El arte de la imperfección

Faltaban unos cuantos días para que me pusiera el vestido de novia, los zapatos, el velo y caminara por ese pasillo lleno de rosas blancas para llegar al altar.

Esta imagen romántica y un poco cursi, lejos de ser disfrutable me llenaba de angustia y ansiedad.

Entonces me dispuse a abrir mi compu y mi corazón para escribir un blog post en donde compartiera porqué quería alejarme del perfeccionismo y fluir en armonía para poder disfrutar de mi boda.

Empecé recordando que desde chiquita tenía chispazos de una persona aprensiva. Los domingos en la noche no podía dormir pensando que en unas horas sería lunes. Cosas como estas han sido parte de mi ADN. Vivo preocupada porque las cosas sean perfectas y sacar el 10. Como si la vida fuera una boleta con calificaciones por llenar.

Si en ese momento hubiera sido evaluada por la organización de mi boda, me habrían reprobado. Yo creo que tendría  5.5 de calificación por la angustia que me sofocaba pensando que todo debía ser espectacular.

Entonces llegó a mi mente un Twit que un día leí. Decía: “La búsqueda de la ‘perfección’ es fuente de neurosis, una nefasta expectativa del imaginario apegada a un resultado ilusorio. Mientras que la búsqueda de la ‘plenitud’, es una genuina esperanza del Yo: la proyección de un impulso amoroso libre de todo apego”. Alfonso Ruiz Soto.

Esa frase me encantó, me pareció asertivo. Entenderla y bajarla a la vida práctica podría liberarnos de la angustia, soltarla como se sueltan los globos de helio y se van sin pausa al más allá.

Entonces metí en cada globo las preocupaciones de la boda. El miedo a que la gente la pasara mal, la angustia de que se ensuciara mi vestido, la preocupación de que no llegara algún proveedor, o que mi tía que estaba viviendo un cáncer atroz, muriera antes de la boda. Me fui a un lugar en mi mente rodeada de verde, y solté cada uno de los globos, abrazando la imperfección.

Así fue como comprendí que la perfección es ilusoria. La imperfección por otro lado, es maravillosa porque ahí se puede gozar de un escenario real y de una vida llena de luces y sombras. Valorando la luz y aceptando la sombra.

Acerca de la autora:

MARIANA VARGAS es Coordinadora de Comunicación y Medios de Dalia Empower y periodista enfocada en la creación de mensajes clave para impulsar el crecimiento de las organizaciones. Ha trabajado en distintos Medios de Comunicación, y anteriormente generaba el contenido para Facebook e Instagram for business. Actualmente colabora en un espacio de noticias que se transmite todos los sábados a través de 88.9 fm. Admira a la gente creativa, y cree en el Arte como medio de expresión de ideas, emociones y percepciones.

________________________________________________________________________________

Notas relacionadas

Tú eres la arquitecta de tu vida

Un divorcio, una mutilación

Planea tu vida, no la boda