más de 10 años. Actualmente Consultor educativo en Dalia Empower y colabora en otras iniciativas privadas promoviendo ambientes innovadores y con enfoque humano.

Síguela en sus redes:

IG: @cris_educoach

Fb: @crismenchaca