¿Vivir arrepentidas o cambiar?

¿Qué hubiera pasado si yo hubiera dicho sí? ¿Qué sería de mí si me hubiera atrevido a hacerlo? ¿Cómo sería mi vida si hubiera emprendido?

Todas tenemos un arrepentimiento irreversible que un día empieza a corroer nuestras entrañas. “Si yo hubiera…” tomado la decisión y me hubiera atrevido en lugar de haber reaccionado con miedo.

Ese verdugo que resuena es nuestra voz interna que se encarga de juzgarnos. Sentimos arrepentimiento cuando pensamos que somos responsables de una decisión que, según nuestro juicio, salió mal o fue producto del miedo.

Llega el momento en que empezamos a rendirnos cuentas a nosotras mismas y dejamos de rendirle cuentas a los demás.  Eso nos permite tener la oportunidad de hacer o no hacer, ahora sí, lo que realmente queremos.

Es importante entender que jamás será tarde para empezar algo o tomar otro camino, el que nosotras decidamos y no el que alguien más decidió por nosotras. Si ese es el camino que no nos atrevimos a tomar en el pasado, los conocimientos aprendidos ahora nos darán la fuerza para volverlo a intentar y que los resultados sean maravillosos.

El arrepentimiento puede ser el trampolín hacia la voluntad de lograr algo. Es la emoción que nos embarga cuando pensamos que nuestra situación actual podría ser mejor si hubiéramos hecho algo diferente en el pasado. Debemos entender que eso ya no se puede cambiar y de nada sirve lamernos la herida por siempre. Estás a tiempo de hacer los cambios necesarios en tu vida para superar cualquier arrepentimiento.

El Doctor Gayle Brewer (University of Central Lancashire School of Psychology)  realizó un estudio con una muestra de 2000 voluntarios y se centra sobre todo en los arrepentimientos que se tienen al final de nuestras vidas y crearon una lista de arrepentimientos, ordenados de mayor a menor importancia, cuyo objetivo es reducir los arrepentimientos de futuras generaciones:

1. No haber viajado lo suficiente

2. Perder el contacto con los amigos

3. Haber practicado poco deporte

4. No haber ahorrado lo suficiente

5. No haber dejado de fumar

6. No haber estudiado más

7. Tomar la elección de carrera equivocada

8. Perder años con la pareja equivocada

9. Comer de manera poco saludable

10. No haberse interesado más por la vida de los abuelos mientras vivían

11. No haber aprendido un segundo idioma

12. No haber pasado el tiempo suficiente con los amigos y la familia

13. No haberle dicho a alguien que ya no está entre nosotros que le querías

14. Beber demasiado alcohol

15. No haberse propuesto un auténtico reto

16. No haber aprendido a tocar un instrumento musical correctamente

17. Pelearse con alguien y nunca solucionar el problema

18. Escoger las asignaturas erróneas en el colegio o universidad

19. No hablar en público ante una multitud

20. No tomar un año sabático

Es momento de hacer tu propia lista de arrepentimientos y convertirlos en proyectos que seguramente te harán vibrar. No esperes más.

____________________________________________________

Esta entrada fue publicada originalmente en el blog de Retos Femeninos

Sylvia es una multipremiada comunicadora, publicista, conferencista y vocera de los derechos de las mujeres en distintos foros nacionales e internacionales. Como emprendedora es fundadora de la estrategia de comunicación integral Retos Femeninos, enfocada al crecimiento personal y profesional de miles de mujeres, y de la iniciativa Ya basta de violencia contra la mujer entre otras. Desde 2007 hasta la fecha presenta el evento del “Día Internacional de la Mujer” en la CDMX, Monterrey y Guadalajara y a partir del 2018, cada año, en una ciudad diferente, para cubrir la República Mexicana.  Es embajadora de Vital Voices por su labor promoviendo los derechos de las mujeres.

Síguela en Facebook y Twitter en: @retosfemeninos

Sitio web: http://www.retosfemeninos.com